EN­TRA­MOS EN EL ACE CA­FE

El mí­ti­co bar de ca­rre­te­ra de Lon­dres es ya una fran­qui­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la

El his­tó­ri­co Ace Ca­fe fue cons­trui­do en 1938 co­mo un bar de ca­rre­te­ra, es­pe­cial­men­te pa­ra aten­der a los trans­por­tis­tas. Al es­tar abier­to las 24 ho­ras, pron­to atra­jo a los mo­to­ris­tas. De ahí que, so­lo un año más tar­de, el pro­pie­ta­rio de­ci­die­se abrir un pe­que­ño ser­vi­cio de la­va­do y taller de re­pa­ra­ción.

Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el edi­fi­cio su­frió gra­ves da­ños pe­ro eso no hi­zo que ce­rra­se sus puer­tas. Al con­tra­rio, du­ran­te la pos­gue­rra el ca­fé vol­vió a flo­re­cer de la mano de la mano del rock & roll y la in­dus­tria del mo­tor bri­tá­ni­cos, que es­ta­ban en lo más al­to. Se con­vir­tió así en un lu­gar pa­ra que­dar, co­mer, to­mar una ta­za de té y or­ga­ni­zar via­jes a otros ca­fés si­mi­la­res en la cos­ta bri­tá­ni­ca. Fue­ron tam­bién años en los que el lo­cal se con­vir­tió en la lo­ca­li­za­ción pa­ra The Leat­her Boys, una de las pe­lí­cu­las más fa­mo­sas en Reino Uni­do en la dé­ca­da de los 60, en la que el pro­ta­go­nis­ta es un mo­to­ris­ta gay, rom­pien­do los cá­no­nes del ci­ne de Holly­wood de la épo­ca.

Sin em­bar­go, los cam­bios so­cia­les, el au­men­to pro­gre­si­vo de la red de ca­rre­te­ras y la ex­pan­sión de la in­dus­tria lle­va­ron al cie­rre del Ace Ca­fe ori­gi­nal en 1969, sir­vien­do unos hue­vos fri­tos con pa­ta­tas. En la con­me­mo­ra­ción del 25 aniver­sa­rio del cie­rre del mí­ti­co es­ta­ble­ci­mien­to, Mark Wils­mo­re com­par­tió su de­seo de vol­ver a abrir el lu­gar, man­te­nien­do su as­pec­to y te­nien­do pre­sen­te su his­to­ria.

Unas 12.000 per­so­nas acu­die­ron a la ce­le­bra­ción, con­vir­tién­do­la en una de

« El lo­cal ori­gi­nal ce­rró en 1969 sir­vien­do unos hue­vos fri­tos con pa­ta­tas

las reunio­nes del mo­tor más im­por­tan­tes del país, sien­do su plan re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos.

EN BAR­CE­LO­NA

Des­de su reaper­tu­ra de puer­tas en 1997, el pro­yec­to no ha de­ja­do de cre­cer y ex­ten­der­se a otras ciu­da­des del mun­do co­mo Lu­cer­na (Sui­za), Lah­ti (Fin­lan­dia), Orlando (Es­ta­dos Uni­dos) y Pe­kín (Chi­na). La úl­ti­ma en su­mar­se a la lis­ta es Bar­ce­lo­na, con un lo­cal de 4.700 me­tros cua­dra­dos con un enor­me apar­ca­mien­to.

En Lon­dres ra­ro es el día en el que no hay una que­da­da de mo­te­ros o de co­ches de di­fe­ren­tes mo­de­los y mar­cas. Pa­ra los que quie­ran ir en trans­por­te pú­bli­co, lo me­jor es lle­gar en metro has­ta la es­ta­ción de Sto­ne­brid­ge Park y des­de ahí ca­mi­nar unos mi­nu­tos has­ta en­con­trar­se con el Ace Ca­fe Lon­don.

UN LU­GAR MÍ­TI­CO PA­RA QUE­DAR Si­tua­do en el nor­te de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, cer­ca de Wem­bley, el Ace Ca­fe Lon­don es pa­ra­da fi­ja de cual­quier mo­te­ro au­tén­ti­co que se pre­cie. En sus pa­re­des cuel­gan fo­tos del pa­dre de Paul Tru­de­lle, un ca­na­dien­se que vi­si­tó el ca­fé con su ami­gos en los 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.