El pul­món de las ciu­da­des se­rá ver­ti­cal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­ría Vi­ñas

Des­de el 2014, Mi­lán cuenta con una bom­ba de oxí­geno en for­ma de to­rres ge­me­las que ya re­pli­can Lau­sa­na y Nan­kín, se­gun­da ciu­dad más con­ta­mi­na­da de Chi­na

En el cen­tro de Mi­lán, en los lí­mi­tes del ba­rrio Iso­la, se yer­guen des­de el 2014 dos im­po­nen­tes ras­ca­cie­los abra­za­dos por más de 2.000 es­pe­cies ve­ge­ta­les. Di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Ste­fano Boe­ri, el pri­mer bos­que ver­ti­cal del mun­do es, ade­más de un am­bi­cio­so y es­pec­ta­cu­lar pro­yec­to —cam­bia de co­lor con ca­da es­ta­ción—, el ejem­plo vi­vo de que una ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble es po­si­ble. El te­ma va en se­rio: Lau­sa­na, en Sui­za, y Nan­kín, en Chi­na —mas­ca­ri­lla per­ma­nen­te en­ca­ja­da en la man­dí­bu­la—, ya le han com­pra­do la idea a Boe­ri, acu­cia­das, es­pe­cial­men­te la se­gun­da, por sus al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción y su pé­si­ma ca­li­dad del ai­re. Pron­to —ya es­tán en mar­cha— con­ta­rán con sus res­pec­ti­vas ré­pli­cas de es­te par de edi­fi­cios ca­pa­ces de res­pi­rar.

Le­jos de las tra­di­cio­na­les fa­cha­das con co­ber­tu­ra fo­res­tal, que no son más que mu­ros con ar­bus­tos, en­re­da­de­ras u otras plan­tas tre­pa­do­ras in­cor­po­ra­das, los jar­di­nes ver­ti­ca­les in­cor­po­ran sus­tra­to en su es­truc­tu­ra. En ella, en to­da su ex­ten­sión, for­ma­da por múl­ti­ples re­ci­pien­tes, pue­de plan­tar­se cual­quier es­pe­cie, lo que, al op­ti­mi­zar el es­pa­cio, con­tri­bu­ye a in­cre­men­tar la bio­di­ver­si­dad ve­ge­tal. Pe­ro no so­lo eso. Las ar­bo­le­das per­pen­di­cu­la­res al ho­ri­zon­te atra­pan el pol­vo, ab­sor­ben 25 to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono al año y pro­du­cen has­ta 60 ki­los de oxí­geno al día. Si, se­gún la Agencia de Pro­tec­ción del Me­dioam­bien­te, un co­che emi­te cer­ca de 4,7 to­ne­la­das de CO2 al año, el bos­que ver­ti­cal neu­tra­li­za­ría las emi­sio­nes de cin­co vehícu­lo al año.

Es­tos edi­fi­cios ofre­cen ade­más ren­di­mien­to y fun­cio­na­li­dad (re­du­cen el con­su­mo de ener­gía al al­ber­gar ge­ne­ra­do­res eó­li­cos en el te­cho y pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos en las pa­re­des), amor­ti­guan el im­pac­to acús­ti­co y con­tro­lan la ex­pan­sión ur­ba­na: si en lu­gar de a lo al­to, se dis­tri­bu­ye­sen uni­for­me­men­te a lo an­cho, en for­ma de ca­sas uni­fa­mi­lia­res, ca­da uno de los blo­ques ocu­pa­ría una su­per­fi­cie de unos 50.000 me­tros cua­dra­dos. Y por si to­do lo an­te­rior fue­se po­co, su­po­nen un in­dis­cu­ti­ble y ren­ta­ble atrac­ti­vo tu­rís­ti­co.

Más ven­ta­jas: ca­da una de las to­rres equi­va­le a 7.000 me­tros cua­dra­dos de bos­que ho­ri­zon­tal, su fron­do­si­dad —cien­tos de ár­bo­les y mi­les de plan­tas y ar­bus­tos— ge­ne­ra un par­ti­cu­lar mi­cro­cli­ma que pro­vee de hu­me­dad, se com­por­ta co­mo un fil­tro so­lar que pro­te­ge de la ra­dia­ción y fun­cio­na co­mo un po­ten­cial há­bi­tat pa­ra pá­ja­ros e in­sec­tos. Las ita­lia­nas mi­den 78 y 110 me­tros de al­tu­ra. La sui­za, «la de los ce­dros», es­ca­la­rá has­ta los 117 y las chi­nas, que es­ta­rán lis­tas el año que vie­ne, se­rán el do­ble de lar­gas: 108 la más ba­ja, 200 me­tros la otra. Al­ber­ga­rán ofi­ci­nas, es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes, un ho­tel de 247 ha­bi­ta­cio­nes, una dis­co­te­ca, un mu­seo y una es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra, to­do un imán pa­ra los fo­ras­te­ros que, sin em­bar­go, po­dría ha­ber­se ex­pri­mi­do to­da­vía más si en lu­gar de pen­sar en los de fue­ra sus im­pul­so­res aten­die­sen a los de den­tro: co­mo apar­ta­men­tos re­du­ci­rían los des­pla­za­mien­tos de sus due­ños por la ciu­dad y, con ellos, las co­tas de po­lu­ción.

Si­guen la mis­ma sen­da los proyectos de ba­rrios, in­clu­so ciu­da­des, eco­ló­gi­cas y las gran­jas ver­ti­ca­les, hi­jos to­dos de lo que se co­no­ce co­mo «agricultura ver­ti­cal» (o frams­cra­per), un en­fo­que no tra­di­cio­nal que, re­cu­rrien­do a pun­te­ras tec­no­lo­gías co­mo la hi­dro­po­nía (mé­to­do de cul­ti­vo que en lu­gar de tie­rra usa so­lu­cio­nes acuo­sas) o la ae­ro­po­nía (que re­cu­rre al ai­re y la nie­bla, pres­cin­dien­do del sue­lo) , ha­ce de ras­ca­cie­los ur­ba­nos au­tén­ti­cos in­ver­na­de­ros. Los hay que in­clu­yen acui­cul­tu­ra y has­ta ga­na­de­ría.

Ca­pa­ces de pro­du­cir has­ta 60 ki­los de oxí­geno al día, neu­tra­li­zan las emi­sio­nes de cin­co vehícu­los al año

Es­tos edi­fi­cios re­du­cen el con­su­mo de ener­gía al al­ber­gar ge­ne­ra­do­res eó­li­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.