EL PRO­BLE­MA QUE AÚN SI­GUE VI­VO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía

La im­por­tan­cia de dar res­pues­ta a uno de los des­equi­li­brios que to­da­vía per­sis­ten en la eco­no­mía es­pa­ño­la, la deu­da ex­ter­na, es ana­li­za­da por el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía, Xo­sé Ma­nuel Arias. A su jui­cio, pe­se al cre­ci­mien­to, el pro­ble­ma «si­gue igual de vi­vo».

Uno de los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos, gra­ves y per­sis­ten­tes de la eco­no­mía es­pa­ño­la es el enor­me pe­so de la deu­da ex­ter­na. Cuan­do se abor­dan los pro­ble­mas que trae con­si­go el so­bre­en­deu­da­mien­to es fre­cuen­te la pre­gun­ta de por­qué es­te asun­to de­be preo­cu­par­nos a no­so­tros es­pe­cial­men­te, cuan­do hay paí­ses in­dus­tria­li­za­dos muy no­ta­bles —Ja­pón, pe­ro tam­bién Ita­lia o Bél­gi­ca— con ni­ve­les de deu­da ab­so­lu­ta ma­yor, y que sin em­bar­go lo so­por­tan de un mo­do mu­cho más so­se­ga­do. La res­pues­ta es cla­ra: por­que en el ca­so ja­po­nés, por ejem­plo, los tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca es­tán ca­si en su to­ta­li­dad en ma­nos de ciu­da­da­nos o em­pre­sas del pro­pio país, en tan­to que en Es­pa­ña una bue­na par­te de la deu­da, tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da, tie­ne sus acree­do­res en el ex­te­rior.

Es­te pro­ble­ma arran­ca, co­mo tan­tos otros, en la fa­se de ex­pan­sión. Con un mo­de­lo pro­duc­ti­vo en el que el cre­ci­mien­to es­ta­ba muy apa­lan­ca­do (es de­cir, sos­te­ni­do so­bre deu­das cre­cien­tes) y un ac­ce­so muy fá­cil a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal, el ca­mino de un au­men­to des­me­su­ra­do de los ni­ve­les de deu­da ex­ter­na es­ta­ba ase­gu­ra­do: si en el 2005 ape­nas lle­ga­ba al bi­llón de eu­ros, a prin­ci­pios del 2010 su­pe­ra­ba ya los 1,7 bi­llo­nes, una ci­fra ya di­fí­cil­men­te sos­te­ni­ble, so­bre to­do por dar­se en un en­torno de ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra ex­tre­ma. Los gran­des sal­dos ne­ga­ti­vos de la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te en aque­llos años fue­ron la con­tra­par­ti­da de esa ma­si­va im­por­ta­ción de ca­pi­tal.

A par­tir de ahí so­bre­vino un pro­ce­so de in­ten­so ajus­te de la eco­no­mía, uno de cu­yos fi­nes úl­ti­mos era fa­vo­re­cer el desapa­lan­ca­mien­to ma­si­vo, con una aten­ción pre­fe­ren­te al fren­te ex­terno. Pues bien, trans­cu­rri­dos más de sie­te años des­de en­ton­ces, to­do in­di­ca que ese ob­je­ti­vo no ha si­do al­can­za­do. Al con­tra­rio, los úl­ti­mos da­tos co­no­ci­dos —los del pri­mer tri­mes­tre de es­te año— ha­blan de un nue­vo ré­cord his­tó­ri­co de es­ta va­ria­ble, me­di­da en tér­mi­nos ab­so­lu­tos: 1,911 bi­llo­nes de eu­ros. Ello re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je de 170 % del PIB, dos pun­tos más que a fi­na­les del 2016.

Si se ob­ser­va con un ma­yor gra­do de de­ta­lle, se ad­ver­tir­qá: pri­me­ro, que ese da­to vie­ne a rom­per la ten­den­cia de los úl­ti­mos dos años, en los que se re­gis­tró una caí­da (li­ge­rí­si­ma) de la deu­da; segundo, que si lo ve­mos en tér­mi­nos ne­tos —es de­cir, la lla­ma­da po­si­ción de in­ver­sión in­ter­na­cio­nal del país— el sal­do ne­ga­ti­vo tam­bién es im­por­tan­te y ape­nas se ha re­du­ci­do en los años de cri­sis (de en torno al 86 % del PIB en el 2016, fren­te al 90 % del 2012); y ter­ce­ro, que la cau­sa del au­men­to es­tá aho­ra, no en las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas o el sec­tor pri­va­do (que re­du­cen al­go su ni­vel de en­deu­da­mien­to), sino en el Ban­co de Es­pa­ña, de­bi­do a un au­men­to de los pa­si­vos ne­tos de es­te an­te el BCE, que ha si­do de ca­si 50.000 mi­llo­nes so­lo en un tri­mes­tre. Es­te úl­ti­mo pun­to es la ca­ra os­cu­ra de la ac­tual po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, ba­sa­da en la com­pra ma­si­va de deu­da por el ban­co cen­tral, sin la cual, no de­be ol­vi­dar­se, la ac­tual re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía no ha­bría te­ni­do lu­gar.

To­do ello sir­ve pa­ra re­cor­dar­nos tan­to lo frá­gil de la si­tua­ción de reac­ti­va­ción, da­da la evi­den­cia de que el prin­ci­pal pro­ble­ma de fon­do que arras­tra­mos si­gue es­tan­do igual de vi­vo que al co­mien­zo de la cri­sis, co­mo las con­tra­dic­cio­nes so­bre las que des­can­sa. En to­do ca­so, no es exa­ge­ra­do de­cir que en torno a la di­men­sión de la deu­da ex­ter­na se con­fi­gu­ra la prin­ci­pal de­bi­li­dad —un au­tén­ti­co ta­lón de Aqui­les— de la eco­no­mía es­pa­ño­la.

| EFE

La deu­da pú­bli­ca fue abor­da­da en la úl­ti­ma reunión de po­lí­ti­ca fis­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.