Los cén­ti­mos, des­apa­re­ci­dos

La es­ca­sez de mo­ne­das de eu­ro de po­co va­lor en el país obli­ga­rá al co­mer­cio a re­don­dear y en­ca­re­cer sus pro­duc­tos Las au­to­ri­da­des in­ves­ti­gan las cau­sas del des­abas­te­ci­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Cris­ti­na Por­tei­ro Bru­se­las

En los su­per­mer­ca­dos, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes, tien­das y has­ta en las can­ti­nas de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas en Bél­gi­ca fal­tan mo­ne­das. Las pe­que­ñas pie­zas ro­sa­das de 1 y 2 cén­ti­mos se han eva­po­ra­do. Las au­to­ri­da­des lle­van me­ses si­guien­do su ras­tro, pe­ro se des­co­no­ce el pa­ra­de­ro exac­to de va­rios cen­te­na­res de mi­les de ellas. Las sos­pe­chas apun­tan en una di­rec­ción cla­ra: las hu­chas de los ciu­da­da­nos bel­gas. Su se­cues­tro es­tá pro­vo­can­do se­rias per­tur­ba­cio­nes en el co­mer­cio diario.

Los sín­to­mas co­men­za­ron el pa­sa­do mes de ju­lio, cuan­do los co­mer­cian­tes em­pe­za­ron a te­ner pro­ble­mas pa­ra po­der de­vol­ver el cam­bio a sus clien­tes. «¿No ten­drás tres cén­ti­mos?», pre­gun­tan en tono de sú­pli­ca los tra­ba­ja­do­res en el co­me­dor de la Co­mi­sión. Has­ta aquí ha lle­ga­do la es­ca­sez. «Es ver­dad que exis­te una ca­ren­cia, pe­ro ese dé­fi­cit no es nues­tra cul­pa, el Go­bierno fe­de­ral ha de­ci­di­do que nin­gu­na pie­za de uno o dos cén­ti­mos se­rá acu­ña­da por el mo­men­to y de­be­mos acep­tar­lo», ad­mi­tió es­ta se­ma­na el por­ta­voz del Ser­vi­cio Pú­bli­co de Fi­nan­zas, Fran­cis Adyns.

Los bel­gas han pe­di­do una au­to­ri­za­ción pa­ra acu­ñar más mo­ne­das, pe­ro el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) les ha di­cho es­ta vez que se las van a te­ner que arre­glar por­que «ya hay su­fi­cien­tes dis­po­ni­bles». En el país de­be­rían es­tar cir­cu­lan­do unos 860 mi­llo­nes de pie­zas de 1 cén­ti­mo y 770 mi­llo­nes de 2 cén­ti­mos, pe­ro bue­na par­te de la re­me­sa es­tá in­cau­ta­da en los ho­ga­res bel­gas.

El equi­po ca­pi­ta­nea­do por Mario Drag­hi cree que do­par al mer­ca­do con más cén­ti­mos pue­de aca­rrear ries­gos pa­ra la es­ta­bi­li­dad. La UE se nie­ga a au­to­ri­zar la fa­bri­ca­ción de más mo­ne­das y su­gie­re adop­tar me­di­das pa­ra sub­sa­nar su es­ca­sez. A Bél­gi­ca no le ha que­da­do otra op­ción que ex­plo­rar fór­mu­las pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro.

El Go­bierno ba­ra­ja tres al­ter­na­ti­vas po­si­bles pa­ra lo­grar que aflo­ren las mo­ne­das. La pri­me­ra ape­la di­rec­ta­men­te a los ciu­da­da­nos. Se ha plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar una cam­pa­ña «invitando» a los bel­gas a acu­dir en ma­sa a las en­ti­da­des ban­ca­rias pa­ra cam­biar sus mo­ne­das por bi­lle­tes. Fiar la re­so­lu­ción del con­flic­to a la res­pon­sa­bi­li­dad y co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na pue­de no ser la me­jor op­ción. So­bre to­do cuan­do esa co­la­bo­ra­ción tie­ne un pre­cio. Y es que los ban­cos en Bél­gi­ca co­bran una co­mi­sión ca­da vez que se ha­ce un true­que de mo­ne­da. So­lo el Ban­co Na­cio­nal per­mi­te ha­cer es­ta ope­ra­ción de for­ma gra­tui­ta, con un lí­mi­te de cin­co ki­los de mo­ne­das al mes. An­te es­ta dis­yun­ti­va, el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral so­pe­sa una se­gun­da vía: exi­gir a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que apar­quen esa po­lí­ti­ca abu­si­va y de­jen de co­brar a los clien­tes que deseen cam­biar sus cén­ti­mos. La me­di­da po­dría con­tar con la opo­si­ción fron­tal del sec­tor ban­ca­rio, que to­da­vía no ha si­do con­sul­ta­do por las au­to­ri­da­des bel­gas.

An­te la in­cer­ti­dum­bre so­bre la efi­ca­cia de una cam­pa­ña pú­bli­ca o de la efec­ti­vi­dad de for­zar a los ban­cos a arri­mar el hom­bro, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Kris Pee­ters (CD&V), es­tu­dia adop­tar me­di­das le­gis­la­ti­vas pa­ra evi­tar que es­ta ex­tra­ña des­apa­ri­ción de mo­ne­das aca­be es­tran­gu­lan­do el co­mer­cio. El fla­men­co es­tá dis­pues­to a se­guir ade­lan­te con un pro­yec­to de ley que obli­ga­ría a los co­mer­cian­tes a re­don­dear los pre­cios. Ca­de­nas de su­per­mer­ca­do, co­mo la bel­ga Del­hai­ze, se ve­rían for­za­das a su­bir el pre­cio de pro­duc­tos co­mo el que­so ra­ya­do de 1,59 eu­ros a los 1,60 eu­ros. En otros, co­mo el pack de cua­tro re­fres­cos, el re­don­deo be­ne­fi­cia­ría al clien­te (de los 4,32 eu­ros a los 4,30 eu­ros). Los ex­per­tos apun­tan que los pre­cios po­drían su­frir in­cre­men­tos por de­ci­sio­nes co­mer­cia­les orien­ta­das a an­ti­ci­par­se a las ma­nio­bras del Go­bierno. Y por mu­cha pri­sa que le im­pri­man a la pro­pues­ta, la ley no en­tra­ría en vi­gor has­ta prin­ci­pios del 2019, sien­do op­ti­mis­tas. Has­ta que la cri­sis de la cal­de­ri­lla no se so­lu­cio­ne, los bel­gas no po­drán sa­lir de ca­sa sin tar­je­ta.

| A. DEDERT

EL BCE, TA­JAN­TE. El Ban­co Cen­tralEu­ro­peo se ha ne­ga­do de for­ma ro­tun­da a au­to­ri­zar al Go­bierno bel­ga a emi­tir más mo­ne­das de 1 y 2 cén­ti­mos.Sos­tie­ne la au­to­ri­dad fi­nan­cie­ra co­mu­ni­ta­ria que Bél­gi­ca tie­ne las su­fi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.