La utó­pi­ca tran­si­ción ener­gé­ti­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Pa­tri­cia Bae­lo

Ni el apa­gón nu­clear ni la «des­car­bo­ni­za­ción» del país pa­re­cen fac­ti­bles Mien­tras, ciu­da­da­nos y em­pre­sas pa­gan más ca­ra la fac­tu­ra de la elec­tri­ci­dad

Tras la ca­tás­tro­fe de la cen­tral ja­po­ne­sa de Fu­kus­hi­ma, en el 2011, el Go­bierno ale­mán pac­tó el cie­rre pro­gre­si­vo de to­das las plan­tas nu­clea­res del país, así co­mo el apa­gón de­fi­ni­ti­vo a más tar­dar en el 2022. Con la re­cien­te fir­ma del Acuer­do Cli­má­ti­co de Pa­rís, el Eje­cu­ti­vo de An­ge­la Mer­kel se ha com­pro­me­ti­do ade­más a «des­car­bo­ni­zar» Ale­ma­nia has­ta el 2050. Pa­ra ello ha apro­ba­do una am­bi­cio­sa agen­da, se­gún la cual tan­to la elec­tri­ci­dad, co­mo el trans­por­te, la ca­le­fac­ción y los pro­ce­sos in­dus­tria­les de­ben ser 100 % ver­des.

«Cuan­do na­ció la ley de las ener­gías re­no­va­bles en el año 2000, el ki­lo­va­tio de las cen­tra­les fo­to­vol­tai­cas cos­ta­ba 46 cén­ti­mos. A día de hoy al­gu­nas pro­du­cen el ki­lo­va­tio por ape­nas 6», se jac­ta Rai­ner Baa­ke, se­cre­ta­rio de Es­ta­do del ra­mo, que está con­ven­ci­do de que la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea cum­pli­rá su ob­je­ti­vo con cre­ces. De he­cho, los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía e In­ves­ti­ga­ción aca­ban de dar el vis­to bueno a una in­yec­ción de 100 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra di­se­ñar in­no­va­do­res pro­yec­tos de apro­vi­sio­na­mien­to sos­te­ni­ble de las ciu­da­des, don­de cal­cu­lan que vi­ven dos ter­cios de la po­bla­ción ale­ma­na y te­nien­do en cuen­ta que los hogares con­su­men más de una cuar­ta par­te de la ener­gía to­tal del país.

Sin em­bar­go, a na­die le ca­be ya du­da de que ni el apa­gón nu­clear ni la «des­car­bo­ni­za­ción» com­ple­ta de Ale­ma­nia son fac­ti­bles, co­mo em­pie­zan a re­co­no­cer in­clu­so las pro­pias au­to­ri­da­des. En una en­tre­vis­ta re­cien­te con la re­vis­ta Mer­kur, el di­rec­tor de la ges­tión de ser­vi­cios de Fürs­ten­feld­bruck con­fie­sa que, aun­que el mu­ni­ci­pio con­su­me des­de ha­ce po­co ener­gía lim­pia, so­lo el 16,6 % es de pro­duc­ción pro­pia. «Si la com­bi­na­mos con la que ge­ne­ran las em­pre­sas pri­va­das, lle­ga­mos al 40 %», ex­pli­ca Enno Stef­fens. Ni si­quie­ra cua­dru­pli­can­do la eó­li­ca, el país ten­dría su­fi­cien­te pa­ra «des­car­bo­ni­zar­se», se­gún un do­cu­men­to del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

Un de­ba­te en el que los ciu­da­da­nos de a pie ni en­tran, pues su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es pa­gar a fi­nal de mes la fac­tu­ra de la elec­tri­ci­dad, que se ha en­ca­re­ci­do en los úl­ti­mos años de­bi­do al im­pues­to pa­ra el apa­gón nu­clear. Una ta­sa que su­po­ne un in­cre­men­to de has­ta 6,88 cén­ti­mos de eu­ro por cada ki­lo­va­tio con­su­mi­do, y que fue crea­da por el Go­bierno pa­ra re­mu­ne­rar a los con­sor­cios in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pro­duz­can, que siem­pre de­pen­de­rá de que bri­lle el sol y so­ple el vien­to. So­lo en lo que va de año, los ale­ma­nes han des­em­bol­sa­do 14.000 mi­llo­nes de eu­ros, y en el ca­so de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas la ci­fra pue­de al­can­zar los seis dí­gi­tos.

Así, una hu­mil­de pa­na­de­ría des­ti­na más de 15.000 eu­ros anua­les a las eléc­tri­cas por un con­su­mo que ron­da los 220.000 ki­lo­va­tios, mien­tras que una con 200 em­plea­dos y una vein­te­na de lo­ca­les pa­ga hoy ca­si 90.000, fren­te a los 5.000 de ha­ce una dé­ca­da. La pre­sión se de­ja no­tar en to­dos los sec­to­res. Por eso, la Fe­de­ra­ción Ale­ma­na de Ar­te­sa­nos (ZDH) aca­ba de pu­bli­car un do­cu­men­to de diez pá­gi­nas pu­bli­ca­do por Die Welt, en el que exi­ge que sea el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas el que co­rra con los gas­tos. De esa for­ma, la pro­gre­sión tri­bu­ta­ria evi­ta­ría una dis­tri­bu­ción de­sigual de la car­ga, que «aho­ra re­cae en los hogares y las em­pre­sas me­dios».

Pa­ra­le­la­men­te, los gran­des con­sor­cios ener­gé­ti­cos se ano­ta­ron un tan­to el pa­sa­do 7 de ju­nio, cuan­do el TC ale­mán de­cla­ró ile­gal el im­pues­to con el que el Eje­cu­ti­vo gra­vó los ele­men­tos com­bus­ti­bles usa­dos por las cen­tra­les nu­clea­res en­tre el 2011 y el 2016 y que le re­por­tó un to­tal de 6.285 mi­llo­nes de eu­ros. Qui­zás por ello, las cin­co com­pa­ñías con plan­tas ató­mi­cas ac­ce­die­ron el 26 de ju­nio a fir­mar un con­tra­to con el Go­bierno pa­ra re­par­tir los cos­tes del apa­gón. Eso sí, so­lo en lo que ata­ñe a la ba­su­ra. Las ar­cas se en­car­ga­rán de los ce­men­te­rios de re­si­duos ra­diac­ti­vos, mien­tras que las eléc­tri­cas abo­na­ron unos 24.000 mi­llo­nes a un nue­vo fon­do crea­do a esos efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.