RE­NUN­CIA A LA HE­REN­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Un pa­rien­te ha fa­lle­ci­do y me ha de­sig­na­do co­mo he­re­de­ro en su tes­ta­men­to. Sin em­bar­go, en la fa­mi­lia te­ne­mos co­no­ci­mien­to de que es­te te­nía deu­das que pre­vi­si­ble­men­te a día de hoy se en­cuen­tren sin pa­gar, y ape­nas no tie­ne nin­gún bien de va­lor. ¿Pue­do re­nun­ciar a la he­ren­cia? En ca­so de ser así, ¿có­mo he de ha­cer­lo?

En efec­to, el he­re­de­ro lla­ma­do a la su­ce­sión pue­de acep­tar, o por el con­tra­rio, re­pu­diar la he­ren­cia, al ser es­tos ac­tos en­te­ra­men­te vo­lun­ta­rios y li­bres, que una vez rea­li­za­dos son irre­vo­ca­bles, sal­vo que con­cu­rran al­gún vi­cio que anu­la­ra el con­sen­ti­mien­to o apa­re­cie­re un tes­ta­men­to des­co­no­ci­do.

El he­re­de­ro de­be­rá re­pu­diar la he­ren­cia de for­ma ex­pre­sa, otor­gan­do pa­ra ello la co­rres­pon­dien­te es­cri­tu­ra pú­bli­ca an­te no­ta­rio, o por es­cri­to pre­sen­ta­do an­te el juez com­pe­ten­te, no sien­do por tan­to vá­li­da una re­nun­cia tá­ci­ta.

Sin em­bar­go, si el he­re­de­ro tu­vie­re deu­das y re­pu­dia­ra una he­ren­cia en per­jui­cio de sus acree­do­res, es­tos po­drán pe­dir al juez que los au­to­ri­ce pa­ra acep­tar­la en nom­bre de aquel, aun­que la acep­ta­ción so­lo apro­ve­cha­ría a

los acree­do­res has­ta cu­brir el im­por­te de sus cré­di­tos, y el ex­ce­so en nin­gún ca­so se ad­ju­di­ca­ría al re­nun­cian­te.

Asi­mis­mo, úni­ca­men­te pue­den re­pu­diar la he­ren­cia las per­so­nas que go­cen de la li­bre dis­po­si­ción de sus bie­nes, de mo­do que los re­pre­sen­tan­tes le­ga­les de me­no­res e in­ca­pa­ces de­be­rán re­ca­bar au­to­ri­za­ción ju­di­cial pa­ra po­der re­nun­ciar en nom­bre de sus tu­te­la­dos a una he­ren­cia.

Al­go que de­be­mos te­ner en cuen­ta es que nues­tro or­de­na­mien­to

ju­rí­di­co no per­mi­te rea­li­zar una re­nun­cia en par­te, a pla­zo, ni con­di­cio­nal­men­te.

El prin­ci­pal efec­to que con­lle­va la re­pu­dia­ción de la he­ren­cia es que el he­re­de­ro no in­gre­sa en su pa­tri­mo­nio bie­nes ni deu­das que co­rres­pon­die­ren al di­fun­to, y la par­te que le co­rres­pon­día en la he­ren­cia acre­ce­rá al res­to de he­re­de­ros.

En ca­so de que el he­re­de­ro lla­ma­do a una he­ren­cia fa­lle­cie­re sin ha­ber­la acep­ta­do o re­pu­dia­do, pa­sa­rá a los su­yos el mis­mo de­re­cho que el te­nía.

Por úl­ti­mo, en el de­re­cho co­mún, la re­nun­cia a la he­ren­cia de una per­so­na vi­va ca­re­ce de va­li­dez, sin em­bar­go, en Ga­li­cia sí exis­te una fi­gu­ra que per­mi­te al he­re­de­ro re­nun­ciar a la he­ren­cia de una per­so­na vi­va, a cambio de los bie­nes con­cre­tos que en vi­da le sean ad­ju­di­ca­dos, sien­do esta ins­ti­tu­ción co­no­ci­da co­mo apar­ta­ción.

En de­fi­ni­ti­va, siem­pre y cuan­do no con­cu­rra al­gu­na de las cau­sas an­te­rior­men­te ex­pues­tas, el he­re­de­ro po­drá re­nun­ciar li­bre­men­te a la he­ren­cia cuan­do así le con­vi­nie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.