UN CO­CHE DE PE­LÍ­CU­LA

UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN DES­CU­BRE QUE EL LAM­BORG­HI­NI MIU­RA P400 PRO­TA­GO­NIS­TA DE UNA DE LAS ES­CE­NAS DE CI­NE MÁS FA­MO­SAS SO­BRE CO­CHES DE TO­DOS LOS TIEM­POS ,Y QUE SE CREÍA DES­APA­RE­CI­DO, TO­DA­VÍA SI­GUE «VI­VO» Y EN PER­FEC­TO ES­TA­DO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Ós­car Aye­rra

En­cuen­tran el Lam­borg­hi­ni Miu­ra que fue arro­ja­do por un ba­rran­co en la es­ce­na ini­cial de «Un tra­ba­jo en Italia».

La es­ce­na se ro­dó ha­ce ca­si 50 años a bor­do de un Lam­borg­hi­ni Miu­ra na­ran­ja co­rrien­do a to­da ve­lo­ci­dad por las re­tor­ci­dos fir­mes de los Al­pes ita­lia­nos, has­ta que se em­po­tra­ba con­tra un bull­do­zer es­ta­cio­na­do de­li­be­ra­da­men­te en un tú­nel. Así em­pe­za­ba la pe­lí­cu­la Un tra­ba­jo en Italia, pro­ta­go­ni­za­da por el ac­tor ingles Mi­chael Cai­ne y que, ade­más de la se­cuen­cia ini­cial, de­ja­ba pa­ra la pos­te­ri­dad otra jo­ya au­to­mo­vi­lís­ti­ca, la mí­ti­ca per­se­cu­ción por la ciu­dad de Tu­rín a bor­do de tres Mi­ni Coo­per. Pa­ra mu­chos, una pe­lí­cu­la de cul­to que to­da­vía hoy se si­gue emi­tien­do al me­nos una vez cada año en In­gla­te­rra.

Vol­vien­do a la pri­me­ra es­ce­na, en el fil­me, el vehícu­lo es des­pe­ña­do por un ba­rran­co, un au­tén­ti­co do­lor pa­ra mu­chos afi­cio­na­dos al mun­do de los clá­si­cos te­nien­do en cuen­ta que es uno de los de­por­ti­vos más va­lo­ra­dos y que­ri­dos de la his­to­ria. Tras la pe­lí­cu­la, a la uni­dad pro­ta­go­nis­ta se le pier­de la pis­ta y no es has­ta el 2015 cuan­do su ac­tual dueño, un em­pre­sa­rio in­glés, de­di­ca­do a la ven­ta y res­tau­ra­ción de vehícu­los clá­si­cos de al­ta ga­ma, sos­pe­cha tras ad­qui­rir­lo que pue­de ser el au­tén­ti­co pro­ta­go­nis­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­co del fil­me ro­da­do en 1968.

LA ES­CE­NA FA­MO­SA

Pa­ra la pe­lí­cu­la, la pro­duc­to­ra Pa­ra­mount Pic­tu­res, al­qui­ló dos Lam­borg­hi­ni a la fá­bri­ca, una uni­dad re­cién sa­li­da de pro­duc­ción y otra ac­ci­den­ta­da y sin mo­tor. Es­ta úl­ti­ma ser­vi­ría pa­ra rea­li­zar las es­ce­nas del si­nies­tro y caí­da por el ba­rran­co; uni­dad que se cree que per­te­ne­ció a un pro­pie­ta­rio ira­ní, quién ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te se­ma­nas an­tes y la fá­bri­ca lo ha­bía re­co­gi­do.

La es­ce­na se ro­dó con el Miu­ra nue­vo en­tre el 27 y el 30 de ju­nio de 1968 en el puer­to de mon­ta­ña del Gran San Ber­nar­do. Eso sí, la mar­ca pu­so una con­di­ción y fue que so­lo po­dría con­du­cir­lo su pro­pio pi­lo­to. Aun­que en las es­ce­nas es el ac­tor ita­liano Ros­sano Braz­zi quién

pa­re­ce lle­var el co­che, real­men­te quien con­du­jo fue el pi­lo­to En­zo Mo­ruz­zi, que en aque­lla épo­ca, an­tes de la en­tre­ga de cada Lam­borg­hi­ni a su pri­mer dueño, se en­car­ga­ba de ve­ri­fi­car du­ran­te va­rios ki­ló­me­tros que to­do fun­cio­na­se co­rrec­ta­men­te y rea­li­zar, ade­más, un pri­mer ro­da­je de asen­ta­mien­to de las pie­zas de mo­tor, al­go esen­cial en aque­lla épo­ca.

¿ES EL AU­TO DE LA PE­LÍ­CU­LA?

Es­ta es la pre­gun­ta del mi­llón, o me­jor di­cho de los dos o tres mi­llo­nes de eu­ros que pue­de su­bir su co­ti­za­ción si se confirman los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción. En 2015 su ac­tual dueño con­tra­ta a va­rios ex­per­tos in­ves­ti­ga­do­res en ar­queo­lo­gía de vehícu­los pa­ra de­mos­trar que es la au­tén­ti­ca uni­dad que for­mó par­te del ro­da­je. El pri­mer pro­ble­ma sur­ge por fal­ta de do­cu­men­ta­ción es­cri­ta: la pro­pia fá­bri­ca Lam­borg­hi­ni no tie­ne cons­tan­cia do­cu­men­tal de que el nú­me­ro de cha­sis que lu­cía, el 3586, fue­se real­men­te el uti­li­za­do en el me­tra­je. Las fá­bri­cas so­lo to­ma­ban cons­tan­cia es­cri­ta a par­tir de la ven­ta.

Por otra par­te, el pi­lo­to que rea­li­za­ba las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la, que to­da­vía si­gue vi­vo, no pue­de co­rro­bo­rar­lo de for­ma pre­ci­sa. Ni si­quie­ra los pro­pios téc­ni­cos que pu­sie­ron las tres cá­ma­ras que lle­va­ba el vehícu­lo re­cor­da­ban con pre­ci­sión los de­ta­lles. Un rom­pe­ca­be­zas com­ple­jo y pa­ra re­sol­ver­lo ha­ría fal­ta al­go más que un sim­ple do­cu­men­to que lo acre­di­ta­se.

LAS HUE­LLAS DAC­TI­LA­RES

El enig­ma se re­sol­vió me­dian­te com­pa­ra­cio­nes en­tre los fo­to­gra­mas de la pe­lí­cu­la y el au­to real. En­con­tra­ron va­rias coin­ci­den­cias ex­te­rio­res, pe­ro po­drían en­ca­jar con otros dos o tres vehícu­los igua­les. Sin em­bar­go, los ex­per­tos lle­ga­ron a la con­clu­sión que era en su in­te­rior don­de po­drían real­men­te ve­ri­fi­car la teo­ría. El cue­ro de los asien­tos y sal­pi­ca­de­ro, rea­li­za­dos com­ple­ta­men­te a mano, se­ría la lla­ve del enig­ma. Los es­pa­cios en­tre cos­tu­ras, las on­du­la­cio­nes del cue­ro, las pe­que­ñas grie­tas o las irre­gu­la­ri­da­des de las per­fo­ra­cio­nes, re­pre­sen­tan en sí mis­mas las hue­llas dac­ti­la­res o mar­cas de na­ci­mien­to, úni­cas e irre­pe­ti­bles. Al­go que fe­liz­men­te pu­die­ron con­fir­mar. Exis­ten las su­fi­cien­tes coin­ci­den­cias pa­ra pre­ci­sar que el in­te­rior per­te­ne­ce al Lam­borg­hi­ni de la pe­lí­cu­la. Sin em­bar­go, la fal­ta de da­tos es­cri­tos y pre­ci­sos de la épo­ca que ve­ri­fi­quen su au­ten­ti­ci­dad de­jan siem­pre al­gún be­ne­fi­cio a la du­da y no to­do el mun­do pue­de es­tar de acuer­do con ello. Pe­ro, mien­tras tan­to, a las prue­bas nos re­mi­ti­mos.

PRI­ME­RAS ES­CE­NAS DE «UN TRA­BA­JO EN ITALIA», RO­DA­DA EN 1968

Con una mú­si­ca re­la­jan­te de fon­do, el vehícu­lo ser­pen­tea por un puer­to de mon­ta­ña has­ta que tie­ne un ac­ci­den­te. Así que­dó el Lam­borg­hi­ni Miu­ra en el fil­me, y des­pués se le per­dió la pis­ta has­ta que 47 años des­pués se ha resuelto el enig­ma.

IAN TYRRELL, EL AC­TUAL DUEÑO DE UN MI­TO DE­POR­TI­VO Y DEL CI­NE

EL Lam­borg­hi­ni Miu­ra lo ad­quie­re en el 2015 en Pa­rís, y ya sos­pe­cha­ba que po­dría ser el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la «Un tra­ba­jo en Italia», pe­ro no te­nía prue­bas reales.

COM­BI­NA­CIÓN EX­TRA­ÑA

So­lo se cons­tru­ye­ron tres uni­da­des con un ex­te­rior na­ran­ja, el sal­pi­ca­de­ro en cue­ro ne­gro y los asien­tos en cue­ro blan­co per­fo­ra­do.

SAL­PI­CA­DE­RO

Las pun­ta­das y cos­tu­ras he­chas a mano en el cue­ro que re­cu­bre el sal­pi­ca­de­ro re­sul­ta­ron ser la cla­ve pa­ra de­tec­tar su pa­sa­do en el ci­ne.

COIN­CI­DEN­CIAS ÚNI­CAS

Los in­ves­ti­ga­do­res rea­li­za­ron una la­bor muy mi­nu­cio­sa ve­ri­fi­can­do cada pun­ta­da, cada cur­va del cue­ro, in­clu­so cada agu­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.