DEU­DAS Y SUCESIÓN DE CON­TRA­TAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

La em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­jo me de­be las nó­mi­nas de dos me­ses y es­ta se­ma­na me han co­mu­ni­ca­do el cam­bio de con­tra­ta. ¿A qué em­pre­sa pue­do re­cla­mar­le los sa­la­rios adeu­da­dos, a la ce­den­te o a la ce­sio­na­ria?

En el pre­sen­te ca­so tra­ta­mos de una sucesión de con­tra­tas. Co­mo re­co­ge el art. 44 del ET, el cam­bio de ti­tu­la­ri­dad de una em­pre­sa, de un cen­tro de tra­ba­jo o de una uni­dad pro­duc­ti­va au­tó­no­ma no ex­tin­gui­rá por sí mis­mo la re­la­ción la­bo­ral, que­dan­do el nue­vo empresario su­bro­ga­do en los de­re­chos y obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les y, en ge­ne­ral, cuan­tas obli­ga­cio­nes en ma­te­ria de pro­tec­ción so­cial com­ple­men­ta­ria hu­bie­re ad­qui­ri­do el ce­den­te. Se re­co­ge ex­pre­sa­men­te que el ce­den­te y el ce­sio­na­rio, en las trans­mi­sio­nes que ten­gan lu­gar por ac­tos in­ter vi­vos, res­pon­de­rán so­li­da­ria­men­te du­ran­te tres años de las obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les na­ci­das con an­te­rio­ri­dad a la trans­mi­sión y que no hu­bie­ran si­do sa­tis­fe­chas. Es por ello que de­du­ci­mos que en el ca­so de sucesión de con­tra­tas la res­pon­sa­bi­li­dad por las deu­das sa­la­ria­les de la em­pre­sa sa­lien­te al­can­za a to­das las con­tra­tis­tas que se su­ce­die­ron sin li­qui­dar aque­llas deu­das.

Es­to se pro­du­ce in­clu­so cuan­do la em­pre­sa ac­tual que trans­mi­te la con­tra­ta no adeu­da can­ti­dad al­gu­na sino que ha ad­qui­ri­do la deu­da sa­la­rial de una con­tra­tis­ta an­te­rior. Por tan­to, la ce­sio­na­ria ha de asu­mir las deu­das sa­la­ria­les de la ce­den­te, sin que pue­da ex­cluir­se de tal obli­ga­ción aque­llas que, a su vez, hu­bie­ran si­do ad­qui­ri­das de una ce­den­te an­te­rior. Con el tras­pa­so, la em­plea­do­ra fi­nal asu­me to­dos los com­pro­mi­sos que la em­pre­sa ce­den­te te­nía con los tra­ba­ja­do­res que son trans­fe­ri­dos, en­tre ellos los de ca­rác­ter sa­la­rial, fue­re cual fue­re el ori­gen de los dé­bi­tos.

Si la deu­da sa­la­rial ge­ne­ra­da por la pri­me­ra de las con­tra­tis­tas per­sis­te se de­be a que no ha­bía si­do sa­tis­fe­cha ni por la pri­me­ra ni por la se­gun­da ce­sio­na­ria, pe­se a es­tar las dos obli­ga­das a su sa­tis­fac­ción, fue­ra cual fue­ra la du­ra­ción del pe­río­do en que ocu­pó la po­si­ción de em­plea­do­ra de los tra­ba­ja­do­res. Pa­ra la si­guien­te ce­sio­na­ria, el tras­pa­so de em­pre­sa im­pli­ca la asun­ción de to­das es­tas obli­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.