HA­BLE­MOS DE SE­XO, MA­MÁ

El sen­ti­do co­mún di­ría que sí, pe­ro la reali­dad nos puede dar una sor­pre­sa. De­trás de una pre­co­ci­dad de ré­cord y el se­xo a la car­ta de Tin­der, se es­con­den con­flic­tos que atra­vie­san ge­ne­ra­cio­nes. Por ANA SAN­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Si hi­cie­ran una en­cues­ta y hu­bie­ra que con­tes­tar “sí” o “no” a la pre­gun­ta de si las hi­jas son más li­bres se­xual­men­te de lo que lo eran sus ma­dres, no ha­bría du­da: la res­pues­ta es afir­ma­ti­va. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes su­pe­ran a las an­te­rio­res en de­re­chos y li­ber­ta­des, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes. Pe­ro si la cues­tión es “¿son las hi­jas más fe­li­ces se­xual­men­te de lo que fue­ron sus ma­dres?”, la co­sa ya no es blan­co y ne­gro, y la res­pues­ta ad­quie­re múl­ti­ples ma­ti­ces y pun­tos de vis­ta. An­tes de en­trar en ma­te­ria, cen­tre­mos el te­ma e ima­gi­ne­mos a esas mu­je­res na­ci­das en la dé­ca­da de los 60 y 70, con hi­jas que van de la ado­les­cen­cia a la trein­te­na. ¿Es­tán en las an­tí­po­das la se­xua­li­dad de unas y otras? “Las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res te­nían muy pre­sen­tes ta­bús y pre­jui­cios. Los va­lo­res fa­mi­lia­res gi­ra­ban en torno al sa­cri­fi­cio y la com­pla­cen­cia, y los re­li­gio­sos se cen­tra­ban en la pro­crea­ción y el pe­ca­do. En cuan­to a la se­xua­li­dad, era más pa­si­va y es­ta­ba su­pe­di­ta­da al pla­cer mas­cu­lino –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga Ma­rián Ponte–. Sin em­bar­go, hoy dis­po­ne­mos de más in­for­ma­ción y eso nos ayu­da a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes, es­tar me­nos re­pri­mi­das y no sen­tir tan­tos mie­dos. Las mu­je­res co­no­cen me­jor su cuer­po, tie­nen un pa­pel más ac­ti­vo y sa­ben pe­dir y dis­fru­tar de su se­xua­li­dad. Ade­más de­ter­mi­na­das creen­cias, co­mo que ha­bía dos ti­pos de or­gas­mos o que la mas­tur­ba­ción era ma­la, ya no son ge­ne­ra­li­za­das. Y se ha per­di­do mu­cho mie­do a los em­ba­ra­zos no desea­dos y a la ma­la reputación”. Fran­cis­ca Mo­le­ro, pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de So­cie­da­des de Se­xo­lo­gía (FESS) es­tá de acuer­do con es­te aná­li­sis, pe­ro aña­de al­gu­nos ele­men­tos que lo cues­tio­nan. “Es evi­den­te que el ac­ce­so a la in­for­ma­ción es mu­cho ma­yor, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea bueno. De en­tra­da es po­si­ti­vo, pe­ro de­pen­dien­do del ti­po de in­for­ma­ción, de la fuen­te y del mo­men­to evo­lu­ti­vo de la per­so­na que la re­ci­be, puede ser per­ju­di­cial y ge­ne­rar creen­cias erró­neas. De he­cho, han caí­do al­gu­nos mi­tos, pe­ro se han crea­do otros nue­vos que no son bue­nos pa­ra una vi­ven­cia sa­tis­fac­to­ria de la se­xua­li­dad. Por ejem­plo, que hay que pro­bar­lo to­do, por­que la bús­que­da del má­xi­mo pla­cer se ha con­ver­ti­do en un re­to que de­ja a un la­do gran par­te del ero­tis­mo, fun­da­men­tal en el pro­ce­so de apren­di­za­je. Y en los co­le­gios se si­gue en­se­ñan­do una edu­ca­ción se­xual cen­tra­da en la sa­lud, pe­ro la se­xua­li­dad es un con­cep­to mu­cho más am­plio que tie­ne una par­te psi­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal muy im­por­tan­te”, afir­ma. Ade­más, mu­chos chi­cos jó­ve­nes en­cuen­tran en la por­no­gra­fía su fuen­te de co­no­ci­mien­to e ins­pi­ra­ción. “Esta se­xua­li­dad no so­lo no es real, sino que puede con­fun­dir a la ho­ra de man­te­ner re­la­cio­nes con las chi­cas. Ellas tam­po­co son co­mo las de las pe­lí­cu­las y eso ge­ne­ra frus­tra­ción a am­bas par­tes”, aña­de. Los ro­les de gé­ne­ro tam­po­co han evo­lu­cio­na­do co­mo se­ría desea­ble. Es cier­to que se ca­mi­na ha­cia la igual­dad y las chi­cas ya no son siem­pre vis­tas co­mo unas “gol­fas” y ellos co­mo unos “con­quis­ta­do­res”, pe­ro to­da­vía per­sis­ten mu­chos es­te­reo­ti­pos. Se­gún da­tos de la ONG ca­ta­la­na Si­da Es­tu­di, ca­si la mi­tad de los 450 ado­les­cen­tes en­cues­ta­dos pien­sa que “las mu­je­res, aun­que no lo quie­ran re­co­no­cer, se sien­ten más atraí­das por hom­bres fuer­tes y vi­ri­les” y uno de ca­da cin­co cree que “si una mu­jer no es­tá ca­sa­da ni vi­ve en pa­re­ja sue­le ser por­que no ha en­con­tra­do a nin­gún hom­bre que se enamo­re de ella”.

EL PRI­MER PA­SO

Pe­ro hay más da­tos. El es­tu­dio Per­cep­ción so­cial de la vio­len­cia de gé­ne­ro en la ado­les­cen­cia y la ju­ven­tud, pu­bli­ca­do es­te año por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, mues­tra que uno de ca­da tres jó­ve­nes con­si­de­ra inevi­ta­ble al­gu­nas for­mas de con­trol a la pa­re­ja, co­mo “im­pe­dir que vea a al­gu­nas amis­ta­des” o “de­cir­le las co­sas que no puede ha­cer”. De ahí que es­te or­ga­nis­mo ha­ya lan­za­do la cam­pa­ña “Cor­ta a tiem­po. El mal­tra­to no lle­ga de re­pen­te”, con el ob­je­ti­vo de evi­tar que se ex­tien­dan de­ter­mi­na­das con­duc­tas de con­trol, fal­ta de res­pe­to, ais­la­mien­to, hu­mi­lla­ción o agre­sión que se ini­cian en la ado­les­cen­cia y se agra­van por las nue­vas tec­no­lo­gías. Y es que con la re­vo­lu­ción di­gi­tal

UNO DE CA­DA TRES JÓ­VE­NES CON­SI­DE­RA INEVI­TA­BLE AL­GU­NAS FOR­MAS DE CON­TROL A LA PA­RE­JA.

LAS APP AYU­DAN A PER­DER MIE­DOS, PE­RO TAM­BIÉN A CON­FUN­DIR CAN­TI­DAD Y CA­LI­DAD.

ha cam­bia­do to­do a un rit­mo tan tre­pi­dan­te que mu­chas ma­dres re­co­no­cen es­tar fue­ra de jue­go res­pec­to al com­por­ta­mien­to de sus hi­jas. En­tre otras co­sas, por­que el efec­to mul­ti­pli­ca­dor de in­ter­net y las re­des so­cia­les ha­ce que mu­chas de ellas se ob­se­sio­nen con su ima­gen y bus­quen cons­tan­te­men­te la apro­ba­ción de los de­más. “Uno de los ma­yo­res con­flic­tos que tie­nen las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es to­do lo re­la­cio­na­do con los mo­de­los fe­me­ni­nos im­pe­ran­tes: se nos impone una mu­jer es­té­ti­ca­men­te ar­ti­fi­cial, muy ale­ja­da de la que real­men­te so­mos, un mo­de­lo que tie­ne que te­ner unas de­ter­mi­na­das medidas y un fí­si­co agra­cia­do pa­ra ser acep­ta­do –ex­pli­ca la se­xó­lo­ga Ponte–. Es­to lleva a que mu­chas chi­cas no se quie­ran co­mo son y ten­gan una re­la­ción con su cuer­po que afec­ta ne­ga­ti­va­men­te a su se­xua­li­dad”. To­dos sa­be­mos que pa­ra dis­fru­tar de las re­la­cio­nes se­xua­les es muy im­por­tan­te es­tar a gus­to con nues­tro cuer­po. Y aho­ra la pre­sión so­cial res­pec­to a los cá­no­nes de be­lle­za es más es­tric­ta que nun­ca y ge­ne­ra mu­chos com­ple­jos. En­sal­za­mos unos cuer­pos muy di­fí­ci­les de con­se­guir y na­da sa­lu­da­bles. Y los jó­ve­nes son vul­ne­ra­bles y permea­bles a las in­fluen­cias ex­ter­nas. “La se­xua­li­dad es­tá enor­me­men­te in­flui­da por el mar­co so­cio­cul­tu­ral y la so­cie­dad ac­tual es muy ex­hi­bi­cio­nis­ta; an­tes el se­xo era al­go ín­ti­mo y aho­ra es­tá ex­pues­to”, aña­de Mo­le­ro. El ac­ce­so al se­xo tam­bién se ha mul­ti­pli­ca­do. Eso de li­mi­tar­se a los ami­gos de los ami­gos y los en­cuen­tros en la ba­rra de un bar ya es his­to­ria. Las re­des so­cia­les y las apli­ca­cio­nes de ci­tas han he­cho del se­xo al­go fre­cuen­te y ac­ce­si­ble. El se­xo y el amor son, más que nun­ca, dos co­sas in­de­pen­dien­tes y

ya na­die se ex­tra­ña de que así sea. Es­tas apli­ca­cio­nes ayu­dan a per­der mie­dos, li­gar y sen­tir­se más li­bre. Pe­ro tam­bién a que se con­fun­da la can­ti­dad con la ca­li­dad. “Que se ten­gan más aman­tes no quie­re de­cir que ha­ya un ma­yor dis­fru­te se­xual. En­se­gui­da en­con­tra­mos un sus­ti­tu­to por­que ne­ce­si­ta­mos pro­bar al­go nue­vo y se pier­de el ero­tis­mo, la sen­sua­li­dad, el jue­go; to­do se vuel­ve más fí­si­co y me­nos afec­ti­vo. Tam­bién es cier­to que, tras una tem­po­ra­da de ex­plo­ra­ción y apren­di­za­je, son mu­chos los que desean un víncu­lo más es­ta­ble”, ar­gu­men­ta Ma­rián Ponte.

CON­SU­MIR SIN SA­TIS­FAC­CIÓN

Es lo que el psi­có­lo­go nor­te­ame­ri­cano Barry Sch­wartz lla­mó la pa­ra­do­ja de la elec­ción. La li­ber­tad pa­ra es­co­ger no nos ha­ce más li­bres ni más fe­li­ces, sino más in­sa­tis­fe­chos e in­de­ci­sos. Nun­ca se cie­rra la po­si­bi­li­dad de dar con al­go me­jor y entramos en un círcu­lo vi­cio­so im­pa­ra­ble. ¿Es aho­ra más fá­cil en­con­trar pa­re­ja? No, ni mu­cho me­nos. “Ha­bla­mos de consumo se­xual, co­mo si es­tu­vié­ra­mos en un es­ca­pa­ra­te y pu­dié­ra­mos com­prar lo que qui­sié­ra­mos. Por eso ca­si nun­ca es­ta­mos con­ten­tos con lo que te­ne­mos”, ex­pli­ca Mo­le­ro. En es­te sen­ti­do, un es­tu­dio rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Ohio per­ci­bía un li­ge­ro víncu­lo en­tre el se­xo oca­sio­nal y una sa­lud men­tal dé­bil. Sin em­bar­go, otro de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York de­cía que los es­tu­dian­tes que man­te­nían es­te ti­po de con­tac­tos ex­pe­ri­men­ta­ban ma­yor bie­nes­tar por­que re­du­cían el es­trés y au­men­ta­ban su au­to­es­ti­ma. En lo que sí se po­nen de acuer­do los ex­per­tos es en que ca­da vez más mu­je­res ma­du­ras, tras una se­pa­ra­ción o un di­vor­cio, re­cu­rren a es­tas apli­ca­cio­nes de ci­tas. Y a ve­ces en eso aca­ban pa­re­cién­do­se un po­co a sus hi­jas.

LA LI­BER­TAD PA­RA ES­CO­GER

NO NOS HA­CE MÁS LI­BRES NI FE­LI­CES, SINO MÁS IN­SE­GU­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.