IN­TI­MI­DAD Y CON­TROL DEL CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

Me han co­men­ta­do que la empresa pue­de ac­ce­der a mis co­rreos elec­tró­ni­cos, a las pá­gi­nas web que he vi­si­ta­do y al re­gis­tro de lla­ma­das que he rea­li­za­do. En nin­gún mo­men­to nos han co­mu­ni­ca­do que es­tén con­tro­lan­do el uso que ha­ce­mos de di­chos me­dios, ¿No se

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS. www.caruncho-to­me-judel.es

Efec­ti­va­men­te, un re­cien­te pro­nun­cia­mien­to del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos de­ter­mi­na que el ma­tiz fun­da­men­tal re­si­de en la pre­via co­mu­ni­ca­ción por par­te de la empresa a los tra­ba­ja­do­res, con­for­me se es­tá mo­ni­to­ri­zan­do su ac­ti­vi­dad y el uso que ha­cen de los me­dios pues­tos a dis­po­si­ción. Pe­ro, ma­ti­za el re­fe­ri­do tri­bu­nal, no to­do va­le.

En el ca­so ob­je­to de aná­li­sis ju­rí­di­co, el de­ba­te se res­trin­gió a la in­ter­pre­ta­ción que se de­be dar al ar­tícu­lo 8 del Con­ve­nio Eu­ro­peo pa­ra la Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos y de las Li­ber­ta­des Fun­da­men­ta­les, so­bre el de­re­cho al res­pe­to a la vi­da pri­va­da y fa­mi­liar, pues­to en re­la­ción con el de­re­cho de los ad­mi­nis­tra­do­res a ga­ran­ti­zar el buen fun­cio­na­mien­to de la empresa.

La con­clu­sión es que no so­lo de­be exis­tir una co­mu­ni­ca­ción pre­via a los em­plea­dos de que se es­tá con­tro­lan­do el uso que rea­li­zan de los re­cur­sos de la empresa, sino que, tam­bién, de­be ha­ber un jus­to ba­lan­ce en­tre di­cho in­te­rés em­pre­sa­rial y la pro­tec­ción que se de­be dar al de­re­cho a que se res­pe­te la vi­da pri­va­da y la co­rres­pon­den­cia de los tra­ba­ja­do­res. Y es­to por­que no se pue­de pre­ten­der que las ins­truc­cio­nes del em­plea­dor re­duz­can la vi­da pri­va­da so­cial en el cen­tro de tra­ba­jo a cero.

En de­fi­ni­ti­va, no to­do va­le, no lle­ga con la me­ra co­mu­ni­ca­ción pre­via. No se pue­de pre­ten­der un con­trol que ex­ce­da los lí­mi­tes de lo que po­de­mos en­ten­der co­mo nor­mal, es­cu­dán­do­se en el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la empresa y la op­ti­mi­za­ción de los re­cur­sos pues­tos a dis­po­si­ción de los tra­ba­ja­do­res, a tra­vés del cual se atra­vie­se la fron­te­ra y se aten­te con­tra de­re­chos fun­da­men­ta­les.

Pa­ra el ca­so con­cre­to que nos plan­tea en su con­sul­ta, si el em­plea­dor no ha co­mu­ni­ca­do que es­tá rea­li­zan­do un con­trol del uso de los re­cur­sos que la empresa po­ne a dis­po­si­ción de los tra­ba­ja­do­res, en con­cre­to la ac­ti­vi­dad ejer­ci­da con res­pec­to a co­rreo elec­tró­ni­co y te­lé­fono cor­po­ra­ti­vos, no ca­bría, en nin­gún ca­so, la adopción de me­di­das con­tra us­ted. Y, aún ha­bien­do si­do avi­sa­do, si di­cho con­trol ex­ce­de la pro­por­cio­na­li­dad en­tre lo que se pre­ten­de por par­te de la empresa y la in­tro­mi­sión en la vi­da pri­va­da de los tra­ba­ja­do­res por un uso de di­chos re­cur­sos que pue­da ser ca­ta­lo­ga­do co­mo ra­zo­na­ble, tam­po­co po­drían to­mar me­di­das dis­ci­pli­na­rias con­tra us­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.