UE: A POR EL LI­DE­RAZ­GO DEL MER­CA­DO GLO­BAL

Mien­tras Es­ta­dos Uni­dos se re­plie­ga, los eu­ro­peos toman po­si­cio­nes en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal Bru­se­las quie­re ser la fuer­za mo­triz de la glo­ba­li­za­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro Bru­se­las

LA ÚL­TI­MA REUNIÓN CE­LE­BRA­DA POR EL G20 PU­SO DE MA­NI­FIES­TO LAS DU­DAS SO­BRE CÓ­MO SE CON­FI­GU­RA­RÁ EL CO­MER­CIO MUN­DIAL DU­RAN­TE LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS. MÁS QUE UNA CRI­SIS, LA UE PO­DRÍA APRO­VE­CHAR LA OPOR­TU­NI­DAD DE HA­CER­SE CON EL PRO­TA­GO­NIS­MO QUE DE­JA LA PO­LÍ­TI­CA PRO­TEC­CIO­NIS­TA DE DO­NALD TRUMP.

«To­do el es­pa­cio que Es­ta­dos Uni­dos de­je atrás, Eu­ro­pa lo va a ocu­par». Bru­se­las es­tá de­ci­di­da a arre­ba­tar el ti­món del co­mer­cio a sus so­cios nor­te­ame­ri­ca­nos. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, le ha de­cla­ra­do la gue­rra al li­bre mer­ca­do. El Naf­ta con Mé­xi­co y Ca­na­dá, el acuer­do co­mer­cial trans­pa­cí­fi­co con el su­r­es­te asiá­ti­co o el TTIP con la UE han si­do las víc­ti­mas de la ce­gue­ra del mul­ti­mi­llo­na­rio que ha blindado a su país tras unos mu­ros, por aho­ra in­vi­si­bles, de aran­ce­les y res­tric­cio­nes. El pri­mer acuer­do se re­ne­go­cia­rá a par­tir de agos­to. Las con­ver­sa­cio­nes con los eu­ro­peos, sin em­bar­go, es­tán con­ge­la­das. «Es­ta­mos an­te los pri­me­ros ca­pí­tu­los de un cam­bio que Eu­ro­pa no de­be des­apro­ve­char (...) Nos ha sa­li­do bien que ga­na­ra Trump», ase­gu­ran fuen­tes co­mu­ni­ta­rias. En­tre otras ra­zo­nes, apun­ta Bru­se­las, por­que su triun­fo ha da­do a la co­mi­sa­ria de Co­mer­cio, Ce­ci­lia Mälms­trom, el em­pu­jón que ne­ce­si­ta­ba pa­ra si­tuar a la UE co­mo nue­va aban­de­ra­da del li­bre mer­ca­do.

Al­gu­nos cues­tio­nan abier­ta­men­te la es­tra­te­gia de Trump, al que atri­bu­yen es­ca­sos co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas. Crí­ti­cas que no so­lo le vie­nen de den­tro: «Es­te hom­bre no sa­bía dón­de es­ta­ba ni qué ha­cía aquí (...) No de­cía na­da con sus­tan­cia. Cuan­do se di­ri­gió a no­so­tros nos di­jo: «¡Ey cha­va­les, es­táis ha­cien­do un gran tra­ba­jo, no ol­vi­déis que Amé­ri­ca es vues­tra ami­ga!» , ase­gu­ra con sor­na una al­ta fuen­te de Bru­se­las, pre­sen­te en el pri­mer en­cuen­tro que man­tu­vie­ron el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, y Trump el pa­sa­do 25 de ma­yo. Los res­pon­sa­bles de Co­mer­cio se lle­va­ron las ma­nos a la ca­be­za. ¿Có­mo ha­cer en­trar en ra­zón a al­guien de esa ta­lla? ¿Per­ju­di­ca­rá la hos­ti­li­dad de Trump a la UE o se­rá una opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar el re­le­vo?

AGENDA CO­MER­CIAL

Por de­lan­te que­da mu­cho tra­ba­jo pa­ra con­ver­tir es­ta cri­sis en opor­tu­ni­dad. Na­da me­nos que 18 acuer­dos de li­bre co­mer­cio por ce­rrar. El CETA ya es­tá lis­to pa­ra echar a ro­dar des­pués de un tor­tuo­so tiem­po de des­cuen­to en el que el par­la­men­to re­gio­nal de Va­lo­nia (Bél­gi­ca) ame­na­zó con ve­tar­lo. El de Ja­pón es­tu­vo a punto de es­tre­llar­se por las pri­sas. Fi­nal­men­te To­kio y Bru­se­las se­lla­ron un pac­to po­lí­ti­co pa­ra lle­gar con al­go ba­jo el bra­zo a la reunión del G20 en Ham­bur-

La es­tra­te­gia del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es­tá cues­tio­na­da por su es­ca­sa ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca La co­mu­ni­dad eu­ro­pea tie­ne por de­lan­te has­ta 18 acuer­dos de li­bre co­mer­cio por ce­rrar en el mun­do

go y res­tre­gár­se­lo a Trump. Eso sí, las cues­tio­nes de más pe­so, las fi­nan­cie­ras y de in­ver­sión, aun es­tán por acla­rar. Tras la de­fun­ción tem­pra­na del TTIP, las pri­sas de la UE se con­cen­tran aho­ra en cul­mi­nar acuer­dos con Aus­tra­lia, Sin­ga­pur, Mé­xi­co y Mer­co­sur, que acu­mu­la más de 17 años de re­tra­sos. Bru­se­las as­pi­ra a ce­rrar es­tos dos úl­ti­mos an­tes de que aca­be el año. «Es­to re­fle­ja que que­re­mos ser una fuer­za mo­triz de la glo­ba­li­za­ción y la po­lí­ti­ca de mer­ca­do ofre­cien­do pre­dic­ti­bi­li­dad en las re­la­cio­nes en un mo­men­to muy im­por­tan­te», ase­gu­ran fuen­tes de las ne­go­cia­cio­nes. Esa ur­gen­cia ha he­cho que Bru­se­las bus­que tam­bién se­ña­les de coope­ra­ción de Pe­kín, uno de los so­cios co­mer­cia­les más pro­ble­má­ti­cos pa­ra la UE que no so­lo li­dia con sub­ven­cio­nes es­con­di­das, tam­bién con el dum­ping y las ba­rre­ras de en­tra­da a la in­ver­sión en el país asiá­ti­co que ab­sor­be el 9,7 % de las ex­por­ta­cio­nes de la UE y de don­de pro­ce­de el ma­yor vo­lu­men de im­por­ta­cio­nes (20,2 %). Es­ta si­tua­ción es­tá di­fi­cul­tan­do las con­ver­sa­cio­nes en torno al acuer­do de in­ver­sión en cur­so. Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de Bru­se­las por ser el prin­ci­pal clien­te de los eu­ro­peos (20,8 % de las ex­por­ta­cio­nes). Ale­ma­nia es quien más se ha en­ri­que­ci­do de la re­la­ción tras­atlán­ti­ca re­gis­tran­do su­pe­rá­vits co­mer­cia­les de en­tre el 7,5 % del PIB y el 8 % en los úl­ti­mos ocho años y al­can­zan­do los 64.900 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en los in­ter­cam­bios con Es­ta­dos Uni­dos. La ba­lan­za co­mer­cial de la UE con su so­cio nor­te­ame­ri­cano es po­si­ti­va (146.000 mi­llo­nes de eu­ros). Con es­te pa­no­ra­ma, se­rá di­fí­cil en­con­trar al­ter­na­ti­vas. Bru­se­las ha pues­to la vis­ta en el sud­es­te asiá­ti­co y Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Qué hay de Ru­sia? El co­mer­cio con el ve­cino del es­te va por otros de­rro­te­ros. Des­de el 2012 los in­ter­cam­bios han ido ca­yen­do pro­gre­si­va­men­te con un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo pa­ra la UE. Mos­cú ig­no­ra las lla­ma­das de Bru­se­las: «Ru­sia si­gue man­te­nien­do ba­rre­ras co­mer­cia­les pa­ra pro­te­ger su in­dus­tria lo­cal», ase­gu­ran en la Co­mi­sión, preo­cu­pa­dos por las ayu­das a la ex­por­ta­ción y los sub­si­dios pú­bli­cos a las plan­tas de au­to­mo­ción y ma­qui­na­ria agrí­co­la, las res­tric­cio­nes a la par­ti­ci­pa­ción de com­pa­ñías eu­ro­peas en pro­yec­tos con fi­nan­cia­ción pú­bli­ca y las res­tric­cio­nes al trans­por­te des­de Ucra­nia has­ta Asia cen­tral que es­tán in­cre­men­tan­do los cos­tes de trans­por­te a los ex­por­ta­do­res eu­ro­peos. ¿Pue­de el CETA sal­var las cuen­tas? No. Ca­na­dá es el des­tino del 1,2 % de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de la UE. Es el duo­dé­ci­mo so­cio co­mer­cial del blo­que. El vo­lu­men to­tal de in­ter­cam­bios en el 2015 con ese país so­lo al­can­zó los 63.500 mi­llo­nes de eu­ros aun­que la eli­mi­na­ción del 99 % de los cos­tes adua­ne­ros po­dría mul­ti­pli­car los in­ter­cam­bios.

El gran tro­zo del pas­tel son las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que se abren en Ca­na­dá pa­ra los in­ver­so­res eu­ro­peos. A pe­sar de las es­tre­chas cuo­tas de mer­ca­do, la ba­lan­za co­mer­cial en bie­nes y ser­vi­cios be­ne­fi­cia a la UE (6.100 y 5.900 mi­llo­nes de eu­ros res­pec­ti­va­men­te en el 2016). Es­tos vien­tos fa­vo­ra­bles de­be­rán apun­ta­lar­se con otros acuer­dos adi­cio­na­les y la UE es­tá dis­pues­ta, eso di­cen sus equi­pos ne­go­cia­do­res, a se­guir sien­do un área co­mer­cial con ta­ri­fas ba­jas a la im­por­ta­ción. Hoy más del 70 % de los bie­nes y ser­vi­cios que en­tran en la UE lo ha­cen con im­pues­tos ce­ro o muy re­du­ci­dos.

Los in­ter­cam­bios de la UE con Ru­sia han ido ca­yen­do des­de el 2012 has­ta un ba­lan­ce que hoy es ne­ga­ti­vo

| AFP | JOHN MACDOUGALL

Los lí­de­res del G20 ape­nas lo­gra­ron acuer­dos de mí­ni­mos so­bre la evo­lu­ción del co­mer­cio mun­dial pa­ra los pró­xi­mos años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.