Un SE­CRE­TO a vo­ces

Holly­wood ha man­te­ni­do du­ran­te más de 20 años si­len­cio so­bre los abu­sos se­xua­les a los que el to­do­po­de­ro­so pro­duc­tor Har­vey Weins­tein so­me­tía a las ac­tri­ces. To­dos lo sa­bían, pe­ro na­die de­cía na­da... has­ta aho­ra.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

FF­lo­ta­ba en el am­bien­te. In­clu­so ha­bía una ma­ne­ra de nom­brar­lo: “cas­ting de so­fá”. El pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, que so­lía re­pe­tir el mis­mo mo­dus ope­ran­di, ci­ta­ba a sus víc­ti­mas en su ha­bi­ta­ción de ho­tel para con­cre­tar al­gu­na cues­tión la­bo­ral y, cuan­do lle­ga­ban, les ha­cía pro­po­sio­nes se­xua­les. A al­gu­nas las asal­ta­ba. Una si­tua­ción de abu­so se pue­de re­cha­zar si se po­seen re­cur­sos para ello. Al­gu­nas de las ac­tri­ces lo hi­cie­ron. Otras no pu­die­ron. Las mu­je­res que han su­fri­do abu­so por par­te de hom­bres po­de­ro­sos y han ce­di­do a sus pre­ten­sio­nes ca­llan por­que sien­ten ver­güen­za. In­clu­so se sien­ten cul­pa­bles de que esos hom­bres las ha­yan deseado. De esa for­ma, se co­lo­can allí don­de ellos quie­ren: co­mo ob­je­to. Vuel­ven con­tra sí mis­mas la ra­bia que deberían sen­tir ha­cia ellos. El aco­sa­dor uti­li­za el se­xo para sen­tir que es su­pe­rior y que po­see el con­trol. La pe­lí­cu­la que Har­vey Weins­tein te­nía en la ca­be­za, y de la que pre­ten­día es­ca­par, era la de un im­po­ten­te. Para sen­tir­se un hom­bre, te­nía que do­mi­nar a la mu­jer con la que es­ta­ba. Esa im­po­ten­cia le lle­va­ba a po­seer­la, lo que im­pli­ca­ba vio­len­tar­la si ella no res­pon­día a su de­man­da. ¿Quién des­ta­pó la tra­ma? El pe­rio­dis­ta Ro­nan Fa­rrow rom­pió la ley del si­len­cio al pu­bli­car en The New Yor­ker un reportaje so­bre los abu­sos de Weins­tein. Ro­nan es el úni­co hi­jo bio­ló­gi­co de Mia Fa­rrow y Woody Allen, por lo que al­gu­nos afir­man que su ar­tícu­lo es una ven­gan­za con­tra el pro­duc­tor, que ayu­dó a Woody Allen cuan­do és­te se en­con­tra­ba in­mer­so en el ca­so de su­pues­tos abu­sos se­xua­les a una de las hi­jas de Mia Fa­rrow. La in­fan­cia de Ro­nan trans­cu­rrió en me­dio de la gue­rra me­diá­ti­ca que li­bra­ban sus pa­dres por es­te asun­to. Des­de los dos años, Ro­nan es­tu­vo en tra­ta­mien­to psi­coa­na­lí­ti­co, en el que se ponen pa­la­bras a lo vi­vi­do y se pue­den ela­bo­rar los trau­mas. Des­de su in­fan­cia, el pe­rio­dis­ta es cons­cien­te de lo im­por­tan­te que es po­ner pa­la­bras a los abu­sos y a las si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas. En una en­tre­vis­ta, afir­mó: “Los me­dios tra­di­cio­na­les y su len­ta evo­lu­ción han co­la­bo­ra­do a la ho­ra de crear una cul­tu­ra de la im­pu­ni­dad y el si­len­cio”. Y pa­re­ce cla­ro que Ro­nan, en lu­gar de co­la­bo­rar con esa cul­tu­ra, es­tá dis­pues­to a de­nun­ciar­la para aca­bar con ella.

Cues­tión de re­cur­sos

¿Por qué hay mu­je­res ca­pa­ces de re­cha­zar los abu­sos y otras no? ¿Por qué hay hom­bres que se en­fren­ta­ron a Weins­tein mien­tras que otros ca­lla­ron? To­do es­to de­pen­de de có­mo se ha­ya ela­bo­ra­do la se­xua­li­dad du­ran­te la in­fan­cia. La ac­triz Ash­ley Judd ha sido una de las pri­me­ras en ha­blar. Ex­pli­có que, cuan­do era jo­ven, Weins­tein la lla­mó para que fue­ra a su ho­tel. La con­du­je­ron a su ha­bi­ta­ción, lo que la sor­pren­dió. Har­vey se ofre­ció a dar­le un ma­sa­je y, cuan­do ella se ne­gó, le pi­dió que ella le die­ra uno a él. Ella se vol­vió a ne­gar y, para sa­lir de allí, se le ocu­rrió de­cir que le da­ría el ma­sa­je cuan­do ga­na­ra el Os­car, a lo que él res­pon­dió: “Cla­ro, cuan­do seas no­mi­na­da”. “No, cuan­do ga­ne un Os­car”, vol­vió a con­tes­tar­le ella. Es lo úni­co que se le ocu­rrió a para zan­jar el te­ma y po­der sa­lir de la ha­bi­ta­ción. Cuan­do le pre­gun­ta­ron en una en­tre­vis­ta có­mo se sen­tía por el ma­ne­jo que hi­zo de la si­tua­ción, la ac­triz con­tes­tó: “¿Que si es­toy or­gu­llo­sa? La par­te de mí que se aver­güen­za di­ce que no. La par­te de mí que en­tien­de los me­ca­nis­mos de la ver­güen­za di­ce: “Es­tu­vis­te ab­so­lu­ta­men­te bri­llan­te. Buen tra­ba­jo, chi­ca, te es­ca­pas­te. Bien he­cho”. Esa es la ma­ne­ra en la que reac­cio­né. Ca­da uno ha­ce lo que pue­de”.

El aco­sa­dor uti­li­za el se­xo para sen­tir que es su­pe­rior y tiene el con­trol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.