Una BARBIE con ve­lo

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com

JA­MÁS JU­GUÉ CON BAR­BIES

de ni­ña, tam­po­co con otras mu­ñe­cas, por­que so­lo me gus­ta­ban los ju­gue­tes de los ni­ños, pe­ro si al­gún día ten­go una nie­ta y quie­re una, se le re­ga­la­ré en­can­ta­da. Cual­quie­ra me­nos una, la nue­va Barbie con ve­lo. E imagino que igual­men­te se ne­ga­rán mi­llo­nes de ma­dres y abue­las en el mundo, in­clui­das mu­chí­si­mas mu­sul­ma­nas. To­das aque­llas que in­ter­pre­tan el ve­lo co­mo lo que es, un sím­bo­lo de dis­cri­mi­na­ción de las mu­je­res, obli­ga­to­rio en al­gu­nas dic­ta­du­ras del mundo, don­de in­clu­so te pue­den de­te­ner si no lo lle­vas, pe­ro que no lo es pa­ra los hom­bres, tan so­lo pa­ra las mu­je­res. Un sím­bo­lo de opre­sión y de su­mi­sión, di­jo del ve­lo la gran so­ció­lo­ga ma­rro­quí Fa­te­ma Mer­nis­si; la con­cep­ción de las mu­je­res co­mo cria­tu­ras se­xua­les cu­yo pe­lo y cuer­po in­ci­tan al de­seo y des­or­den en los es­pa­cios pú­bli­cos, han es­cri­to pe­rio­dis­tas, es­cri­to­ras y ac­ti­vis­tas mu­sul­ma­nas co­mo Yas­min Alib­hai, Has­ra Q. No­ma­ni y Ha­la Ara­fa. To­das asom­bra­das, co­mo yo, de que el pri­mer fe­mi­nis­mo mu­sul­mán fue­ra cla­ra­men­te crí­ti­co del ve­lo y de que al­gu­nas co­rrien­tes fe­mi­nis­tas lo vean aho­ra co­mo me­ro sím­bo­lo cul­tu­ral sin con­no­ta­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias. Así lo des­cri­bía un car­tel con el que me en­con­tré ha­ce unos me­ses en mi uni­ver­si­dad: “Es mi pa­ñue­lo y lo lle­vo co­mo quie­ro”, de­cía, jun­to a las fo­to­gra­fías de dos chi­cos y de dos chi­cas ador­na­dos con di­fe­ren­tes for­mas de pa­ñue­los. Me asom­bró su ma­ni­pu­la­ción, su ig­no­ran­cia de­li­be­ra­da de que los hom­bres no es­tán obli­ga­dos a lle­var­lo, de que no son con­si­de­ra­dos ob­je­tos se­xua­les con­mi­na­dos a es­con­der su pe­lo pa­ra no pro­vo­car a las mu­je­res.

CUAN­DO PIEN­SO

en la enor­me y jus­ti­fi­ca­da gra­ve­dad que otor­ga­mos a esas ideas de que una mu­jer con mi­ni­fal­da es una pro­vo­ca­do­ra, aún me sor­pren­do más de la au­sen­cia de crí­ti­cas a esta mu­ñe­ca. In­clu­so de que tal mu­ñe­ca sea po­si­ble en so­cie­da­des don­de la me­ra ex­pre­sión de que las mu­je­res de­ben vol­ver al ho­gar, por ejem­plo, co­mo pro­cla­mó ha­ce po­co un eu­ro­dipu­tado ex­tre­mis­ta, puede dar lu­gar a una san­ción. Pe­ro na­da ocu­rre cuan­do se ex­pre­sa la con­ve­nien­cia de que ellas se ocul­ten pa­ra no pro­vo­car a los hom­bres. En par­te por­que hay mu­chas mu­je­res avan­za­das en campos di­ver­sos que lo lle­van, co­mo la es­gri­mis­ta olím­pi­ca que ha ins­pi­ra­do es­té­ti­ca­men­te esta Barbie, la es­ta­dou­ni­den­se Ib­tihaj Muham­mad, la pri­me­ra es­gri­mis­ta en com­pe­tir con ve­lo, un du­do­so ho­nor que la ha con­ver­ti­do en la ca­ra de la nue­va mu­ñe­ca. Hay un fon­do po­lí­ti­co en es­tas con­tra­dic­cio­nes, el con­flic­to en­tre al­gu­nas po­si­cio­nes oc­ci­den­ta­les y otras mu­sul­ma­nas, pe­ro creo que hay al­go más, una he­ren­cia de vie­jos pu­ri­ta­nis­mos que tam­bién es fuer­te en nues­tras so­cie­da­des y que nos afec­ta a las pro­pias mu­je­res. Nos pe­lea­mos por el de­re­cho a la mi­ni­fal­da, pe­ro al­gu­nas aún año­ran a la ta­pa­da, ase­xua­da y de­cen­te es­gri­mis­ta ve­la­da.

La mu­ñe­ca ins­pi­ra­da en la es­gri­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ib­tihaj Muham­mad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.