LAS MIL RO­ME­RÍAS QUE ALUM­BRA­RON UNA IN­DUS­TRIA

EL MI­LLAR DE FIES­TAS QUE SE CE­LE­BRAN EN GA­LI­CIA DU­RAN­TE EL VE­RANO MUE­VEN DE­CE­NAS DE MI­LLO­NES DE EU­ROS Y DI­NA­MI­ZAN SEC­TO­RES TAN DIS­PA­RES CO­MO EL CÁR­NI­CO O EL MADERERO; AL­GU­NAS EM­PRE­SAS DEL SEC­TOR ES­TÁN YA EX­POR­TAN­DO SUS PRO­DUC­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Cuenta Javier Saa­ve­dra, di­rec­tor de Los Sa­té­li­tes, que ha­ce unos años la co­mi­sión de fies­tas de una pa­rro­quia del en­torno de Fe­rrol les pi­dió que de­di­ca­ran una can­ción a una mu­jer que, en su le­cho de muer­te, los ha­bía lla­ma­do pa­ra ro­gar­les que no de­ja­ran de organizar la ver­be­na. Y no se ol­vi­dó de sa­car de de­ba­jo de la al­moha­da una apor­ta­ción de 150 eu­ros, co­rres­pon­dien­te a su con­tri­bu­ción ha­bi­tual pa­ra tres años. Aque­lla ve­ci­na no que­ría que des­apa­re­cie­ra la ce­le­bra­ción por­que era la úni­ca fe­cha del año en la que reunía a su fa­mi­lia. Aquel día, la pa­rro­quia vol­vía a lle­nar­se de gen­te, des­per­tan­do la ale­tar­ga­da eco­no­mía lo­cal. «Des­de os pin­to­res que van dar­lle un­ha man á ca­sa pa­ra que es­tea bo­ni­ta can­do vén a xen­te de fó­ra, ata os su­per­mer­ca­dos; as flo­re­rías, que non só de­co­ran a igre­xa, ta­mén os cam­po­san­tos; os pa­na­dei­ros; o elec­tri­cis­ta... Non hai quen non ga­ñe al­go coa fes­ta», dice Saa­ve­dra.

Más allá de to­do lo que mue­ve la in­dus­tria de las or­ques­tas en Ga­li­cia —un es­tu­dio de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go rea­li­za­do en el 2012 ha­bla­ba de 26,2 mi­llo­nes de eu­ros anua­les—, el im­pac­to eco­nó­mi­co y el arrai­go que ga­ran­ti­zan las ver- be­nas en Ga­li­cia es bas­tan­te ma­yor. «Di­na­mi­zan la eco­no­mía lo­cal y for­ta­le­cen el arrai­go e iden­ti­fi­ca­ción cul­tu­ral. Las fies­tas pa­tro­na­les ge­ne­ran víncu­los afec­ti­vos y co­mu­ni­ta­rios con el te­rri­to­rio», dice el pro­fe­sor de Geo­gra­fía Hu­ma­na de la USC Car­los Fe­rrás.

Pe­ro es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes son so­lo uno de los ejes de un mo­tor mu­cho más po­ten­te com­pues­to por pie­zas tan dis­pa­res co­mo esas ci­tas pun­tua­les pa­ra ce­le­brar el pa­trón; ro­me­rías o pe­re­gri­na­cio­nes; chu­rras­ca­das o ci­ga­la­das po­pu­la­res; even­tos gas­tro­nó­mi­cos co­mo O Per­ce­be do Ron­cu­do o el Al­ba­ri­ño de Cam­ba­dos; fies­tas his­tó­ri­cas co­mo el Ar­de Lu­cus, la Fei­ra Fran­ca de Pon­te­ve­dra, la Fes­ta da Is­to­ria de Ribadavia, la Me­die­val de Be­tan­zos...

La cues­tión es que, co­mo re­co­no­cen tan­to des­de Tur­ga­li­cia co­mo des­de el Clús­ter de Tu­ris­mo o las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, el te­rreno que abo­nan las fies­tas en Ga­li­cia es tan am­plio y tie­ne tal fuer­za eco­nó­mi­ca que su apor­te real al PIB es­tá to­da­vía por me­dir. De he­cho, re­sul­ta muy com­pli­ca­do ha­cer­lo. Qui­zá por­que son mu­chos los sec­to­res que se ali­men­tan de ellas. Des­de la hos­te­le­ría al tu­ris­mo pa­san­do por el vi­ti­vi­ní­co­la, el fo­res­tal, el cár­ni­co, pa­san­do por la ar­te­sa­nía, la in­dus­tria de pal­cos, es­ce­na­rios, car-

«¿Sa­bes quen mo­ve as flo­tas de ca­mións de se­gun­da man que dei­xan as gran­des em­pre­sas? As or­ques­tras»

te­le­ría, di­se­ño grá­fi­co, trans­por­te, plás­ti­cos, tex­til, equi­pos de so­ni­do, in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra ilu­mi­na­ción, com­pa­ñías en­car­ga­das de re­vi­sar las atrac­cio­nes...

«¿Sa­bes quen mo­ve o mer­ca­do de se­gun­da man das flo­tas de ca­mións que dei­xan as gran­des em­pre­sas ao aca­bar­lles o lea­sing? As or­ques­tras. Por­que ca­da cin­co ou seis anos te­mos que cam­biar os ca­mións por­que os aca­ba­mos ao ir po­los po­bos ou me­te­los ata as pa­rro­quias que es­tán no me­dio do mon­te», dice Saa­ve­dra.

¿Y las fá­bri­cas de ve­las? Des­de Ce­re­rías Com­pos­te­la, en­car­ga­da de sur­tir a los san­tua­rios de Amil y Ma­ce­da, su­bra­yan la in­yec­ción ino­cu­la­da por la ce­le­bra­ción de los milagros en am­bas er­mi­tas a prin­ci­pios de sep­tiem­bre. «Exac­ta­men­te non che po­do di­cir can­tas ve­las lles ser­vi­mos eses días por­que iso sa­beo o cu­ra, pe­ro é ver­da­de que o im­pac­to de­sas fes­tas o no­ta­mos moi­to», di­cen des­de la fac­to­ría de Brión. Ade­más, no hay ro­me­ría en la que no ha­ya un pues­to de ros­qui­llas.

La nue­va nor­ma­ti­va de se­gu­ri­dad que se apli­ca a las ver­be­nas ha ge­ne­ra­do tam­bién un im­pac­to en las com­pa­ñías en­car­ga­das de re­vi­sar los equi­pos de los fe­rian­tes. «Por pe­que­ña que sea la pa­rro­quia, los or­ga­ni­za­do­res de las fies­tas han de con­tra­tar tam­bién se­gu­ros de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil. Lo han co­men­ta­do al­gu­nos al­cal­des», ex­pli­can des­de la Fe­gamp.

La lis­ta de sec­to­res be­ne­fi­cia­dos es tal que in­clu­so tras­pa­sa las fron­te­ras de la co­mu­ni­dad. Has­ta la em­pre­sa Tec­na­re bau­ti­zó uno de sus mo­de­los de al­ta­vo­ces, pre­pa­ra­do pa­ra aguan­tar la llu­via, co­mo Ga­li­cia por la am­plia de­man­da que re­ci­bía des­de el oes­te de Pe­dra­fi­ta.

Lo que es­tá cla­ro es que mue­ve mi­llo­nes. Co­mo ejem­plo, se­gún los da­tos fa­ci­li­ta­dos por los con­ce­llos u or­ga­ni­za­do­res, so­lo el Ar­de Lu­cus, la Fei­ra Fran­ca de Pon­te­ve­dra y la Pas­cua de Pa­drón ge­ne­ran un im­pac­to eco­nó­mi­co es­ti­ma­do de más de 23 mi­llo­nes de eu­ros.

Otros ejem­plos de lo que im­pli­can lo po­nen tan­to ad­mi­nis­tra­cio­nes co­mo el Con­ce­llo de Cam­ba­dos: «No úl­ti­mo Al­ba­ri­ño saí­ron 95.000 bo­te­llas de vi­ño a dez eu­ros ca­da un­ha, cal­cu­la. Iso só é en vi­ño». O pe­que­ños hos­te­le­ros co­mo Bruno Ro­drí­guez, pro­pie­ta­rio de Pul­pe­ría Car­ba­lli­ño, en ese con­ce­llo ou­ren­sano: «O se­gun­do do­min­go de agos­to, can­do é a fes­ta, is­to én­che­se. Te­mos que con­tra­tar bas­tan­te máis per­soal. E hai xen­te de fó­ra de Ga­li­cia que xa vén tó­do­los anos». Y es que es­te am­plio sec­tor es uno de los que más em­pleo tem- po­ral mo­vi­li­za du­ran­te el ve­rano. Por­que en Ga­li­cia hay, so­lo du­ran­te ju­lio y agos­to, más de un mi­llar de fies­tas. Ade­más, la co­mu­ni­dad ha de­cla­ra­do 137 de in­te­rés tu­rís­ti­co in­ter­na­cio­nal, na­cio­nal o au­to­nó­mi­co.

En es­te sen­ti­do, des­de el Clús­ter de Tu­ris­mo apun­tan que «lo que es­tá cla­ro es que, cuan­do hay un even­to del ti­po de O Ma­ris­qui­ño, la Fes­ta do Pol­bo de O Car­ba­lli­ño, o el Per­ce­be de O Ron­cu­do la res­tau­ra­ción y los ho­te­les lo no­tan. Y mu­cho. En Lu­go, du­ran­te el Ar­de Lu­cus ce­le­bra­do la se­ma­na pa­sa­da la ocu­pa­ción al­can­zó el 95 %. Esa gen­te duer­me, co­me y, pro­ba­ble­men­te, vuel­va lue­go a Lu­go al­gu­na vez». Pe­ro no so­lo eso. Por­que, co­mo aña­den, «to­dos es­tos even­tos son un ar­ma im­ba­ti­ble de pro­mo­ción tu­rís­ti­ca, so­bre to­do por­que el que vie­ne, cuan­do vuel­ve a su ca­sa, cuenta lo que ha vis­to».

De he­cho, des­de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Or­ques­tas reivin­di­can que las ver­be­nas en­tren tam­bién den­tro de los pa­que­tes que pro­mo­cio­nan Ga­li­cia en el ex­te­rior. «Atrae­rían a moi­tos tu­ris­tas de fó­ra por­que es­ta é un­ha in­dus­tria que só hai aquí e hai­na que coidar», dice su res­pon­sa­ble, Ma­nuel Fa­ri­ña.

Y cuenta otra anéc­do­ta: «Es­ta­ba­mos un día to­can­do nun­ha fes­ta ao la­do do Ca­mi­ño. Che­ga­ron uns xa­po­ne­ses, que­da­ron coa bo­ca aber­ta e em­pe­za­ron a dis­pa­rar. ¿Que fo­tos cres que van mos­trar can­do che­guen a Xa­pón?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.