La ren­ta­bi­li­dad de los MOOC: ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas y es­tu­dian­tes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Luis Mo­reno Iz­quier­do Luis Mo­reno Iz­quier­do es pro­fe­sor ayu­dan­te doc­tor de la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te . Coor­di­na­dor de la pla­ta­for­ma Uni­MOOC.

El fe­nó­meno MOOC, o de los cur­sos ma­si­vos y abier­tos, ha si­do sin du­da uno de los ele­men­tos que más ha di­na­mi­za­do el de­ba­te so­bre edu­ca­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de su ori­gen en el 2012, uni­ver­si­da­des y pro­fe­so­res se pu­sie­ron de un la­do o de otro en las cues­tio­nes más re­le­van­tes que po­da­mos ima­gi­nar den­tro del mun­do aca­dé­mi­co. Cin­co años des­pués de todo aque­llo, es bueno pre­gun­tar­se de nue­vo si «es­to de los MOOC tie­ne sen­ti­do». La res­pues­ta, por su­pues­to, es sí, pe­ro vea­mos por qué.

A ni­vel de ex­pe­ri­men­ta­ción, aque­llas uni­ver­si­da­des que apos­ta­ron por los MOOC cuen­tan hoy con una ven­ta­ja in­dis­cu­ti­ble para abor­dar la di­gi­ta­li­za­ción de la en­se­ñan­za, cla­ve en la for­ma­ción del si­glo XXI. Los da­tos de­ri­va­dos en te­mas co­mo la me­to­do­lo­gía, la co­mu­ni­ca­ción o la cer­ti­fi­ca­ción pue­den su­po­ner una di­fe­ren­cia cla­ve a la ho­ra de atraer a nue­vos es­tu­dian­tes en un en­torno glo­ba­li­za­do.

Sin em­bar­go, ca­be ad­ver­tir que pe­se a su ca­rác­ter abier­to, pla­ta­for­mas pio­ne­ras co­mo Uda­city o Cour­se­ra bus­can sin des­can­so mo­de­los de ne­go­cio para sos­te­ner sus pro­yec­tos, y que las uni­ver­si­da­des tam­bién es­tán tra­tan­do de ex­plo­tar. Ge­ne­ral­men­te, el ren­di­mien­to eco­nó­mi­co se de­ri­va de la ven­ta de cer­ti­fi­ca­dos. Y es aquí don­de la for­ma­ción abier­ta su­po­ne el de­ba­te más pro­fun­do. Sin en­trar en la su­pues­ta ti­tu­li­tis, no ca­be du­da de que los cer­ti­fi­ca­dos se­gui­rán exis­tien­do, sea en pa­pel, di­gi­ta­les o en for­ma de in­sig­nia para tu por­ta­fo­lio. El ver­da­de­ro fo­co de aten­ción es­tá en sa­ber quién ex­pe­di­rá ese cer­ti­fi­ca­do.

Por­que la edu­ca­ción abier­ta tie­ne dos pa­tas bien di­fe­ren­cia­das: por un la­do, cual­quier per­so­na (es­tu­dian­tes, des­em­plea­dos, quie­nes bus­can pro­mo­cio­nar…) tie­nen ac­ce­so en igua­les con­di­cio­nes a cur­sos so­bre cual­quier ma­te­ria. Es­to abre la po­si­bi­li­dad de un cu­rrícu­lo con co­no­ci­mien­tos muy com­ple­men­ta­rios en­tre sí y que los pro­gra­mas for­ma­ti­vos ce­rra­dos no pue­den igua­lar. Pe­ro en el otro la­do es­tán las ins­ti­tu­cio­nes que crean los cur­sos, que en mu­chos ca­sos cuen­tan cien­tos de mi­les de es­tu­dian­tes. Por ello es ló­gi­co que mu­chas em­pre­sas, más allá de la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, bus­quen ex­plo­tar es­tas ci­fras en cues­tio­nes de co­mu­ni­ca­ción y pres­ti­gio, co­mo las actuaciones rea­li­za­das por Goo­gle (már­ke­ting) o IBM (Big Da­ta).

An­te es­to, las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de­ben se­guir ex­pe­ri­men­tan­do para sa­car el ma­yor pro­ve­cho a es­ta for­ma­ción. Sus cer­ti­fi­ca­dos si­guen sien­do los más pres­ti­gio­sos, y cuen­tan con la ma­te­ria pri­ma más va­lio­sa (pro­fe­so­res) para li­de­rar el cam­bio ha­cia la edu­ca­ción del fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.