La rei­na de las FIES­TAS

La tem­po­ra­da de ce­le­bra­cio­nes, ce­nas de em­pre­sa y reunio­nes fa­mi­lia­res es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Pe­ro aún tie­nes tiem­po pa­ra des­lum­brar. Por C. URANGA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza -

1 TEN­GO LA PIEL APA­GA­DA!

Es lo ma­lo de le­van­tar­se pron­to, co­mer so­bre la mar­cha, tra­ba­jar to­do el día ba­jo la luz ar­ti­fi­cial y en­fren­tar­te, a la sa­li­da de la ofi­ci­na, con los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción. Tu piel se as­fi­xia y, cuan­do quie­res dar­te cuen­ta, lo que te de­vuel­ve el es­pe­jo es un ros­tro gri­sá­ceo y sin vi­da, y una piel ago­ta­da por la fa­ti­ga. La bue­na no­ti­cia es que se re­cu­pe­ra en tiem­po ré­cord.

El pro­ble­ma. El pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción na­tu­ral de tu piel, que du­ra 21 días, no es­tá fun­cio­nan­do bien por­que tie­ne que ha­cer fren­te a más tra­ba­jo del que es ca­paz de asu­mir. Tie­nes que ayu­dar­la a li­brar­se de esa ca­pa de cé­lu­las muer­tas y to­xi­nas acu­mu­la­das so­bre tu es­tra­to cór­neo.

El tra­ta­mien­to de cho­que: Per­so­nal Pee­ling. Es­te sis­te­ma de bio­rre­ge­ne­ra­ción es to­tal­men­te per­so­na­li­za­ble, así que se con­si­gue la com­bi­na­ción exac­ta de com­po­nen­tes pa­ra evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios de los pee­lings quí­mi­cos tra­di­cio­na­les, co­mo las irri­ta­cio­nes o el pe­la­do. De he­cho, a los dos días pro­du­ce so­lo una li­ge­ra des­ca­ma­ción en for­ma de pol­vo. Ade­más, in­cor­po­ra pép­ti­dos y fac­to­res de cre­ci­mien­to epi­dér­mi­co que re­ge­ne­ran la piel y con­tras­tan la ac­ción agre­si­va de los áci­dos. Dón­de: Cen­tro Fe­li­ci­dad Ca­rre­ra (www.fe­li­ci­dad­ca­rre­ra.com). Cuán­to: des­de 160 €.

Los de­be­res en ca­sa. A los 15 días, pue­des seguir con los pee­lings una vez a la se­ma­na (no so­bre­ex­fo­lies la piel o per­de­rá los lí­pi­dos que ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer fren­te al frío) y aplí­ca­te un sé­rum cu­yo ob­je­ti­vo sea una piel ra­dian­te, por­que, ade­más de nutrir y po­ten­ciar los an­ti­oxi­dan­tes, aña­di­rá un plus de re­ge­ne­ra­ción.

2 NO QUEPO EN EL VES­TI­DO!

Lo tie­nes en tu ar­ma­rio pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les y sa­bes que es­tás des­lum­bran­te con él. Por su­pues­to, tie­nes que cui­dar la ali­men­ta­ción, pe­ro no pre­ten­das per­der cin­co ki­los de gol­pe por­que no es la so­lu­ción.

El pro­ble­ma. Lo que real­men­te ne­ce­si­tas es man­te­ner a ra­ya el vo­lu­men. Por­que, con el rit­mo dia­rio y los vai­ve­nes hor­mo­na­les que pa­de­ce tu or­ga­nis­mo, es más fá­cil acu­mu­lar gra­sas, to­xi­nas y lí­qui­dos. Y a la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca le cues­ta más eli­mi­nar­los por­que te pa­sas ca­si to­do el día sen­ta­da.

El tra­ta­mien­to de cho­que: Bios­lim­ming. Se ba­sa en ac­ti­vos con al­ta con­cen­tra­ción de ex­trac­tos bo­tá­ni­cos, al­gas, ca­feí­na y acei­tes esen­cia­les, y tie­ne dos fa­ses: un ri­tual de masajes dre­nan­tes na­da do­lo­ro­so y otro de en­vol­tu­ras re­duc­to­ras no com­pre­si­vas con film os­mó­ti­co, que pro­du­ce una es­ti­mu­la­ción de la cir­cu­la­ción san­guí­nea y ac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar pa­ra fa­ci­li­tar la eli­mi­na­ción de to­xi­nas acu­mu­la­das jun­to a los adi­po­ci­tos. Una se­gun­da en­vol­tu­ra de efec­to frío con­si­gue una ac­ción re­afir­man­te y to­ni­fi­can­te. Dón­de: Ge­ma Ca­ba­ñe­ro (www.ge­ma­ca­ba­ne­ro.com). Cuán­to: 550 € por seis se­sio­nes de 75 mi­nu­tos ca­da una.

Los de­be­res en ca­sa. Man­tén una ru­ti­na tan se­ria co­mo cuan­do en pri­ma­ve­ra te pre­pa­ras pa­ra la ope­ra­ción bi­qui­ni: ali­men­ta­ción sa­na, se­sio­nes de gim­na­sio al me­nos tres ve­ces a la se­ma­na y au­to­ma­sa­jes por la ma­ña­na y por la no­che con an­ti­ce­lu­lí­ti­cos. Por­que sus ac­ti­vos dre­nan­tes y li­po­lí­ti­cos van a ayu­dar a tu piel a ten­sar­se y a eli­mi­nar to­do lo que le so­bra.

3 NE­CE­SI­TO QUI­TAR­ME 10 AÑOS!

Te pro­po­ne­mos va­rios tra­ta­mien­tos de cho­que que me­jo­ra­rán mu­cho tu piel.

El pro­ble­ma. No son tan­to las arru­gas co­mo esa sen­sa­ción ge­ne­ral de que la fuer­za de la gra­ve­dad ti­ra de tu ros­tro ha­cia aba­jo con más ga­nas que ha­ce unos años. Ne­ce­si­tas re­co­lo­car to­do en su si­tio con el ma­sa­je ade­cua­do.

El tra­ta­mien­to de cho­que: In­mor­te­lle Se­cre­to Di­vino. Es­te pro­to­co­lo de be­lle­za de L’oc­ci­ta­ne tie­ne un plan­tea­mien­to ho­lís­ti­co. Por eso te re­ci­ben con un ma­sa­je de pies que re­la­ja las ten­sio­nes de to­do el cuer­po y ter­mi­na con uno de ma­nos y bra­zos. En me­dio, la pro­ta­go­nis­ta es la ca­ra, que re­ci­be lim­pie­za en pro­fun­di­dad, un pee­ling li­ge­ro, un ma­sa­je dre­nan­te, re­afir­man­te e ilu­mi­na­dor y una mas­ca­ri­lla de nu­tri­ción pro­fun­da. To­do con el ex­trac­to de siem­pre­vi­va co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal. Dón­de: Spa L’oc­ci­ta­ne del Ho­tel Mi­ra­mar de Bar­ce­lo­na (www.ho­tel­mi­ra­mar­bar­ce­lo­na.com) Cuán­to: des­de 120 €.

Los de­be­res en ca­sa. Tie­nes tiem­po pa­ra ha­cer un in­ten­si­vo de ac­ti­vos ul­tra po­ten­tes. Co­mo el re­ti­nol, cu­yos efec­tos se em­pie­zan a no­tar a par­tir de la se­gun­da se­ma­na. Aun­que si tie­nes la piel sen­si­ble, ten­drás que em­pe­zar con él so­lo por la no­che y en días al­ter­nos. Si lo que más te an­gus­tia son las lí­neas de ex­pre­sión, bus­ca un tra­ta­mien­to in­ten­si­vo con for­mu­la­ción de al­to ren­di­mien­to, co­mo los par­ches tran­se­pi­dér­mi­cos de la lí­nea In­hi­bit de Na­tu­ra Bis­sé. Con­ti­nen cien­tos de mi­cro­agu­ji­tas in­do­lo­ras que pe­ne­tran di­rec­ta­men­te en la epi­der­mis, don­de se di­suel­ven pa­ra re­lle­nar lí­neas de ex­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.