Al­go más que un himno

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

Ca­da día hay me­nos ga­lle­gos. Las muer­tes su­pe­ran por go­lea­da a los na­ci­mien­tos. El año pa­sa­do fue­ron do­ce mil más, el ré­cord his­tó­ri­co co­no­ci­do, ci­fra que se­rá su­pe­ra­da po­si­ble­men­te es­te año, y el que vie­ne su­pe­rará al ac­tual. Tan fuer­te es la cues­tión que he­mos lle­ga­do al pun­to de que aquí es más fá­cil ver a un pa­ra­do en­con­trar un em­pleo que ver a una ga­lle­ga te­ner un des­cen­dien­te. Es­ta­mos al bor­de de ser un país de an­cia­nos y pron­to, si per­de­mos la ilu­sión de cam­biar las co­sas, se­re­mos tam­bién un país de vie­jos. Me­nu­da he­ren­cia de­ja­re­mos.

Es evi­den­te, y la so­cie­dad en ge­ne­ral así lo pien­sa, que ne­ce­si­ta­mos un pacto de las fuer­zas po­lí­ti­cas gallegas por la de­mo­gra­fía. Apro­bar una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que, go­bier­ne quien go­bier­ne, se man­ten­ga inal­te­ra­da por al me­nos un par de dé­ca­das. ¿Ocu­rri­rá? Lo du­do. Aquí, en es­ta tie­rra, hin­cha­mos el pe­cho pa­ra en­to­nar el himno ga­lle­go y, una vez ex­pul­sa­do el ai­re, nos po­ne­mos en po­si­ción de des­can­so, en es­pe­ra de otro ac­to, a po­der ser, me­diá­ti­co. Al fi­nal, ser ga­lle­go va a ser ofi­cio de te­no­res.

Ga­li­cia es­tá crean­do co­ti­zan­tes a la Se­gu­ri­dad So­cial a ta­sas su­pe­rio­res al 2 %, quie­re es­to de­cir que, den­tro de cua­tro años, si no an­tes, en de­ter­mi­na­dos sec­to­res y pa­ra de­ter­mi­na­das cohor­tes de edad, ve­re­mos ten­sio­nes la­bo­ra­les, nos es­ta­re­mos si­tuan­do en ta­sas de pa­ro re­la­ti­va­men­te ba­jas, mien­tras que en otros co­lec­ti­vos po­si­ble­men­te ten­ga­mos que es­pe­rar más tiem­po. Es de­cir, los años vein­te de es­te si­glo se­rán, en cier­ta me­di­da, si­mi­la­res a los vi­vi­dos ha­ce cien años. Es bueno re­cor­dar que Eu­ro­pa cen­tral, al po­co de ha­ber sa­li­do de la pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, no so­lo se ha­bía ol­vi­da­do de sus muer­tos, sino que se ha­bía ti­ra­do a la ca­lle a bai­lar el fox­trot. De he­cho, el crack del 29 no es más que el pun­to más ál­gi­do de una so­cie­dad pen­du­lar, de una so­cie­dad que pa­sa de la de­pre­sión a la eu­fo­ria. ¿Aquí se­re­mos dis­tin­tos? Lo du­do, aca­so por­que nues­tros mé­di­cos nos lo im­pi­dan pa­ra evi­tar es­fuer­zos im­pro­pios de la edad.

¿Qué es­toy di­cien­do? Que va­mos ca­mino de ser dos co­sas, un pue­blo en­ve­je­ci­do, y un lu­gar de des­tino de po­bla­ción in­mi­gran­te. Dos es­ce­na­rios que pue­den ser opor­tu­ni­da­des o ame­na­zas, co­mo la llu­via, que cuan­do lle­ga a cho­rro y en tor­men­ta des­tro­za lo cons­trui­do, pe­ro cuan­do se ca­na­li­za, se pro­gra­ma y se di­rec­cio­na, so­lo ge­ne­ra avan­ces a las so­cie­da­des que la re­ci­ben. Por tan­to, te­ne­mos dos re­tos, uno de lar­go pla­zo, de po­lí­ti­cas na­ta­li­cias, de fa­vo­re­cer a la ma­dre y a la fa­mi­lia. Al­guno di­rá que es­to es de de­re­chas, no sé, lo que ten­go cla­ro es que es de sen­ti­do co­mún. La se­gun­da, es de me­dio pla­zo, po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, y aquí jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal nues­tra educación su­pe­rior. Dos co­sas he­mos de pe­dir­les a nues­tras uni­ver­si­da­des y, ló­gi­ca­men­te, apo­yar­las si deciden to­mar ese ca­mino. La pri­me­ra, trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to a Ga­li­cia, y la se­gun­da, in­ter­na­cio­na­li­za­ción to­tal de su sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Ha de ser fá­cil, muy fá­cil, pa­ra un ex­tran­je­ro es­tu­diar aquí. Hoy no lo es. Gas­ta­mos mi­llo­nes de eu­ros en fa­cul­ta­des y des­pués in­ver­ti­mos dos reales en re­si­den­cias uni­ver­si­ta­rias. Nos que­ja­mos de que al­gu­nos cam­pus es­tán va­cíos y no en­ten­de­mos que con otros dos reales po­dría­mos con­ver­tir­los en cam­pus in­ter­na­cio­na­les. ¿No se sa­be? Pues otros sí, pre­gun­ten y, so­bre to­do, deséen­lo. Es­te debía ser el pri­mer pa­so de nues­tra po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria.

¿Qué nos pa­sa? Que en Ga­li­cia no hay so­cie­dad ci­vil, na­die es ca­paz de in­fluir en la agen­da de nues­tras fuer­zas po­lí­ti­cas, y es­tas se ins­ta­lan per­ma­nen­te­men­te en sus zo­nas de ca­lor, pe­ro esas zo­nas son las su­yas. Las nues­tras, son otras. Son las que se­can las lá­gri­mas de la frus­tra­ción, las que ali­men­tan sue­ños, es­tó­ma­gos, las que hu­ma­ni­zan el ca­pi­ta­lis­mo, las que cui­dan de nues­tros en­fer­mos, las que nos res­pe­tan, las que nos re­cuer­dan que so­mos una co­mu­ni­dad de per­so­nas lla­ma­da Ga­li­cia.

| M. MORALEJO

Los ba­jos ín­di­ces de natalidad re­pre­sen­tan una ame­na­za pa­ra el fu­tu­ro de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.