DE EVA Y ADÁN... A BIS­BAL Y CHE­NOA

PER­SO­NAL LO­VER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujerhoy.com -

Soy de ese ti­po de per­so­nas que es­cu­chan las con­ver­sa­cio­nes de las pa­re­jas en los res­tau­ran­tes; de las que se que­dan mi­ran­do a los no­vios que dis­cu­ten en Ikea; de las que llo­ran en las bo­das. Me gus­tan las co­me­dias ro­mán­ti­cas, los dra­mo­nes de­ci­mo­nó­ni­cos y (sí, lo con­fie­so) las re­vis­tas del co­ra­zón. Sin em­bar­go, soy una sol­te­ra vo­ca­cio­nal y al­go des­creí­da. Por eso uti­li­zo mi ol­fa­to pe­rio­dís­ti­co, mi cu­rio­si­dad in­sa­cia­ble y la co­ti­lla que lle­vo den­tro pa­ra tra­tar de des­ci­frar los en­tre­si­jos de la pa­sión ro­mán­ti­ca. “El amor mue­ve el mundo” es la tí­pi­ca fra­se que suel­tas en una reunión y te acu­san in­me­dia­ta­men­te de cu­ña­dis­mo. Pe­ro, por una vez y sin que sir­va de pre­ce­den­te, de­fen­da­mos al cu­ña­do de turno por­que tie­ne más ra­zón que un san­to. Pen­se­mos en el ini­cio de los tiem­pos, con Adán y Eva, y en el ac­tual si­glo XXI, con Bis­bal y Che­noa. ¿Qué ha cam­bia­do? Na­da y to­do. El amor si­gue sien­do ese “sen­ti­mien­to de en­tre­ga ha­cia otra per­so­na que nos atrae, nos com­ple­ta, ale­gra y da ener­gía pa­ra vi­vir, co­mu­ni­car­nos y crear” –¡qué in­ten­sa la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la!–, esa

lo­cu­ra tran­si­to­ria que nos ha­ce per­der la ca­be­za, nos ins­ta­la ca­ra de ton­tas y nos ha­ce ha­blar con di­mi­nu­ti­vos. Pe­ro las re­la­cio­nes amo­ro­sas se han en­re­ve­sa­do tan­to co­mo la po­lí­ti­ca. Eso de “na­ces, cre­ces, te ca­sas y te mue­res” pa­só ha­ce mu­cho a la his­to­ria. Aho­ra nues­tro cu­rrí­cu­lum sen­ti­men­tal puede ocu­par va­rios fo­lios y dar fe de que he­mos vi­vi­do en una mon­ta­ña ru­sa de re­la­cio­nes. Nos ca­sa­mos, nos arre­jun­ta­mos, nos di­vor­cia­mos y nos vol­ve­mos a ca­sar. Vi­vi­mos so­las, li­ga­mos por in­ter­net, prac­ti­ca­mos se­xo oca­sio­nal y re­cu­rri­mos al ex. So­mos fie­les, in­fie­les, mo­nó­ga­mas su­ce­si­vas, po­li­amo­ro­sas y sol­te­ras pe­ro ja­más sol­te­ro­nas. Lu­cha­mos por ser ma­dres o reivin­di­ca­mos no que­rer ser­lo. Nos de­fi­ni­mos co­mo he­te­ro­se­xua­les, gays, bi­se­xua­les y lo que se ter­cie. Tra­di­cio­na­les o sub­ver­si­vas. Pe­ro si al­guien nos par­te el co­ra­zón, reac­cio­na­mos co­mo de­bían de ha­cer­lo nues­tras an­te­pa­sa­das de la era de las ca­ver­nas: con ri­sas, lá­gri­mas y cru­jir de dien­tes. De to­do es­to, y de al­gu­nas co­sas más que irán sur­gien­do por el ca­mino, va es­te blog que so­lo pre­ten­de abor­dar con sen­ti­do del hu­mor esa co­sa lla­ma­da amor. Que­dan to­das us­te­des for­mal­men­te in­vi­ta­das a acom­pa­ñar­me en esta aven­tu­ra que co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.