TO­DO POR LOS NI­ÑOS

Se de­fi­ne co­mo “rea­lis­ta, pe­ro op­ti­mis­ta” y cree en la ca­pa­ci­dad de la po­lí­ti­ca, pe­ro tam­bién en la de ca­da uno de no­so­tros, pa­ra cam­biar la si­tua­ción de los me­no­res más des­pro­te­gi­dos. Aun­que al­gu­nos so­lo la re­cuer­dan por aquel sel­fie jun­to a Oba­ma en el

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ Fo­tos: AN­TÓN GOI­RI

Helle Thor­ningsch­midt ha pa­sa­do de li­diar con cri­sis po­lí­ti­cas y re­unir­se con je­fes de Es­ta­do a via­jar por to­do el mundo pro­te­gien­do y de­fen­dien­do a los ni­ños más vul­ne­ra­bles. Un gi­ro de 180 gra­dos que pa­re­ce ha­ber sen­ta­do muy bien a la ex­pri­me­ra mi­nis­tra de Di­na­mar­ca. Thorning-sch­midt de­ci­dió aban­do­nar una ca­rre­ra po­lí­ti­ca de mas de dos dé­ca­das des­pués de una legislatura al fren­te del Go­bierno da­nés y tras no ha­ber po­di­do re­va­li­dar su car­go, pe­se a ser la can­di­da­ta más vo­ta­da en las elec­cio­nes de 2015. Ella ase­gu­ra que no se arre­pien­te de ha­ber di­cho adiós a la po­lí­ti­ca. Y me­nos des­de que, ha­ce año y me­dio, le pro­pu­sie­ron li­de­rar Sa­ve the Chil­dren, la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal de­di­ca­da a la in­fan­cia en la que tra­ba­jan 25.000 per­so­nas en más de 120 paí­ses. Aho­ra con­ta­gia en­tu­sias­mo cuan­do cuen­ta que, gra­cias al es­fuer­zo de mu­chos, es­tán lo­gran­do me­jo­rar las vi­das de más de 55 mi­llo­nes de ni­ños. Di­cen quie­nes la co­no­cen que es in­ca­paz de no com­pro­me­ter­se con lo que ha­ce y que asu­mir nue­vos re­tos nun­ca le ha asus­ta­do. Qui­zá por eso fue la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el car­go de pri­me­ra mi­nis­tra de su país, en­fren­tán­do­se al tem­po­ral de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Dos da­tos que de­be­rían bas­tar pa­ra que su nom­bre so­na­ra más allá de Di­na­mar­ca. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos era una to­tal des­co­no­ci­da has­ta aquel fa­mo­so sel­fie que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Ba­rack Oba­ma y Da­vid Ca­me­ron. Aque­lla fo­to de los tres man­da­ta­rios po­san­do de­sen­fa­da­dos en el ho­me­na­je a Nel­son Man­de­la dio la vuel­ta al mundo ba­jo ti­tu­la­res que ta­cha­ban a los po­lí­ti­cos de fri­vo­li­dad. La pro­pia Thorning-

Sch­midt tu­vo que de­fen­der­se ex­pli­can­do que la fo­to so­lo mos­tra­ba que los je­fes de Go­bierno “so­mos per­so­nas nor­ma­les”. La na­tu­ra­li­dad con la que zan­jó la po­lé­mi­ca es la mis­ma que mues­tra cuan­do se pre­sen­ta con una gran son­ri­sa y un sa­lu­do ama­ble que, de in­me­dia­to, ha­cen sen­tir có­mo­do al in­ter­lo­cu­tor. Pe­ro que su as­pec­to dul­ce no lle­ve a equí­vo­cos: Helle Thorning-sch­midt di­ce con ro­tun­di­dad lo que pien­sa. Por ejem­plo, que ce­rra­mos los ojos an­te las reali­da­des que nos re­sul­tan du­ras. Ella pre­fie­re en­fren­tar­se a los pro­ble­mas con­ven­ci­da de que otro mundo es po­si­ble.

Mu­jer­hoy. ¿Có­mo lleva el cam­bio de la po­lí­ti­ca a una ONG? Helle Thorning-sch­midt. En cier­to sen­ti­do, es­te tra­ba­jo tie­ne una pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca, por­que se tra­ta de in­ten­tar cam­biar la vi­da de la gen­te. Pe­ro, ade­más aho­ra, al ser par­te de Sa­ve the Chil­dren, pue­do com­pro­bar el im­pac­to del tra­ba­jo que ha­go. Si qui­sie­ra, po­dría con­tar a cuán­tos ni­ños les he­mos da­do de co­mer hoy, a cuán­tos les he­mos pres­ta­do ser­vi­cios de ayu­da, cuán­tos han po­di­do ac­ce­der a la edu­ca­ción... Es­toy con­ven­ci­da de que po­de­mos cam­biar la vi­da de mu­chos ni­ños. Y tam­bién de que to­dos po­de­mos for­mar par­te de ese cam­bio. ¿Tam­bién no­so­tros, des­de nues­tras ca­sas? Por su­pues­to. Me he en­con­tra­do con mu­cha gen­te que di­ce que se sien­te im­po­ten­te cuan­do ve a ni­ños su­frien­do en Ye­men, a me­no­res ham­brien­tos en Áfri­ca o a ni­ños rohing­ya en una si­tua­ción dra­má­ti­ca en la fron­te­ra en­tre Myan­mar y Ban­gla­desh. A ve­ces, la reali­dad es tan du­ra que no la so­por­ta­mos y ce­rra­mos los ojos. Por eso, pi­do dos co­sas: la pri­me­ra, re­cor­dar que hay ni­ños su­frien­do en mu­chas par­tes del mundo; la se­gun­da, con­ven­cer­nos de que po­de­mos cam­biar las co­sas y ha­cer de es­te mundo un lu­gar me­jor an­tes de des­pe­dir­nos de él. Po­de­mos for­mar par­te de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Sa­ve the Chil­dren u otras pa­ra cam­biar el mundo. Po­de­mos ha­cer al­go.

Una de las cri­sis en las que es­tán tra­ba­jan­do con más in­ten­si­dad es la de los rohing­ya. La si­tua­ción es muy gra­ve. En el úl­ti­mo mes, más de me­dio mi­llón de per­so­nas han lle­ga­do des­de Myan­mar a las fron­te­ras de Ban­gla­desh; y de esas per­so­nas, al­re­de­dor de 300.000 son ni­ños. Es­ta­mos tra­ba­jan­do so­bre el te­rreno tra­tan­do de ayu­dar al Go­bierno de Ban­gla­desh, en­tre­gan­do co­mi­da y bus­can­do me­no­res no acom­pa­ña­dos, que son los más vul­ne­ra­bles. Si no los en­con­tra­mos, son pre­sa fá­cil pa­ra las ma­fias que quie­ren tra­fi­car con ellos, ven­der­los co­mo esclavos o for­zar­los a la pros­ti­tu­ción. Nues­tra ta­rea en Ban­gla­desh es en­con­trar a esos ni­ños, pro­te­ger­los e in­ten­tar las reuni­fi­ca­cio­nes fa­mi­lia­res. En las úl­ti­mas se­ma­nas, he­mos con­se­gui­do re­unir a 2.000 ni­ños con sus fa­mi­lias. ¿Es más gra­ve la si­tua­ción pa­ra las ni­ñas? Por su­pues­to, ellas lo tie­nen mu­cho más di­fí­cil. En cual­quier cri­sis o gue­rra, una ni­ña tie­ne 14 ve­ces más po­si­bi­li­da­des de su­frir to­das las di­fi­cul­ta­des: ser víc­ti­ma de tra­ta, ser

ven­di­da co­mo es­cla­va, su­frir pro­ble­mas de sa­lud, ser ca­sa­da a la fuer­za... Ser una ni­ña es más pe­li­gro­so, aun­que pa­ra los ni­ños tam­bién es muy du­ro.

El pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos tam­bién afec­ta des­de ha­ce años a Eu­ro­pa, a la que se ha cri­ti­ca­do por in­cum­plir los acuer­dos y no afron­tar la cri­sis de for­ma ade­cua­da. ¿Qué opi­na? Yo me sien­to muy eu­ro­pea, he si­do par­te de quie­nes han to­ma­do de­ci­sio­nes en el de­ba­te du­ran­te mu­chos años y creo que lo hu­bié­ra­mos he­cho me­jor si hu­bié­ra­mos si­do más so­li­da­rios los unos con los otros. En­tien­do el di­le­ma al que los lí­de­res se en­fren­tan en la cri­sis de los re­fu­gia­dos. No ha­ce fal­ta que di­ga que los paí­ses eu­ro­peos pue­den pro­te­ger sus pro­pias fron­te­ras, es un de­re­cho de cual­quier na­ción. Pe­ro tam­bién creo que nos iría me­jor en Eu­ro­pa si nos hu­bié­ra­mos ase­gu­ra­do de que no so­lo unos po­cos paí­ses aco­gie­ran mu­chos re­fu­gia­dos, de for­ma que se re­par­tie­ran las res­pon­sa­bi­li­da­des.

Has­ta ha­ce año y me­dio, ha­bía de­di­ca­do to­da su vi­da a la po­lí­ti­ca. ¿Por qué co­men­zó en ella? Soy rea­lis­ta, pe­ro tam­bién op­ti­mis­ta. Cuan­do era pe­que­ña, lle­ga­ba a ca­sa tras el co­le­gio y, en oca­sio­nes, co­men­ta­ba que siem­pre ha­cía­mos lo mis­mo y que creía que de­be­ría­mos ha­cer al­go dis­tin­to. En­ton­ces mis pa­dres me pre­gun­ta­ban: “¿Qué has he­cho pa­ra in­ten­tar cam­biar­lo?”. Creo que esa idea de que cam­biar las co­sas de­pen­de de ti, que tie­nes que usar tu voz pa­ra in­ten­tar lo­grar lo que crees jus­to, la ten­go des­de en­ton­ces. Siem­pre he in­ten­ta­do asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, don­de quie­ra que es­tu­vie­ra, y creo que por eso em­pe­cé en la po­lí­ti­ca. Creo en la jus­ti­cia y en la igual­dad, y tam­bién en que se puede ha­cer al­go por ellas.

Co­mo pri­me­ra mu­jer que ocu­pó el pues­to de pri­me­ra mi­nis­tra en su país, ¿se sin­tió ex­ce­si­va­men­te juz­ga­da? En po­lí­ti­ca, ser mu­jer no es lo mis­mo que ser hom­bre. En las en­tre­vis­tas nos pre­gun­tan có­mo nos las arre­gla­mos pa­ra te­ner una ca­rre­ra y cui­dar de nues­tra fa­mi­lia, y con fre­cuen­cia nos po­nen mo­tes se­xis­tas [a Helle Thor­ningsch­midt la apo­da­ban Helle Guc­ci, ha­cien­do re­fe­ren­cia a su su­pues­to gus­to por los bol­sos y com­ple­men­tos de lu­jo]. To­da mu­jer que tra­ba­je en la po­lí­ti­ca te di­rá que hay di­fe­ren­cias, igual que no hay nin­gu­na mu­jer en pues­tos di­rec­ti­vos que no vea que la tra­tan de di­fe­ren­te ma­ne­ra por su gé­ne­ro.

Pe­ro no to­da mu­jer que se sien­te dis­cri­mi­na­da se atre­ve a de­nun­ciar­lo... Si hay dis­cri­mi­na­ción, creo que es muy im­por­tan­te ha­blar de ello. No lo di­go por mí, sino por­que creo que co­mo so­cie­dad te­ne­mos que con­se­guir que ca­da vez más mu­je­res par­ti­ci­pen en las de­ci­sio­nes que afec­tan a sus pro­pias vi­das. A hom­bres y a mu­je­res no les afec­tan las mis­mas co­sas, y esa es la ra­zón por la que las mu­je­res de­ben participar en la to­ma de de­ci­sio­nes con la mis­ma in­ten­si­dad, y tam­bién con el mis­mo sa­la­rio que los hom­bres. ¿Siem­pre ha si­do tan reivin­di­ca­ti­va? Soy fe­mi­nis­ta des­de que te­nía 11 o 12 años. [Ri­sas]. En los 70, el fe­mi­nis­mo sur­gió con fuer­za tam­bién en mi país y creo que em­pe­cé muy pron­to a pre­gun­tar­me co­sas co­mo por qué a las chi­cas se las tra­ta­ba de di­fe­ren­te for­ma que a los chi­cos o por qué no te­nía­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des. ¿Cree que si­gue sien­do ne­ce­sa­ria esa reivin­di­ca­ción? Mu­cha gen­te cree que ya he­mos al­can­za­do la igual­dad, y ten­go que de­cir con ro­tun­di­dad que eso no es cier­to, ni en Di­na­mar­ca ni en el res­to del mundo. Aún fal­ta mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Y creo que, si pu­dié­ra­mos cam­biar la for­ma en que el mundo tra­ta y edu­ca a las ni­ñas, y ofre­cer­les las mis­mas opor­tu­ni­da­des que tie­nen los va­ro­nes, no so­lo cam­bia­ría­mos sus vi­das sino tam­bién la eco­no­mía mun­dial. No es muy in­te­li­gen­te man­te­ner­las al mar­gen de la edu­ca­ción y del mer­ca­do pro­fe­sio­nal cuan­do cre­cen. Sen­ci­lla­men­te, no tie­ne sen­ti­do que la mi­tad de la po­bla­ción no pue­da ge­ne­rar va­lor pa­ra su co­mu­ni­dad. No se tra­ta so­lo de un asun­to mo­ral, tam­bién es una cues­tión eco­nó­mi­ca.

EN CUAL­QUIER GUE­RRA, UNA NI­ÑA TIE­NE 14 VE­CES MÁS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE SER VÍC­TI­MA DE TRA­TA O ES­CLA­VI­TUD”.

¿Tam­bién que­da mu­cho por ha­cer en Eu­ro­pa? Creo que mu­chas mu­je­res aún lu­chan por lle­gar a to­dos los frentes tra­tan­do de tra­ba­jar, por­que quie­ren ser par­te de la so­cie­dad, y al mis­mo tiem­po criar a sus hi­jos. Son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles las ma­dres sol­te­ras, y por su­pues­to aún hay gran­des di­fe­ren­cias sa­la­ria­les en­tre mu­je­res y hom­bres. Lo ilus­tra­ba una cam­pa­ña en la que mu­je­res jó­ve­nes de­cían que de­be­rían po­der com­prar to­do un 20% más ba­ra­to, ya que ga­nan un 20% me­nos. ¿Re­cuer­da qué es lo primero que hi­zo cuan­do de­ci­dió aban­do­nar 20 años de ca­rre­ra po­lí­ti­ca? Al prin­ci­pio, la ver­dad es que no sa­bía qué ha­cer con mi vi­da. [Ri­sas]. Pe­ro en­ton­ces lle­vé to­das las bi­ci­cle­tas de la fa­mi­lia a re­pa­rar a una tien­da y di un pa­seo por Copenhague, una ciu­dad fan­tás­ti­ca pa­ra re­co­rrer en bi­ci. Fue in­creí­ble, por­que me en­con­tré con mu­cha gen­te muy en­fa­da­da por­que, aun­que ha­bía­mos ga­na­do las elec­cio­nes, no ha­bía­mos si­do ca­pa­ces de con­ti­nuar en el Go­bierno. Fue una for­ma es­tu­pen­da de ver las co­sas des­de otro pun­to de vis­ta y re­cu­pe­rar el áni­mo. Ha­cía mu­cho tiem­po que no veía la ciu­dad co­mo una per­so­na anó­ni­ma a pe­sar de que un pri­mer mi­nis­tro vi­ve una vi­da muy nor­mal en Di­na­mar­ca.

¿Co­mo la pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Bor­gen? Vi­vi­mos una vi­da mu­cho más nor­mal que la del per­so­na­je de Bir­git­te Ny­borg, la pro­ta­go­nis­ta de Bor­gen. [Ri­sas]. O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.