CON­DU­CIR, UN RIES­GO LA­BO­RAL

LOS AC­CI­DEN­TES LA­BO­RA­LES NO SO­LO SE PRO­DU­CEN EN EL CEN­TRO DE TRA­BA­JO. TAM­BIÉN TIE­NEN ESA CON­SI­DE­RA­CIÓN LOS OCU­RRI­DOS DU­RAN­TE EL DES­PLA­ZA­MIEN­TO EN­TRE EL DO­MI­CI­LIO Y EL PUES­TO DE TRA­BA­JO. SON LOS AC­CI­DEN­TES DE TRÁ­FI­CO «IN ITI­NE­RE».

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - SEGURIDAD VIAL - Por José Ma­nuel Pan

En­tre enero y no­viem­bre del año pa­sa­do se pro­du­je­ron en Es­pa­ña 569 ac­ci­den­tes de tra­ba­jo mor­ta­les. Un ter­cio fue­ron ac­ci­den­tes de trá­fi­co, lo que in­di­ca la mag­ni­tud de un pro­ble­ma que has­ta ha­ce muy po­co na­die va­lo­ra­ba des­de la pers­pec­ti­va de la se­gu­ri­dad vial. El cos­te so­cial y eco­nó­mi­co que su­po­ne la pér­di­da de un tra­ba­ja­dor en un ac­ci­den­te es­tá em­pe­zan­do a cam­biar la vi­sión so­bre es­te ti­po de si­nies­tros, pe­ro que­da mu­cho ca­mino por an­dar. «No hay una con­cien­cia de que el ac­ci­den­te de trá­fi­co es un ries­go la­bo­ral», ex­pli­ca Sha­ra Mar­tín, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Pons Se­gu­ri­dad Vial. «In­clu­so, a ni­vel ins­ti­tu­cio­nal, ha­blas con las ad­mi­nis­tra­cio­nes y sí reconocen que hay un pro­ble­ma, pe­ro no se apli­can me­di­das rea­les pa­ra que las em­pre­sas for­men en se­gu­ri­dad vial a sus tra­ba­ja­do­res pa­ra que no ten­gan ac­ci­den­tes yen­do o vi­nien­do del tra­ba­jo», ase­gu­ra.

«IN ITI­NE­RE» Y EN JOR­NA­DA

Den­tro de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les de trá­fi­co, la nor­ma­ti­va dis­tin­gue dos ti­pos: los ocu­rri­dos en jor­na­da o en mi­sión y los que se pro­du­cen in in­ti­ne­re o en tra­yec­to. Los pri­me­ros son los que ge­ne­ral­men­te tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­tas a pro­fe­sio­na­les del trans­por­te y que se pro­du­cen du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral y por mo­ti­vos de tra­ba­jo, co­mo des­pla­za­mien­tos co­mer­cia­les o trans­por­te de mer­can­cías y pa­sa­je­ros. El año pa­sa­do hu­bo 74 ac­ci­den­tes mor­ta­les de ese ti­po en Es­pa­ña (7 en Ga­li­cia).

Los si­nies­tros in iti­ne­re son los que ocu­rren du­ran­te el des­pla­za­mien­to del tra­ba­ja­dor en­tre su do­mi­ci­lio y su pues­to de tra­ba­jo. En el 2017 hu­bo 107 ac­ci­den­tes mor­ta­les en­tre la ca­sa y la ofi­ci­na, 5 en Ga­li­cia.

MÁS FOR­MA­CIÓN VIAL

Es lo que re­cla­man los ex­per­tos. Y pi­den ayu­das pa­ra que las em­pre­sas in­clu­yan la se­gu­ri­dad vial en sus pla­nes de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes. «El 90 % de las em­pre­sas es­pa­ño­las son py­mes y ape­nas ha­cen for­ma­ción por­que eso tie­ne un cos­te eco­nó­mi­co», ad­vier­te Sha­ra Mar­tín, que se­ña­la que en sus es­tu­dios cons­ta­tan que po­co más del 10 % de los tra­ba­ja­do­res re­ci­ben for­ma­ción en se­gu­ri­dad vial en sus em­pre­sas.

FA­TI­GA Y ES­TRÉS

Con­du­cir de ca­sa al tra­ba­jo pue­de ser una ac­ción de ries­go. Lo ex­pli­ca Mar­tín: «En un es­tu­dio que hi­ci­mos, nos lla­mó la aten­ción que la gen­te que tra­ba­ja ad­mi­te que con­du­ce con fa­ti­ga o es­trés más que la me­dia de con­duc­to­res. Eso de­mues­tra que el tra­ba­jo tie­ne unas con­se­cuen­cias psi­co­fí­si­cas que afec­tan a la con­duc­ción».

MAR­COS MÍ­GUEZ

FA­TI­GA Y TEN­SIÓN Con­du­cir en­tre la ca­sa y el tra­ba­jo pue­de ser una ac­ción de ries­go. A la fa­ti­ga del tra­ba­jo se une la ten­sión de la con­duc­ción, a ve­ces con atas­cos y com­pli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.