TA­SA RO­SA: AR­TÍCU­LOS UNI­SEX MÁS CA­ROS SI SON PA­RA MU­JER

Al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do que los pro­duc­tos pu­bli­ci­ta­dos pa­ra el gé­ne­ro fe­me­nino pue­den re­sul­tar un 7 % más cos­to­sos que la ver­sión mas­cu­li­na, un fe­nó­meno que se ha bau­ti­za­do con esta cu­rio­sa de­no­mi­na­ción: ta­sa ro­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sa­ra Ca­bre­ro

Ser mu­jer si­gue sien­do si­nó­ni­mo de sa­la­rios más ajus­ta­dos. En el úl­ti­mo in­for­me pu­bli­ca­do por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) so­bre la bre­cha sa­la­rial, se de­mos­tra­ba que las mu­je­res con car­gos eje­cu­ti­vos co­bran un 40 % me­nos que sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes y, den­tro del 1 % de em­plea­dos que más ga­nan, las mu­je­res per­ci­ben has­ta un 55 % me­nos. Pe­ro las de­sigual­da­des no so­lo afec­tan al sa­la­rio. Lle­nar el ca­rro de la com­pra es más ca­ro pa­ra una mu­jer que pa­ra un hom­bre. Al me­nos eso es lo que ase­gu­ran al­gu­nos es­tu­dios re­cien­tes que han pues­to nom­bre a es­te des­fa­se en el pre­cio. La ta­sa ro­sa es un gra­va­men in­vi­si­ble que au­men­ta el pre­cio de las ver­sio­nes fe­me­ni­nas de un mis­mo pro­duc­to. Por ejem­plo, en el mer­ca­do se pue­den en­con­trar pa­que­tes de tres ma­qui­ni­llas de afei­tar pa­ra mu­jer por 7,70 eu­ros, mien­tras que el cos­te de la ver­sión mas­cu­li­na des­cien­de a los 6,40 eu­ros.

La voz de alar­ma la dio la re­vis­ta For­bes, que ha­ce unos años pu­bli­ca­ba un re­vo­lu­cio­na­rio es­tu­dio en el que ase­gu­ra­ba que las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses lle­ga­ban a pa­gar al año 1.300 dó­la­res más que los hom­bres por pro­duc­tos si­mi­la­res. Po­cos me­ses des­pués el co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta fran­cés Geor­get­te Sand re­co­gió el tes­ti­go. Se pu­so ma­nos a la obra pa­ra in­ten­tar des­cu­brir si las pes­qui­sas del se­ma­na­rio eran cier­tas. Y lo que se en­con­tró fue real­men­te des­alen­ta­dor. Con los da­tos so­bre la me­sa, los ex­per­tos de la agru­pa­ción co­men­za­ron a con­tar al mun­do en­te­ro su preo­cu­pan­te teo­ría: las mu­je­res lle­gan a pa­gar un 7 % más por el mis­mo pro­duc­to y hay al­gu­nos en los que la eti­que­ta de la ver­sión fe­me­ni­na pue­de ser in­clu­so un 24 % más ca­ra. Los ejem­plos son in­fi­ni­tos: un ce­pi­llo de dien­tes de co­lor ro­sa pue­de ser unos eu­ros su­pe­rior a uno azul, un des­odo­ran­te o un cham­pú que en la eti­que­ta ase­gu­ra ser pa­ra mu­je­res tie­ne un cos­te mas al­to que el mis­mo anun­cia­do pa­ra hom­bres o ser­vi­cios de pe­lu­que­ría que tam­bién su­po­nen una in­ver­sión ma­yor pa­ra un gé­ne­ro que pa­ra otro... Pe­ro las di­fe­ren­cias no se aca­ban ahí.

Des­pués de que Geor­get­te Sand hi­cie­ra pú­bli­cos sus re­sul­ta­dos, mu­chos ciu­da­da­nos se han acer­ca­do has­ta el su­per­mer­ca­do pa­ra ini­ciar su pe­cu­liar in­ves­ti­ga­ción. La ta­sa ro­sa afec- ta a pro­duc­tos tan dis­pa­res co­mo bo­lí­gra­fos, per­fu­mes o in­clu­so ob­je­tos pen­sa­dos pa­ra los más pe­que­ños co­mo bi­be­ro­nes o chu­pe­tes.

Pa­re­ce que el men­sa­je lo­gró una re­per­cu­sión ma­yor de la es­pe­ra­da, por­que des­pués de que Geor­get­te Sand con­cien­cia­ra a la po­bla­ción de cuál era la reali­dad, el Go­bierno fran­cés pro­me­tía re­fle­xio­nar so­bre los re­sul­ta­dos y tra­tar de po­ner freno a es­te fe­nó­meno del már­ke­ting.

La ta­sa ro­sa tam­bién ha lle­ga­do a nues­tro país. Se­gún la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res Fa­cua, en Es­pa­ña es al­go com­pli­ca­do en­con­trar pro­duc­tos to­tal­men­te idén­ti­cos en los que tan so­lo va­ríe el tono. Los ex­per­tos de esta aso­cia­ción ase­gu­ran que el cambio en los com­po­nen­tes o el di­se­ño es el prin­ci­pal ar­gu­men­ta­rio con el que cuen­tan las mar­cas pa­ra ar­gu­men­tar esa di­fe­ren­cia de pre­cio.

DE­TRAC­TO­RES

No to­do el mun­do es­tá de acuer­do con la exis­ten­cia de la ta­sa ro­sa. En­tre los de­trac­to­res exis­te un nu­tri­do gru­po que re­pli­can que el tex­til mas­cu­lino es bas­tan­te más gra­vo­so que el fe­me­nino. Las aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas tie­nen al­go que de­cir. El ele­va­do pre­cio de la mo­da mas­cu­li­na tie­ne mu­cho que ver con la me­nor ofer­ta que exis­te en un mer­ca­do cu­ya com­pe­ten­cia es bas­tan­te más re­du­ci­da que la de las mu­je­res.

Sin em­bar­go, de­trás de la ta­sa ro­sa se en­cuen­tran pro­duc­tos prác­ti­ca­men­te exac­tos en los que la úni­ca di­fe­ren­cia es el co­lor, un mar­ca­dor de gé­ne­ro que gra­va el pre­cio final.

El fu­tu­ro no es muy alen­ta­dor. A pe­sar de que la de­nun­cia de For­bes y de Geor­get­te Sand ha con­se­gui­do lle­gar a la po­bla­ción, los go­bier­nos y las mar­cas de dis­tri­bu­ción no pa­re­cen te­ner ur­gen­cia en ata­jar el pro­ble­ma. Nin­gu­na nor­ma in­ter­na­cio­nal cas­ti­ga es­te ti­po de des­equi­li­brios y tam­po­co hay vi­sos de que se pue­da sa­car ade­lan­te nin­gu­na nor­ma in­ter­na­cio­nal que eli­mi­ne es­tas ex­clu­sio­nes ma­qui­lla­das.

MA­RÍA PE­DRE­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.