LAR, LA EM­PRE­SA DE SU­MI­NIS­TROS QUE NA­CIÓ CON LAS TRAÍ­DAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - J. V. La­do

1952

2017

Ma­nuel Ro­drí­guez em­pe­zó ges­tio­nan­do ma­nan­tia­les y com­bus­ti­ble y hoy su nie­ta di­ri­ge una em­pre­sa en­fo­ca­da al ho­gar La se­de ori­gi­nal, que data de 1952, es­ta­ba en Cor­cu­bión

Eran los años du­ros de la pos­gue­rra y el sub­de­sa­rro­llo cam­pa­ba por bue­na par­te del te­rri­to­rio es­pa­ñol. En zo­nas his­tó­ri­ca­men­te ol­vi­da­das co­mo la Cos­ta da Mor­te, esa si­tua­ción de ca­res­tía afec­ta­ba has­ta a lo más bá­si­co, ser­vi­cios que en otras la­ti­tu­des se asu­mían ya co­mo na­tu­ra­les pe­ro que en es­te rin­cón del fin del mun­do se veían po­co me­nos que co­mo mi­la­gro­sos. En ese am­bien­te de ne­ce­si­dad em­pe­zó a la­brar­se un fu­tu­ro pa­ra sí y pa­ra su fa­mi­lia Ma­nuel Ro­drí­guez, un em­pren­de­dor lo­cal que en aque­llos tiem­pos te­nía co­mo ac­ti­vi­dad prin­ci­pal las traí­das de agua pa­ra los pue­blos de la zo­na, des­de Fis­te­rra has­ta Caión (A La­ra­cha), pa­san­do por Cee, Li­ra (Car­no­ta) o Cor­cu­bión, en­tre otros mu­chos. Un ger­men que dio lu­gar a lo que, pri­me­ro en Cor­cu­bión y aho­ra en Cee, es Su­mi­nis­tros Lar, la em­pre­sa con el ca­tá­lo­go de pro­duc­tos de cons­truc­ción y ho­gar más am­plio, de le­jos, de to­da la co­mar­ca.

Aque­lla la­bor de Ma­nuel te­nía tan­to de re­la­cio­nes hu­ma­nas, me­dia­ción y ne­go­cia­ción co­mo de sim­ple téc­ni­ca, ya que es­te ti­po de obras, ab­so­lu­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rias pa­ra quie­nes te­nían oca­sión de aco­me­ter­las, im­pli­ca­ban lle­gar a acuer­dos en­tre ve­ci­nos, que eran los que cos­tea­ban los tra­ba­jos y ce­dían el pa­so de las tu­be­rías por los dis­tin­tos te­rre­nos. Una la­bor que hoy im­pli­ca a in­ge­nie­ros, apa­re­ja­do­res, in­ver­sión pú­bli­ca, sub­ven­cio­nes... Y que en­ton­ces ha­cían los lu­ga­re­ños.

Pri­me­ro lo­ca­li­za­ban un ma­nan­tial que tu­vie­se la ca­li­dad y cau­dal su­fi­cien­tes, lue­go cons­truían el de­pó­si­to y des­pués ins­ta­la­ban las tu­be­rías has­ta que se ha­cía la ma­gia y ya po­dían pres­cin­dir de los cu­bos y el ca­mino diario a la fuen­te pa­ra los me­nes­te­res más bá­si­cos.

A par­tir de ahí, el fun­da­dor de Su­mi­nis­tros Lar em­pe­zó a montar los depósitos de los puer­tos, con los que se su­mi­nis­tra­ba com­bus­ti­ble a los bar­cos, en lu­ga­res co­mo Ribeira, Mu­ros, Cor­cu­bión y Fis­te­rra, en­tre otros, al­go que fue com­pa­gi­nan­do con la crea­ción de su ne­go­cio de ma­te­ria­les de cons­truc­ción, cu­ya pri­me­ra se­de abrió en Cor­cu­bión en 1952.

En mo­men­tos en los que los me­dios de trans­por­te eran más que es­ca­sos, el empresario ya se mo­vía en una mo­to Ves­pa y en un ca­mión de ga­so­li­na. Su es­po­sa, Dul­ce Blan­co, fue un sos­tén prin­ci­pal en to­do el cre­ci­mien­to de la com­pa­ñía y to­da­vía más tras el pre­ma­tu­ro fa­lle­ci­mien­to de Ma­nuel.

Los hi­jos em­pe­za­ron a co­ger el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. Ca­da uno se abrió un po­co su pro­pio ca­mino y el de Gon­za­lo fue el de dar­le con­ti­nui­dad al le­ga­do de su pa­dre, con un éxi­to más que no­ta­ble, lle­van­do a la em­pre­sa a lo que es hoy, con su se­de en el lu­gar de Xa­llas (Cee) y una am­plia clien­te­la re­par­ti­da por to­da la Cos­ta da Mor­te y tam­bién por fue­ra de ella.

No fue es­te el pri­mer cam­bio de em­pla­za­mien­to, por­que ya en 1979 la com­pa­ñía dio el sal­to de Cor­cu­bión a Cee, am­plian­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va su ca­pa­ci­dad de ex­po­si­ción, al­ma­cén y lo­gís­ti­ca, aun­que na­da com­pa­ra­do con las po­si­bi­li­da­des que le da su ac­tual ubi­ca­ción, en la que ha vis­to in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial su ca­tá­lo­go de ce­rá­mi­cas, sa­ni­ta­rios, ca­le­fac­ción o mue­bles de co­ci­na y ba­ño, a los que aho­ra su­ma fe­rre­te­ría, bri­co­la­je, fon­ta­ne­ría, elec­tro­do­més­ti­cos, de­co­ra­ción... Prác­ti­ca­men­te to­do lo que una em­pre­sa o par­ti­cu­lar pue­de ne­ce­si­tar des­de la cons­truc­ción bá­si­ca de un in­mue­ble has­ta su do­ta­ción con los úl­ti­mos de­ta­lles.

De he­cho, no hay otra em­pre­sa del sec­tor en la zo­na que ofrez­ca tal can­ti­dad de pro­duc­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra las ne­ce­si­da­des de la vi­vien­da y, pe­se a tra­tar­se de un ne­go­cio fa­mi­liar, po­co tie­ne que en­vi­diar­le a las gran­des ca­de­nas más co­no­ci­das. In­clu­so ofre­ce sus pro­pios ta­lle­res pa­ra fa­mi­lia­ri­zar a los clien­tes con nue­vas téc­ni­cas y pro­duc­tos y desa­rro­lla una im­por­tan­te la­bor so­cial en la co­mar­ca, la más des­ta­ca­da a ni­vel edu­ca­ti­vo con su concurso de azu­le­jos, que ya es una re­fe­ren­cia en los cen­tros de la zo­na.

La em­pre­sa que na­ció en Cor­cu­bión hoy es­tá ra­di­ca­da en Cee, don­de dis­po­ne de más de 3.000 me­tros cua­dra­dos so­lo pa­ra ex­po­si­ción de pro­duc­tos y cuenta con la ma­yor ofer­ta de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.