EL CAMBIO DE LA PO­LÍ­TI­CA ECO­NÓ­MI­CA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Profesor de la UDC

El com­pro­mi­so que su­po­ne pa­ra Ga­li­cia la apro­ba­ción, a la vuel­ta del ve­rano, de la Ley de Im­plan­ta­ción Em­pre­sa­rial, por par­te de la Xun­ta, es ana­li­za­da por el profesor Ve­nan­cio Sal­ci­nes. La con­ci­be co­mo un cambio de men­ta­li­dad en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ga­lle­ga y el ar­gu­men­to pa­ra evitar la des­lo­ca­li­za­ción a Por­tu­gal.

De­ma­sia­do tiem­po a la de­fen­si­va. ¿El campo? Pre­ser­var­lo ¿El na­val? Pro­te­ger­lo ¿El em­pleo? Evitar su des­truc­ción. Así cons­trui­mos los ejes de nues­tras po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, a la de­fen­si­va. Y qui­zás por eso nos que­da­mos pla­nos de ideas, y es en que es­te ma­pa men­tal po­co hay que pen­sar, so­lo en ayu­das y más ayu­das pú­bli­cas. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, en un mun­do a la de­fen­si­va, es real­men­te po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria. Re­cau­dar pa­ra que na­da cam­bie. Si hay in­cre­men­tos en la re­cau­da­ción, to­dos fe­li­ces, Si no, el país se res­que­bra­ja por la au­sen­cia del di­ne­ro pú­bli­co que lo suel­da.

Creer en una Ga­li­cia ca­paz de ser pro­ta­go­nis­ta del fu­tu­ro, puer­ta de dos con­ti­nen­tes. Di­rán que es imposible. Pues pien­sen en Is­rael, en Sin­ga­pur o en Fin­lan­dia, co­mo tres ejem­plos de que no es ne­ce­sa­rio ni ser gran­de ni ser cén­tri­co pa­ra te­ner fu­tu­ro. Real­men­te, lo úni­co gran­de que ne­ce­si­ta­mos es el pen­sa­mien­to, pe­ro es­te no se cons­tru­ye sin cues­tio­nar el pre­sen­te. Por eso, me ge­ne­ró sim­pa­tía el pro­yec­to de trans­por­te de pa­sa­je­ros de la con­se­llei­ra Et­hel Váz­quez, o por eso me ge­ne­ra igual de sim­pa­tía la Ley de Im­plan­ta­ción Em­pre­sa­rial que de­fen­de­rá Fran­cis­co Con­de en el Par­la­men­to a la vuel­ta de ve­rano. Al­guien di­rá que es­to es un abrir de bo­ca, y es­ta­ré de acuer­do, pe­ro tam­bién al­gu­nos pen­sa­rán que es­ta­mos an­te un cambio de re­gis­tro men­tal en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la Xun­ta, y en ese ca­so vol­ve­ré a es­tar de acuer­do. El pre­si­den­te Fei­joo es­tá asu­mien­do ries­gos. La ley de Con­de es uno de ellos. To­dos te­ne­mos cla­ro que se es­tá re­dac­tan­do tan­to pa­ra con­ver­tir­nos en po­lo de atrac­ción co­mo pa­ra evitar la des­lo­ca­li­za­ción a la ve­ci­na Por­tu­gal. Por cier­to, ¡có­mo se han pues­to las pi­las nuestros vecinos! En­vi­dia sa­na. Pe­ro creo que tam­bién to­dos te­ne­mos cla­ro que el po­der au­to­nó­mi­co no tie­ne ca­pa­ci­dad le­gis­la­ti­va su­fi­cien­te, es de­cir, ne­ce­si­ta­mos que en Madrid se to­men de­ter­mi­na­das me­di­das, o eso, o la au­to­no­mía de Ga­li­cia es­ta­rá so­la an­te un Por­tu­gal que ac­túa con la le­gi­ti­mi­dad que le su­po­ne ser un Es­ta­do ¿Qué va­mos a ha­cer? Yo, po­ner­me del la­do de Con­de. Se­ré pre­ci­so, po­ner­me de­trás del es­pí­ri­tu de es­te pro­yec­to de ley, cen­tra­do en aba­ra­tar el sue­lo in­dus­trial, re­du­cir la bu­ro­cra­cia y re­ba­jar la fis­ca­li­dad a la in­ver­sión em­pre­sa­rial. Es­tos ejes te­ne­mos que cui­dar­los, y si ma­ña­na los de­fien­den Ana Pon­tón o Xoa­quín Lei­cea­ga, allí es­ta­ré.

Es­ta­mos ha­blan­do de país y es­ta­mos ha­blan­do de que sin la ayu­da del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to no ten­dre­mos la mis­ma fuer­za en sue­lo in­dus­trial, que si no nos apo­ya Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas nun­ca po­dre­mos sa­cu­dir­nos de en­ci­ma una bue­na par­te de la bu­ro­cra­cia ge­ne­ra­da por los pro­ce­di­mien­tos ge­ne­ra­les de la ad­mi­nis­tra­ción, o que si Mon­to­ro si­gue ob­se­sio­na­do con la re­cau­da­ción va­mos a ter­mi­nar cre­yen­do que es un agen­te enemi­go a suel­do de Por­tu­gal.

Es­ta­mos ha­blan­do de aban­do­nar pos­tu­ras de­fen­si­vas, y con­ven­cer­nos, de una vez por to­das, de que el des­tino lo cons­trui­mos no­so­tros y no la San­ta Com­pa­ña. Pe­ro no ol­vi­de­mos que so­mos una par­te de un Es­ta­do, por tan­to, nues­tra po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ha de man­te­ner tres ni­ve­les de diá­lo­go, con in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, con los agen­tes eco­nó­mi­cos de Ga­li­cia y con Madrid. Y pa­ra que ese dia­lo­go sea cohe­ren­te en el tiem­po ne­ce­si­ta­mos man­te­ner­lo, con­ju­gar­lo, usar­lo en po­si­ti­vo pa­ra cons­truir un re­la­to­rio, que ais­la­do de la ini­cia­ti­va par­ti­dis­ta, se cons­tru­ya co­mo una ho­ja de ru­ta co­lec­ti­va. Esta ley bien po­dría es­cri­bir al­gu­nos pá­rra­fos de ese re­la­to­rio eco­nó­mi­co de país, que así sea.

| GUS­TA­VO RIVAS

Ga­li­cia se blin­da pa­ra evitar la des­lo­ca­li­za­ción de em­pre­sas a Por­tu­gal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.