¿POR QUÉ ES ME­JOR QUE EXIS­TA EL G20?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS

Los cam­bios de orien­ta­ción del G20, co­mo or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal crea­do pa­ra ca­na­li­zar los des­equi­li­brios de la eco­no­mía glo­bal, son ana­li­za­dos por el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Carlos Arias. En­tien­de que, a pe­sar de «la ano­di­na his­to­ria de es­ta en­ti­dad» y de «cau­sar fre­cuen­tes de­cep­cio­nes» es me­jor que exis­ta.

El G20 na­ció for­mal­men­te allá por el año 1999, cuan­do la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal tra­ta­ba de reorien­tar­se en me­dio de las bru­mas que ha­bía de­ja­do la lla­ma­da cri­sis del su­r­es­te asiá­ti­co, en tér­mi­nos de fra­gi­li­dad y con­ta­gio fi­nan­cie­ro. El nue­vo or­ga­nis­mo res­pon­día so­bre to­do a las as­pi­ra­cio­nes de las prin­ci­pa­les eco­no­mías emer­gen­tes, que re­cla­ma­ban su si­tio co­mo ju­ga­do­res en un en­torno glo­bal en in­ten­so cam­bio, pa­ra el que la vie­ja fór­mu­la del G7 se que­da­ba ma­ni­fies­ta­men­te cor­ta. For­ma­ba par­te del in­ten­to de po­ner en mar­cha una «nue­va go­ber­nan­za glo­bal», ca­paz de ha­cer fren­te a los nue­vos desafíos de unos flu­jos eco­nó­mi­cos cada vez más in­ter­na­cio­na­li­za­dos. Pron­to que­dó cla­ro, sin em­bar­go, que la co­sa no pa­sa­ba de la pu­ra re­tó­ri­ca: es­ta­bi­li­za­da la eco­no­mía con el cam­bio de si­glo, po­co se oyó ha­blar ya de esos asun­tos.

Y así has­ta que to­do cam­bió en el oto­ño del 2008. Con un tras­fon­do de mie­do al co­lap­so ge­ne­ral, el G20 re­na­ció en ese mo­men­to cla­ve, le­van­tán­do­se co­mo prin­ci­pal ins­tan­cia de coor­di­na­ción fren­te a la cri­sis. Sus reunio­nes de en­ton­ces tu­vie­ron gran im­por­tan­cia pa­ra lan­zar pro­gra­mas de es­tí­mu­los ma­si­vos con el fin de ha­cer fren­te a la caí­da de la pro­duc­ción, jun­to con lla­ma­das bas­tan­te fir­mes a ata­jar las ten­ta­cio­nes de pro­tec­cio­nis­mo y po­ner en mar­cha ins­tan­cias de re­gu­la­ción glo­bal en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les. Por un mo­men­to pa­re­ció que el G20 iba a te­ner un gran —y muy ne­ce­sa­rio— pro­ta­go­nis­mo en la di­rec­ción de la eco­no­mía mun­dial. Pe­ro esa im­pre­sión no tar­dó en di­luir­se, a me­di­da que fueron apa­re­cien­do nue­vas ver­tien­tes de la cri­sis, co­mo la cri­sis fis­cal, los gra­ves pro­ble­mas del eu­ro, la caí­da en los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, et­cé­te­ra. An­te to­do eso, las reunio­nes del G20 vol­vie­ron a pro­du­cir po­co más que pa­la­bras en­vuel­tas por el hu­mo.

Co­mo no­ta po­si­ti­va, sin em­bar­go, po­dría des­ta­car­se que en los úl­ti­mos años el or­ga­nis­mo fue in­tro­du­cien­do al­gu­nas de las cues­tio­nes pro­ble­má­ti­cas de las ac­tua­les re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les, co­mo, de un mo­do des­ta­ca­do, la ne­ce­si­dad de lu­char contra los pa­raí­sos fis­ca­les. De un mo­do que no iba mu­cho más allá de lo de­cla­ra­ti­vo, pe­ro, en fin, al­go era al­go. En ese sen­ti­do, la úl­ti­ma cum­bre, ce­le­bra­da en Ham­bur­go ha­ce unas se­ma­nas, pe­se a ha­ber si­do una de las más pu­bli­ci­ta­das, ha su­pues­to un re­tro­ce­so. Y es que su úni­co ob­je­ti­vo pa­re­ce ha­ber si­do el «fre­nar a Trump», es de­cir, im­pe­dir que el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano con­si­guie­ra im­po­ner una agen­da in­ter­na­cio­nal más pro­tec­cio­nis­ta y más cla­ra­men­te hos­til a la de­fen­sa del me­dio am­bien­te. La es­tra­te­gia di­se­ña­da con ese fin por el or­ga­ni­za­dor, el Go­bierno ale­mán, apa­ren­ta ha­ber fun­cio­na­do, pues po­cas ve­ces un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha­bía es­ta­do tan ais­la­do en una cum­bre in­ter­na­cio­nal (de he­cho, se ha ha­bla­do de «una cum­bre 19+1»). Pe­ro to­do eso ha co­lo­ca­do al G20 en una lí­nea pu­ra­men­te de­fen­si­va: la de evi­tar que se con­vier­ta en pro­mo­tor del ais­la­cio­nis­mo eco­nó­mi­co un or­ga­nis­mo que na­ció pa­ra ra­cio­na­li­zar la glo­ba­li­za­ción, po­nien­do ele­men­tos cla­ros de or­den en ella. Los avan­ces en ma­te­ria de eva­sión fis­cal o de re­gu­la­ción de las fi­nan­zas han si­do en es­ta oca­sión muy li­mi­ta­dos.

Un re­sul­ta­do, por tan­to, más bien po­bre, que no sor­pren­de a quien co­noz­ca la ano­di­na his­to­ria de es­ta en­ti­dad de li­de­raz­go com­par­ti­do. No es ex­tra­ño que a es­tas al­tu­ras mu­chos se pre­gun­ten, ¿real­men­te sir­ve pa­ra al­go el G20? Una res­pues­ta ra­zo­na­ble pu­die­ra ser: a pe­sar de cau­sar fre­cuen­tes de­cep­cio­nes, mu­cho peor se­ría que ni si­quie­ra eso exis­tie­ra.

| AFP | JOHN MACDOUGALL

El ob­je­ti­vo de la úl­ti­ma cum­bre del G20 fue el de «fre­nar a Trump»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.