ECO­NO­MÍA CIR­CU­LAR: HA­CER DEL RE­SI­DUO UN RE­CUR­SO

LA TRAN­SI­CIÓN HA­CIA UN NUE­VO MO­DE­LO ECO­NÓ­MI­CO ES­TÁ EN MAR­CHA. MI­LES DE EM­PLEOS Y BE­NE­FI­CIOS EM­PRE­SA­RIA­LES SUS­TEN­TAN EL PRO­CE­SO PRO­DUC­TI­VO DE RE­UTI­LI­ZAR EN VEZ DE TI­RAR GA­LI­CIA CUEN­TA YA CON VA­RIAS INI­CIA­TI­VAS EM­PREN­DE­DO­RAS QUE DE­MUES­TRAN LA MA­NE­RA DE HA­CE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Lemos

Ad­mi­nis­tra­cio­nes, gran­des com­pa­ñías y en­ti­da­des pri­va­das pro­pug­nan la tran­si­ción a un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co que bus­ca ha­cer del re­si­duo un re­cur­so La Co­mi­sión Eu­ro­pea es­ti­ma que las fir­mas eu­ro­peas po­drían aho­rrar el equi­va­len­te al 8 % de su fac­tu­ra­ción, unos 600.000 mi­llo­nes

Re­pen­sar. Re­di­se­ñar. Re­fa­bri­car. Re­pa­rar. Re­dis­tri­buir. Re­du­cir. Re­uti­li­zar. Re­ci­clar. Re­cu­pe­rar ener­gía. Son las má­xi­mas del con­cep­to mul­ti-r, la ba­se de la eco­no­mía cir­cu­lar, el mo­de­lo de cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble que bus­ca re­du­cir otra r, la de re­si­duo, a la mí­ni­ma ex­pre­sión. Na­da que ver con la eco­no­mía li­neal, don­de to­do se li­mi­ta a pro­du­cir, usar y ti­rar, sin más mi­ra­mien­tos.

«Se ha de­mos­tra­do que no hay su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra sos­te­ner es­te sis­te­ma. Aho­ra mis­mo, el 10 % de la po­bla­ción con­su­me el 80 % de los re­cur­sos y, al rit­mo de cre­ci­mien­to que lle­va­mos, ne­ce­si­ta­ría­mos dos o tres pla­ne­tas pa­ra sos­te­ner­lo. Lo que se les pi­de a los fa­bri­can­tes es que re­pien­sen los pro­duc­tos y que bus­quen la má­xi­ma uti­li­za­ción de los ma­te­ria­les, de for­ma que so­lo se con­si­de­re re­si­duo aque­llo que no se pue­de apro­ve­char de otra ma­ne­ra», ar­gu­men­ta Ana­bel Ro­drí­guez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción pa­ra la Eco­no­mía Cir­cu­lar, una en­ti­dad que bus­ca di­fun­dir las ideas de es­te nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co en Es­pa­ña.

Aun­que las raí­ces teó­ri­cas se re­mon­tan al si­glo pa­sa­do, fue un via­je en bar­co el que aca­bó por po­pu­la­ri­zar esta nue­va fi­lo­so­fía eco­nó­mi­ca. En el 2005, la na­ve­gan­te bri­tá­ni­ca Ellen Ma­cArt­hur, se em­bar­có en una vuel­ta al mun­do a ve­la en la que, con las pro­vi­sio­nes me­di­das has­ta el ex­tre­mo, tu­vo que ti­rar de in­ge­nio pa­ra apro­ve­char y re­uti­li­zar lo que en tie­rra se­rían re­si­duos pa­ra bus­car­les una se­gun­da vi­da y otra uti­li­dad a bor­do. De la ex­pe­rien­cia vi­tal na­ció cin­co años más tar­de una fun­da­ción, que lle­va su nom­bre y en la que se han in­vo­lu­cra­do al­gu­na de las ma­yo­res cor­po­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les, co­mo Goo­gle, Da­no­ne, H&M, Uni­le­ver, Ni­ke, Re­nault y Phi­lips.

Por­que, co­mo ex­pli­ca Xa­vier Ven­ce, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, la tran­si­ción ha­cia la eco­no­mía cir­cu­lar «é un­ha ne­ce­si­da­de eco­ló­xi­ca, pe­ro ta­mén un­ha opor­tu­ni­da­de eco­nó­mi­ca, por­que per­mi­te reapro­vei­tar re­cur­sos aín­da que se­xa ne­ce­sa­rio re­de­se­ñar as ca­deas de pro­du­ción». De he­cho, el gru­po de in­ves­ti­ga­ción que coor­di­na (In­no­va­ción, Cambio Es­tru­tu­ral e Desen­vol­ve­men­to) ha si­do se­lec­cio­na­do jun­to con otros 12 pa­ra par­ti­ci­par en un pro­yec­to eu­ro­peo (R2š) que ana­li­za mo­de­los de ne­go­cio de éxi­to en el campo de la eco­no­mía cir­cu­lar y pa­que­tes de po­lí­ti­cas pa­ra im­pul­sar es­te nue­vo mo­de­lo de cre­ci­mien­to en la Unión Eu­ro­pea.

Y es que en Bruselas se han to­ma­do muy en se­rio la tran­si­ción eco­nó­mi­ca. Ba­jo el tí­tu­lo «Ce­rrar el círcu­lo», la Co­mi­sión Eu­ro­pea apro­bó en di­ciem­bre del 2015 un am­bi­cio­so pa­que­te de me­di­das que bus­ca no so­lo pro­mo­ver un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, sino dar un im­pul­so a la com­pe­ti­ti­vi­dad y a la crea­ción de em­pleo. No en vano, se­gún los cálcu­los que acom­pa­ñan a su in­for­me, las em­pre­sas eu­ro­peas po­drían aho­rrar 600.000 mi­llo­nes de eu­ros (un 8 % de su fac­tu­ra­ción anual) re­du­cien­do la ge­ne­ra­ción de re­si­duos y con me­di­das de di­se­ño eco­ló­gi­co o re­uti­li­za­ción. En Es­pa­ña, ex­pli­ca Ana­bel Ro­drí­guez, «hay cálcu­los que es­ti­man que se po­drían crear has­ta 400.000 nue­vos em­pleos, se­gún un es­tu­dio del Club de Ro­ma». Y esos em­pleos, al con­tra­rio de lo que ocu­rre con el ac­tual mo­de­lo li­neal, don­de se fa­bri­ca en ma­sa y en mu­chos ca­sos a una gran dis­tan­cia del lu­gar de con­su­mo, es­tán más fi­ja­dos al te­rri­to­rio. Que se al­can­cen esas me­tas de aho­rro y de em­pleo de­pen­de­rá, en gran me­di­da, de que se cum­plan los ob­je­ti­vos fi­ja­dos por Bruselas. Y Es­pa­ña no lo tie­ne fá­cil. Por ejem­plo, en­tre las me­tas que se fi­jan pa­ra el 2030 es­tá el li­mi­tar al 10 % el por­cen­ta­je de re­si­duos ur­ba­nos que se pue­den lle­var al ver­te­de­ro. Aun­que hay paí­ses co­mo Aus­tria, Di­na­mar­ca, Sue­cia o Ale­ma­nia que ya cum­plen des­de ha­ce tiem­po, en Es­pa­ña la ta­sa aún su­pera el 50 %, por­que co­mo ex­pli­ca Ro­drí­guez las fa­ci­li­da­des que se dan al ver­ti­do des­in­cen­ti­van su re­duc­ción.

Pa­ra ce­rrar la bre­cha con los paí­ses más avan­za­dos de Eu­ro­pa, la di­rec­to­ra de la Fun­da­ción pa­ra la Eco­no­mía Cir­cu­lar pro­po­ne po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo co­mo un ti­po de IVA re­du­ci­do pa­ra los pro­duc­tos recuperables y la in­clu­sión de los cri­te­rios del nue­vo mo­de­lo en las com­pras pú­bli­cas. «Ha­ce fal­ta pa­sar de las pa­la­bras a los he­chos», re­mar­ca.

En­tre quie­nes ya han da­do ese pa­so es­tán al­gu­nas gran­des em­pre­sas, co­mo In­di­tex, que en su apues­ta por la eco­no­mía cir­cu­lar ha lan­za­do la ini­cia­ti­va Clo­sing the loop, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je de pro­duc­tos tex­ti­les y cal­za­do. Pa­ra ello ha ha­bi­li­ta­do pun­tos de re­co­gi­da en las tien­das pa­ra que los clien­tes pue­dan de­po­si­tar allí las pren­das que ya no usen, de las que pue­den des­ha­cer­se tam­bién en su pro­pia ca­sa, en­tre­gán­do­la al re­par­ti­dor al re­ci­bir un pe­di­do on-li­ne, o en la calle, en al­guno de los ca­si mil con­te­ne­do­res co­lo­ca­dos en co­la­bo­ra­ción con Cá­ri­tas. En to­tal, el año pa­sa­do se re­co­gie­ron más de 7.100 to­ne­la­das de ro­pa. Una par­te, la que es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes, se en­tre­ga a en­ti­da­des so­cia­les pa­ra dar­le un se­gun­do uso. Y la que no ad­mi­te ese des­tino se re­ci­cla pa­ra fa­bri­car nue­vas fi­bras y te­ji­dos.

IN­CEN­TI­VOS

Pe­ro el de In­di­tex es so­lo uno más de los mu­chos ejem­plos de eco­no­mía cir­cu­lar que se es­tán desa­rro­llan­do en Ga­li­cia, aun­que por su ta­ma­ño tie­ne ma­yor vi­si­bi­li­dad. De he­cho, Ven­ce en­tien­de que son las ini­cia­ti­vas de las pe­que­ñas em­pre­sas «as que pre­sio­nan ás gran­des, por­que crean un es­ta­do de opi­nión no mer­ca­do que le­va ás gran­des a ac­tuar, e un pa­so, aín­da que se­xa par­cial, que dea un­ha em­pre­sa do ta­ma­ño de In­di­tex ou H&M en ter­mos cuan­ti­ta­ti­vos re­pre­sen­ta máis que un­ha du­cia de ini­cia­ti­vas pe­que­nas».

Pa­ra es­po­lear la ac­ción de las em­pre­sas ha­ce fal­ta tam­bién ac­ción por par­te de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. En Es­pa­ña, Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co van un pa­so por de­lan­te y ya tie­nen sus pro­pias es­tra­te­gias de eco­no­mía cir­cu­lar, mien­tras la Xun­ta tra­ba­ja en la su­ya. «É im­por­tan­te que Ga­li­cia non es­pe­re máis, por­que aín­da que xa non se­re­mos dos pri­mei­ros non po­de­mos que­dar no va­gón de co­la», ex­pli­ca Ven­ce, que re­cuer­da que «quen non se­xa quen de adap­tar­se aos no­vos es­tán­da­res vai per­der moi­tas opor­tu­ni­da­des».

Los ex­per­tos es­ti­man que, de cum­plir los ob­je­ti­vos fi­ja­dos, Es­pa­ña po­dría crear 400.000 em­pleos vin­cu­la­dos a la eco­no­mía cir­cu­lar

ILUS­TRA­CIÓN MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.