VANESSA MON­FORT

Ha­bla­mos con la au­to­ra de Mu­je­res que com­pran flores, una his­to­ria de amis­tad fe­me­ni­na que se ha con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno edi­to­rial.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por BEA­TRIZ G. MAN­SO Fo­to: NA­NI GUTÍERREZ

Es­cri­bió sus pri­me­ras his­to­rias a los sie­te años, pe­ro so­lo tras una vi­da de­di­ca­da por com­ple­to a su vo­ca­ción le ha lle­ga­do el éxi­to. Vanessa Mon­fort ha ven­di­do más de 50.000 ejem­pla­res de Mu­je­res que com­pras flores, su quin­ta no­ve­la, y gra­cias a ella se ha con­ver­ti­do en una ce­le­bri­dad en el ma­dri­le­ño Ba­rrio de las Le­tras. Sus lec­to­res vi­si­tan ca­si en pe­re­gri­na­ción los lu­ga­res don­de se desa­rro­lla esta his­to­ria de amis­tad en­tre cin­co mu­je­res en­fren­ta­das a la aven­tu­ra co­ti­dia­na que es la conquista de la in­de­pen­den­cia: la cer­ve­ce­ría La Do­lo­res, la ca­lle Huer­tas, con sus ci­tas li­te­ra­rias gra­ba­das en el sue­lo y, por su­pues­to, la flo­ris­te­ría El Jar­dín del Án­gel, don­de se cru­zan los des­ti­nos de las protagonistas. Mu­jer­hoy. ¿Es­pe­ra­ba us­ted el éxi­to que es­tá vi­vien­do? Vanessa Mont­fort. Nun­ca te lo es­pe­ras, tra­ba­jas pa­ra que te lean y si lle­gas a más lec­to­res, más fe­liz eres. Pe­ro no creas que lo he asi­mi­la­do mu­cho: 50.000 li­bros es hoy una bar­ba­ri­dad.

Mu­je­res que com­pran flores es una his­to­ria de amis­tad, pe­ro tam­bién una re­fle­xión so­bre los desafíos de la mu­jer con­tem­po­rá­nea. ¿Qué bus­ca­ba trans­mi­tir? Yo ha­blo mu­cho de re­vo­lu­ción fe­me­ni­na, pa­ra dis­tan­ciar­la de la fe­mi­nis­ta, no por­que re­nie­gue de ella, ni mu­cho me­nos; en­tre otras co­sas, yo no es­ta­ría aquí si no fue­ra por esa re­vo­lu­ción. Pe­ro creo que las mu­je­res de mi ge­ne­ra­ción tie­nen la ne­ce­si­dad de ir un pa­so más allá y bus­car una ca­li­dad de vi­da, su pro­pia sa­tis­fac­ción y su fe­li­ci­dad. Las con­quis­tas lo­gra­das de­ri­van a ve­ces en un es­trés vi­tal y una exi­gen­cia que ha­cen que mu­chas mu­je­res sien­tan que han si­do en­ga­ña­das con la re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta. Pe­ro ese ti­po de co­men­ta­rios se de­be a que siem­pre pa­re­ce que las mu­je­res tu­vié­ra­mos que pa­gar un pea­je por los de­re­chos ad­qui­ri­dos… ¿Có­mo se pro­du­ce esa pre­sión? No quie­res ser bue­na, quie­res ser per­fec­ta; no quie­res es­cri­bir, quie­res ga­nar pre­mios... y te de­jas la vi­da y la piel has­ta que te caes re­don­da pa­ra que na­die te pue­da de­cir que no es­tás a la al­tu­ra. Y en ca­sa igual, una ami­ga mía se co-

gió un buen be­rrin­che por­que no sa­be ha­cer mag­da­le­nas… Tan­tas res­pon­sa­bi­li­da­des nos lle­van a la in­fe­li­ci­dad y a la in­sa­tis­fac­ción más pro­fun­da. Lo que di­ce Vic­to­ria, una de las protagonistas de la no­ve­la, que es in­for­má­ti­ca: las mu­je­res so­mos un soft­wa­re re­vo­lu­cio­na­rio in­ten­tan­do ins­ta­lar­se en un or­de­na­dor ob­so­le­to, que es la so­cie­dad ac­tual. Es­ta­mos en un pro­ce­so de tran­si­ción, eso es to­do; por eso los hom­bres es­tán des­pis­ta­dos y por eso no­so­tras aca­ba­mos me­ren­dan­do una tor­ti­lla de an­sio­lí­ti­cos.

Sus per­so­na­jes son mu­je­res que se quie­ren muy po­co a ellas mis­mas. ¿Ha per­ci­bi­do es­to co­mo un mal en­dé­mi­co? Aun­que su pun­to de par­ti­da sea que­rer­se po­co o una au­to­exi­gen­cia en­fer­mi­za, van en­con­tran­do la for­ma de dar­se re­com­pen­sas y de per­do­nar­se co­sas. In­sis­to, no es lo mis­mo so­ñar los de­re­chos de la mu­jer so­bre el pa­pel y lle­var­los a la le­ga­li­dad, que fue el pri­mer pa­so que pe­lea­ron mu­je­res de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. A no­so­tras nos ha to­ca­do el se­gun­do pa­so: eje­cu­tar­lo y lle­var­lo a la prác­ti­ca. Y no es­tá sien­do fá­cil. ¿Cree en ese po­der te­ra­péu­ti­co del gru­po de ami­gas? Cla­ro, de he­cho hay es­tu­dios al res­pec­to. Luis Ro­jas Mar­cos, psi­quia­tra que ha es­cri­to bas­tan­te so­bre el uni­ver­so fe­me­nino, di­ce que las es­pa­ño­las en­ca­be­za­mos las lis­tas de las más lon­ge­vas del pla­ne­ta por­que ha­bla­mos mu­cho y nos ge­ne­ra­mos una fe­li­ci­dad quí­mi­ca tal (com­pa­ra­ble o ma­yor a la de un or­gas­mo), que ge­ne­ra una pro­tec­ción psi­co­ló­gi­ca y fí­si­ca. Se ha­bla tan­to de la ri­va­li­dad en­tre mu­je­res que te­nía ga­nas de es­cri­bir una his­to­ria so­bre la amis­tad. ¿Y le mo­les­ta la eti­que­ta de li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na? Mu­cho. Me de­ses­pe­ra por lo in­jus­ta. Po­nes la pa­la­bra mu­je­res en el tí­tu­lo y ya te pre­gun­tan si se tra­ta de una no­ve­la pa­ra mu­je­res. Es ab­sur­do. Es co­mo de­cir que Soy un ga­to, de Nat­su­me So­se­ki, es una no­ve­la pa­ra ga­tos. Al­gún crí­ti­co me ha pre­gun­ta­do a qué se de­be es­te cam­bio de re­gis­tro. Y, a ver: mi pri­me­ra no­ve­la re­tra­ta el si­glo XX es­pa­ñol, la se­gun­da es un th­ri­ller, la ter­ce­ra es his­tó­ri­ca… ¿Por qué es aho­ra cuan­do se ha­bla de un cam­bio? El cam­bio for­ma par­te de mi ADN co­mo es­cri­to­ra.

Ma­drid po­dría ser el sex­to pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la. Una aca­ba co­no­cien­do el Ba­rrio de las Le­tras… Ma­drid, igual que Nue­va York o Shang­hái, es una ciu­dad en la que pa­san co­sas. Ade­más, yo ten­go una es­pe­cie de sú­per­po- der: la gen­te que se me sien­ta al la­do ter­mi­na por con­tar­me su vi­da, es al­go ma­ra­vi­llo­so. Por otro la­do, el Ba­rrio de las Le­tras es muy bo­ni­to, cu­na de es­cri­to­res des­de el si­glo XVI, tie­ne una his­to­ria pre­cio­sa, So­lo ima­gi­nar que por sus ca­lle­jas se re­ta­ban Cer­van­tes y Lo­pe de Ve­ga… Pa­ra mí, los lu­ga­res son muy im­por­tan­tes; es muy fá­cil seguir una ru­ta de la geo­gra­fía de mis no­ve­las, al­gu­nas tie­nen in­clu­so su pro­pio ma­pa. ¿Hay al­gu­na otra cons­tan­te en su obra? En to­das mis no­ve­las hay una ob­se­sión por la ca­pa­ci­dad que tie­ne el ser hu­mano de trans­for­mar­se. Me dan mu­cha en­vi­dia esas per­so­nas que son ca­pa­ces de vi­vir mu­chas vi­das en una. Esa teo­ría de la cri­sá­li­da que ten­drá que ver con mi pró­xi­ma no­ve­la. Si las mu­je­res nos dié­ra­mos cuen­ta de nues­tra ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción, nos sen­ti­ría­mos ab­so­lu­ta­men­te in­des­truc­ti­bles. ¿Y us­ted qué cla­se de mu­jer quie­re ser de ma­yor? ¡Yo no quie­ro ser ma­yor! Y ade­más me da mu­cha pe­na mo­rir­me, por­que ten­go mu­chas co­sas que ha­cer. Si vi­vie­ra has­ta los 95 años, ten­go cla­ro que no po­dría ha­cer to­do lo que ten­go pen­dien­te, ne­ce­si­to dos vi­das. La del tiem­po es otra re­vo­lu­ción pen­dien­te… En esta no­ve­la me he har­ta­do de de­cir dos co­sas so­bre las que he re­fle­xio­na­do mu­cho. Una: que lo úni­co que nos apar­ta de la fe­li­ci­dad es el mie­do al cam­bio. Y dos: que vi­vir es una ta­rea ur­gen­te. Pos­ter­gar los de­seos es pe­li­gro­so (“Ya via­ja­ré cuan­do...”; “Ya ten­dré un hi­jo cuan­do…”). Pen­sa­mos que vi­vi­mos en lu­gar de vi­vir. Eso lo ha­ce­mos mu­cho los es­cri­to­res: no­ve­la­mos nues­tra pro­pia vi­da, nos la cree­mos y pen­sa­mos que he­mos vi­vi­do. Es­te gran éxi­to le po­ne el lis­tón al­to pa­ra su pró­xi­ma no­ve­la. ¿Le ge­ne­ra in­se­gu­ri­dad? A mí no me da mie­do la pá­gi­na en blan­co. Me lo pa­so muy bien es­cri­bien­do, no soy una su­fri­do­ra: es­cri­bo des­de que ten­go uso de ra­zón pa­ra en­ten­der lo que me ro­dea. ¿Y qué es­cri­bía a los sie­te años? Pues mi­ra, he en­con­tra­do va­rios cuen­tos so­bre Nue­va York, y yo he es­cri­to dos no­ve­las so­bre Nue­va York. O sea que esa ciu­dad ya for­ma­ba par­te de mi uni­ver­so crea­ti­vo. Mi pa­dre era de allí, pe­ro pa­ra mí era un lu­gar muy ex­tra­ño don­de to­do el mundo era muy ori­gi­nal. Lle­gué a pen­sar que so­la­men­te exis­tía pa­ra mí y en mi ima­gi­na­ción. Eso fue el ger­men de Mi­to­lo­gía de Nue­va York, que es­cri­bí cuan­do te­nía 25 o 30 años. Pe­ro, de pe­que­ña, yo me au­to­edi­ta­ba li­bros: ha­cía una por­ta­da, po­nía di­bu­ji­tos, los co­sía y se los re­ga­la­ba a al­guien de mi fa­mi­lia. Ya te­nía la in­dus­tria edi­to­rial me­ti­da en la ca­be­za des­de que era ni­ña. La li­te­ra­tu­ra era mi ju­gue­te y lo si­gue sien­do. No le ten­go mie­do. Me asus­tan otras co­sas, pe­ro no lo li­te­ra­rio. Aván­ce­nos al­go so­bre ese nue­vo tra­ba­jo… Sal­drá el año que vie­ne y ha­bla so­bre la an­sie­dad de vi­vir en las gran­des ciu­da­des. Se ar­ma, de nue­vo, en torno a una amis­tad fe­me­ni­na en la ciu­dad de Ma­drid. Es un ca­so real de una per­so­na que me con­tó una his­to­ria fas­ci­nan­te en un avión.

“Te de­jas la vi­da y la piel pa­ra que na­die te pue­da de­cir que no es­tás a la al­tu­ra”.

Mu­je­res que com­pran flores (Pla­za & Ja­nés) lleva sie­te edi­cio­nes y se­rá tra­du­ci­da al in­glés y al ale­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.