So­bri­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Carlos Mar­tí­nez

La Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa aca­ba de prohi­bir a los par­la­men­ta­rios con­tra­tar a sus fa­mi­lia­res co­mo ase­so­res, una prác­ti­ca de mo­da en ese país al que, por lo que pa­re­ce de for­ma equi­vo­ca­da, ima­gi­na­mos li­bre de las in­ten­sas li­ga­zo­nes del pa­ren­tes­co que aquí, co­mo en Ita­lia o en Gre­cia, con­di­cio­nan tan­to la vi­da, co­mo de­mues­tran las en­cues­tas que reite­ra­da­men­te se­ña­lan que el mé­to­do más usual pa­ra con­se­guir el pri­mer tra­ba­jo con­sis­te en acu­dir a fa­mi­lia­res y ami­gos. Pe­ro en Francia el ne­po­tis­mo re­pug­na es­pe­cial­men­te, por­que ata­ca a uno de los tres prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la Re­pú­bli­ca, la ega­li­té.

Ne­po­tis­mo quie­re de­cir so­bri­nis­mo, y se­gu­ra­men­te vie­ne de la épo­ca en que obis­pos y car­de­na­les so­lían te­ner mu­chos so­bri­nos, in­clu­so aun­que ellos fue­ran hi­jos úni­cos, y aque­llas re­cuas de per­so­na­jes mal pre­pa­ra­dos aca­ba­ban do­mi­nan­do las re­des de po­der, con pro­ba­das in­efi­ca­cias a cam­bio de una so­la exi­gen­cia: fi­de­li­dad al pa­drino. Ya ve­mos que las co­sas no cam­bian al ca­bo de los si­glos.

En Es­pa­ña está en dis­cu­sión per­ma­nen­te si el ne­po­tis­mo y el trá­fi­co de in­fluen­cias son co­rrup­ción y, por tan­to, las­tran la li­bre com­pe­ten­cia y di­fi­cul­tan el pleno de­sa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des tan­to de las em­pre­sas co­mo de las ins­ti­tu­cio­nes. Aquí no es que se dé el so­bri­nis­mo, sino que in­clu­so hay car­gos pú­bli­cos he­re­di­ta­rios. Cuan­do a al­guno se le acu­sa de con­tra­tar fa­mi­lia­res y ami­gos, la res­pues­ta sa­le na­tu­ral: «No voy a con­tra­tar enemi­gos». Ya lo ex­pli­có don Ma­nuel en su día: los hi­jos de esos di­ri­gen­tes ma­man des­de la in­fan­cia la cien­cia po­lí­ti­ca de sus pa­dres. Por eso los ape­lli­dos de mi­nis­tros y di­ri­gen­tes del si­glo XX re­sur­gen con fre­cuen­cia en­tre la éli­te es­te si­glo XXI. El he­cho de que el ne­po­tis­mo se re­pro­duz­ca in­clu­so en­tre los lí­de­res de la nue­va po­lí­ti­ca se­ña­la que la dis­cu­sión se­gui­rá, por mu­cho que di­gan las le­yes. Así que no nos ex­tra­ñe­mos si cual­quier día oí­mos que los fran­ce­ses se equi­vo­can, y que con esas ini­cia­ti­vas lo que se con­si­gue es des­ha­cer los la­zos fa­mi­lia­res y, de pa­so, di­fi­cul­tar las sa­li­das al de­cli­ve de­mo­grá­fi­co, que tan­to nos preo­cu­pa y por cu­ya so­lu­ción tan­tos es­fuer­zos es­ta­mos des­ple­gan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.