Cin­co años des­pués del dis­cur­so de Drag­hi

La fa­mo­sa fra­se del ban­que­ro en ple­na cri­sis que cam­bió el rum­bo de la zo­na eu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ós­car Giménez

«Ha­re­mos to­do lo que sea ne­ce­sa­rio (...). Y, créan­me, se­rá su­fi­cien­te». La fra­se ha pa­sa­do ya a la his­to­ria de la eu­ro­zo­na co­mo un pi­lar pa­ra el pro­yec­to de la mo­ne­da co­mún. Quien la pro­nun­ció fue Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, el 26 de ju­lio del 2012. Es de­cir, en el peor mo­men­to de la cri­sis de deu­da.

Cu­rio­sa­men­te, el dis­cur­so se pro­du­jo fue­ra de la eu­ro­zo­na, en una con­fe­ren­cia en Londres, ba­jo la aten­ta mi­ra­da de otros ban­que­ros cen­tra­les co­mo Mervyn King, quien pre­si­día el en­cuen­tro en ca­li­dad de pre­si­den­te del Ban­co de In­gla­te­rra. En me­dio de una tor­men­ta fi­nan­cie­ra sin pre­ce­den­tes en la cor­ta his­to­ria del eu­ro, con las pri­mas de ries­go dis­pa­ra­das, di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a la fi­nan­cia­ción en los ca­sos de Es­pa­ña o Ita­lia, y con mu­chos ban­cos en apu­ros, pro­nun­ció: «Den­tro de nues­tro man­da­to, el BCE está lis­to pa­ra ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ser­var el eu­ro. Y créan­me, se­rá su­fi­cien­te».

«Fue un mo­men­to im­por­tan­te en la re­la­ti­va­men­te cor­ta his­to­ria de la eu­ro­zo­na», re­cuer­da Da­vid Laf­ferty, je­fe de es­tra­te­gia de Na­ti­xis Glo­bal As­set Ma­na­ge­ment. «Con Ita­lia y Es­pa­ña tam­ba­leán­do­se con la aus­te­ri­dad, los ren­di­mien­tos so­be­ra­nos a tra­vés de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea es­ta­ban co­men­zan­do una es­pi­ral as­cen­den­te has­ta ni­ve­les in­sos­te­ni­bles. El co­lap­so de uno u otro país po­dría ha­ber des­en­ca­de­na­do un de­sin­te­gra­ción caó­ti­ca de la zo­na eu­ro», agre­ga.

Sin em­bar­go, una me­ra fra­se cam­bió el rum­bo del área co­mún. Días des­pués de es­ta afir­ma­ción, el BCE creó el me­ca­nis­mo OMT (si­glas Ou­tright Mo­ne­tary Tran­sac­tions) con el que po­día com­prar ac­ti­vos de deu­da pú­bli­ca, prin­ci­pal­men­te de Ita­lia y Es­pa­ña. «Es­to fue su­fi­cien­te pa­ra re­du­cir las ten­sio­nes so­bre es­tos paí­ses», se­ña­la Phi­lip­pe Waech­ter, eco­no­mis­ta je­fe de Na­ti­xis AM.

La sen­ten­cia de Drag­hi se tras­la­dó al sen­ti­mien­to de los in­ver­so­res. El Eu­ro Stoxx, prin­ci­pal ín­di­ce de ren­ta va­ria­ble eu­ro­pea, se re­va­lo­ri­zó un 8 % en tres se­sio­nes. El Ibex 35 se dis­pa­ró un 13 % . «En aquel mo­men­to, los mer­ca­dos le cre­ye­ron. En los úl­ti­mos cin­co años la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na ha he­cho pro­gre­sos en mu­chas áreas», ex­pli­can los eco­no­mis­tas de Gold­man Sachs.

A lo lar­go de los si­guien­tes años, el BCE, co­mo hi­zo an­tes la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) de EE. UU., di­se­ñó una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va sin pre­ce­den­tes. Y que aún no ha nor­ma­li­za­do, con una po­lí­ti­ca de com­pras de ac­ti­vos de has­ta 60.000 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les, que in­clu­yen bo­nos so­be­ra­nos y cor­po­ra­ti­vos; los ti­pos de re­fe­ren­cia al 0 %; y los ti­pos de de­pó­si­to, cla­ve pa­ra el ne­go­cio ban­ca­rio, en el -0,4 %.

Drag­hi abrió la puer­ta al ini­cio del fin de los es­tí­mu­los ha­ce un mes, el 27 de ju­nio en Sin­tra (Por­tu­gal). En una ver­sión muy aca­dé­mi­ca, ha­bló de la ta­sa Nai­ru (ni­vel de des­em­pleo que no ace­le­ra la in­fla­ción), hol­gu­ra eco­nó­mi­ca (bre­cha en­tre pro­duc­ción ac­tual y po­ten­cial) y cur­va de Phi­llips (re­la­cio­na in­fla­ción y em­pleo). El pre­si­den­te del BCE apun­tó a es­tos in­di­ca­do­res pa­ra des­ta­car el for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía y el acer­ca­mien­to al pun­to en el que el cre­ci­mien­to del em­pleo pro­vo­ca­rá ten­sio­nes in­fla­cio­nis­tas. Aun­que no se­ña­ló que es­to va­ya a ocu­rrir de for­ma in­me­dia­ta, fue su­fi­cien­te pa­ra que el mer­ca­do lo in­ter­pre­ta­ra co­mo una se­ñal pa­ra dar la vuel­ta a los es­tí­mu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.