Ga­nar es­pa­cio fis­cal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

En­tre las mu­chas cosas que he­mos apren­di­do —o sen­ci­lla­men­te, re­cor­da­do— so­bre la eco­no­mía en los úl­ti­mos y di­fí­ci­les años fi­gu­ra el que las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas exis­ten para ser uti­li­za­das. Es­to, que no de­ja de ser una sim­ple­za, fue sin em­bar­go ig­no­ra­do du­ran­te mu­cho tiem­po por lo que res­pec­ta a la po­lí­ti­ca fis­cal, con­de­na­da a un pa­pel re­le­ga­do y de­fen­di­da por la ma­yo­ría so­la­men­te cuan­do se de­fi­nía co­mo neu­tra. Pe­ro lo que en épo­ca de ex­pan­sión no te­nía ma­yo­res con­se­cuen­cias, se con­vir­tió a par­tir del 2010 en una tram­pa mor­tal. Si ima­gi­na­mos la mar­cha de la eco­no­mía co­mo un avión con dos mo­to­res, uno prin­ci­pal pro­ta­go­ni­za­do por el sec­tor pri­va­do, y otro au­xi­liar de ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, es­tan­do el pri­me­ro de ellos ma­ni­fies­ta­men­te gri­pa­do, la peor de las ideas era in­sis­tir en pa­rar com­ple­ta­men­te el se­gun­do mo­tor… Que fue exac­ta­men­te lo que se hi­zo, so­bre todo en Eu­ro­pa.

Las gra­ves con­se­cuen­cias de ese error pron­to sal­ta­ron a la vis­ta. No es ex­tra­ño, por tan­to, que al­gu­nos de los prin­ci­pa­les de­fen­so­res de la an­ti­gua vi­sión mo­di­fi­ca­ran sus­tan­cial­men­te su po­si­ción en el pa­sa­do re­cien­te. Es el ca­so del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, cu­yos prin­ci­pa­les eco­no­mis­tas co­men­za­ron a in­sis­tir en la «ne­ce­si­dad in­elu­di­ble de ga­nar es­pa­cio fis­cal». Por tal co­sa en­tien­de ese or­ga­nis­mo «la ob­ten­ción de un mar­gen de ma­nio­bra den­tro del pre­su­pues­to que per­mi­ta pro­por­cio­nar re­cur­sos sin com­pro­me­ter la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca ni la sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra». A pe­sar de lo in­con­cre­to de esa de­fi­ni­ción, lo in­tere­san­te es que se adi­vi­na en ella una pre­ten­sión de otor­gar a la po­lí­ti­ca fis­cal un pa­pel ac­ti­vo, an­tes au­sen­te.

En reali­dad, en todo es­to no hay ma­yor no­ve­dad, pues en el fon­do re­mi­te a ar­gu­men­tos co­no­ci­dos des­de ha­ce mu­cho tiem­po: por ejem­plo, de un mo­do sin­gu­lar, des­de que ha­ce casi no­ven­ta años un gru­po de eco­no­mis­tas sue­cos co­men­zó a ha­blar de un pre­su­pues­to cí­cli­co, mu­chos eco­no­mis­tas han de­fen­di­do la idea de que la ac­ti­vi­dad fis­cal del Es­ta­do se ha de dis­po­ner ajus­tán­do­se a las fa­ses del ci­clo eco­nó­mi­co. En las fa­ses de ex­pan­sión se han de acu­mu­lar su­pe­rá­vits que per­mi­tan lue­go, en las con­trac­cio­nes, sal­dar con dé­fi­cit con el fin de ani­mar la reac­ti­va­ción. Con ello, el ob­je­ti­vo de equi­li­brio en las cuen­tas pú­bli­cas se ob­ten­dría en la pers­pec­ti­va que más in­tere­sa, la del lar­go pla­zo. Esa se­ría la for­ma más se­gu­ra de ob­te­ner y uti­li­zar es­pa­cios fis­ca­les.

En los úl­ti­mos años, ve­mos que ca­da vez más au­to­res y or­ga­nis­mos in­sis­ten en do­tar a los pre­su­pues­tos pú­bli­cos de esa ca­rac­te­rís­ti­ca an­ti­cí­cli­ca. In­clu­so en la eu­ro­zo­na se pro­po­ne fle­xi­bi­li­zar las re­glas fis­ca­les vi­gen­tes, adap­tán­do­las a las pers­pec­ti­vas del ci­clo eco­nó­mi­co: es bas­tan­te pro­ba­ble que a par­tir del oto­ño se em­pie­cen a avan­zar al­gu­nas pro­pues­tas en esa di­rec­ción. Cla­ro que, a la ho­ra de con­cre­tar, pue­den apa­re­cer al­gu­nas di­fi­cul­ta­des, co­men­zan­do por aco­tar con cla­ri­dad la pro­pia idea de ci­clo. Por­que una co­sa es el ci­clo nor­mal de los ne­go­cios —fa­ses re­la­ti­va­men­te cor­tas y por lo ge­ne­ral sua­ves— y otra un ci­clo fi­nan­cie­ro, que es so­bre lo que aho­ra ca­bal­ga­mos, con fa­ses mu­cho más pro­nun­cia­das y de du­ra­ción muy su­pe­rior. Es evi­den­te que la adap­ta­ción de las po­lí­ti­cas fis­ca­les a es­tos úl­ti­mos re­sul­ta mu­cho más pro­ble­má­ti­ca que a los pri­me­ros.

En todo ca­so, la muy sen­ci­lla idea de ad­qui­rir y usar es­pa­cios fis­ca­les re­pre­sen­ta un avan­ce apre­cia­ble fren­te a las ti­mo­ra­tas (y po­ten­cial­men­te suicidas) no­cio­nes pre­su­pues­ta­rias vi­gen­tes ha­ce no mu­cho tiem­po.

| STEP­HEN JAFFE

Los res­pon­sa­bles del FMI han ma­ti­za­do su dis­cur­so so­bre las po­lí­ti­cas fis­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.