CON­TRA­TO ÚNI­CO CON VA­RIOS ACREE­DO­RES

Me he en­con­tra­do con un con­tra­to fir­ma­do por mi pre­de­ce­sor en la em­pre­sa en el que se pac­ta­ba el pre­cio de un ser­vi­cio que dos em­pre­sas nos pres­ta­rían con­jun­ta­men­te. El re­pre­sen­tan­te de una de ellas me in­sis­te pa­ra que le pa­gue la to­ta­li­dad del pre­cio con

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. www.caruncho-to­me-judel.es

En pri­mer lu­gar, ha de es­tar­se a los tér­mi­nos del con­tra­to. Si es­tos na­da es­pe­ci­fi­can so­bre la par­te del ser­vi­cio, ni la par­te del pre­cio que co­rres­pon­de a cada em­pre­sa in­ter­vi­nien­te, ni tam­po­co pre­vén ex­pre­sa­men­te que una de las dos pue­da re­cla­mar­lo ín­te­gra­men­te; ha de pre­su­mir­se que es­ta­mos an­te lo que nues­tro De­re­cho Ci­vil con­si­de­ra obli­ga­cio­nes plu­ri­per­so­na­les y man­co­mu­na­das: Aque­llas en la que, exis­tien­do va­rios acree­do­res y/o va­rios deu­do­res; de tal for­ma que cada acree­dor tie­ne de­re­cho, so­la­men­te, a una par­te de la pres­ta­ción to­tal. Por el con­tra­rio, en las obli­ga­cio­nes so­li­da­rias cada acree­dor tie­ne de­re­cho a re­ci­bir la to­ta­li­dad de la pres­ta­ción.

El ar­tícu­lo 1.137 del Có­di­go Ci­vil dis­po­ne que «La con­cu­rren­cia

de dos o más acree­do­res o de dos o más deu­do­res en una so­la obli­ga­ción no im­pli­ca que cada uno de aque­llos ten­ga de­re­cho a pe­dir, ni cada uno de es­tos de­ba pres­tar ín­te­gra­men­te las co­sas ob­je­to de la mis­ma. So­lo ha­brá lu­gar a es­to cuan­do la obli­ga­ción ex­pre­sa­men­te lo de­ter­mi­ne, cons­ti­tu­yén­do­se con el ca­rác­ter de so­li­da­ria». De ello, re­sul­ta que las obli­ga­cio­nes

son man­co­mu­na­das, a me­nos que se ha­ya pre­vis­to ex­pre­sa­men­te lo con­tra­rio.

Por tan­to, la em­pre­sa que les está re­cla­man­do, so­la­men­te tie­ne de­re­cho a una par­te del pre­cio. ¿A qué par­te? El ar­tícu­lo 1.138 del Có­di­go Ci­vil es­ta­ble­ce que «si del tex­to de las obli­ga­cio­nes a que se re­fie­re el ar­tícu­lo an­te­rior no re­sul­ta otra co­sa, el cré­di­to o la deu­da se pre­su­mi­rán di­vi­di­dos en tan­tas par­tes igua­les co­mo acree­do­res o deu­do­res ha­ya, re­pu­tán­do­se cré­di­tos o deu­das dis­tin­tos unos de otros». Da­do que en su ca­so hay dos acree­do­res, la deu­da de su em­pre­sa ha de pre­su­mir­se di­vi­di­da en dos par­tes igua­les.

Así, la em­pre­sa que se está di­ri­gien­do a us­te­des tie­ne de­re­cho a per­ci­bir la mi­tad del pre­cio con­ve­ni­do. La otra mi­tad del pre­cio si­gue co­rres­pon­dien­do a la otra em­pre­sa o, en su ca­so, a quien es­ta ce­da su cré­di­to fren­te a su em­pre­sa, lo cual pue­de rea­li­zar­se sin ne­ce­si­dad de que su em­pre­sa lo au­to­ri­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.