KATE WINSLET “ME GUS­TA AC­TUAR MÁS QUE NUN­CA”

Aca­ba de cum­plir 42 años y di­ce que no cam­bia­ría por na­da la ex­pe­rien­cia y la lucidez que le ha da­do la vi­da. Ca­sa­da por ter­ce­ra vez y ma­dre de tres hi­jos, ce­le­bra los 20 años de Ti­ta­nic y su pri­mer pa­pel a las ór­de­nes de Woody Allen, que le ha re­ga­la­do o

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca - POR E. CAS­TE­LLÓ FOTOS: PE­TER LIND­BERGH

“NUN­CA FUI CO­MO SE SU­PO­NÍA QUE DE­BÍA SER. SE ME­TÍAN CON MI CUER­PO. AHO­RA LLE­VO 12 AÑOS SIN ” PESARME

LLa li­ber­tad de ele­gir. Eso es lo que ha­ce a Kate Winslet sen­tir­se afor­tu­na­da por en­ci­ma de todo. “Así es la ver­da­de­ra be­lle­za a los 40, tie­ne que ver con la pro­fun­di­dad y la ex­pe­rien­cia, y yo me sien­to ben­de­ci­da por te­ner­la”. Esa li­ber­tad es lo que ha con­fi­gu­ra­do su ca­rre­ra, su vi­da per­so­nal, su fí­si­co, sus opi­nio­nes y sus elec­cio­nes pro­fe­sio­na­les. Ha si­do li­bre y... no se ha equi­vo­ca­do. Por ejem­plo, su úl­ti­mo pa­pel, en la tra­gi­co­me­dia de Woody Allen Won­der wheel, ha re­ci­bi­do aplau­sos uná­ni­mes, gra­cias a su in­ter­pre­ta­ción de una de esas mu­je­res in­sa­tis­fe­chas, nar­ci­sis­tas y sen­sua­les, en la es­tir­pe de las he­roí­nas ro­tas de Te­nes­see Wi­lliams. Tras un com­pli­ca­do ro­da­je, en el que el Allen uti­li­zó su mé­to­do ha­bi­tual (es­pe­rar que los ac­to­res se di­ri­jan a sí mis­mos y no le den la la­ta), Winslet se des­hi­zo en elo­gios con el di­rec­tor. Una leal­tad que ha le­van­ta­do más de una ce­ja en ple­na ba­ta­lla tras el ca­so Weins­tein. Por­que, aun­que siem­pre ha re­cha­za­do “el cir­co de Holly­wood”, la ac­triz nun­ca ha de­ja­do de ha­cer lo que le ha pa­re­ci­do opor­tuno y es una mu­jer con mu­chos amigos en el me­dio. A los 19 años, en el ro­da­je de Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad, co­no­ció a Emma Thom­pson y des­de en­ton­ces son inseparables. Emma le en­se­ñó a liar ci­ga­rri­llos, le hi­zo de ce­les­ti­na con el di­rec­tor Sam Men­des y, años des­pués, le pres­tó el hom­bro pa­ra llo­rar cuan­do se di­vor­ció. “Es la más va­lien­te entre las va­lien­tes –ha di­cho Emma de ella–. No pue­do ima­gi­nar­me có­mo hu­bie­ra es­ta­do yo en su lu­gar, con 19 años e in­ter­pre­tan­do un pa­pel tan im­por­tan­te. Kate es enér­gi­ca y abier­ta, rea­lis­ta, in­te­li­gen­te y muy divertida.” Leo­nar­do Di Ca­prio tam­bién es uno de sus ín­ti­mos des­de que coin­ci­die­ron en Ti­ta­nic, la fa­mo­sa y lu­cra­ti­va su­per­pro­duc­ción de la que aho­ra se cum­plen 20 años: “Su guión siem­pre es­tá pla­ga­do de no­tas con mar­cas de dis­tin­tos co­lo­res. Es in­sa­cia­ble con la in­for­ma­ción y tra­ba­ja sus per­so­na­jes co­mo un sa­bue­so an­te la es­ce­na de un cri­men”. Por su par­te, Su­san He­garty, que ha tra­ba­ja­do con ella co­mo “coach” pa­ra con­se­guir el acen­to ame­ri­cano, la de­fi­ne co­mo “un ta­len­to na­tu­ral. Em­pe­zó muy jo­ven y no se for­ma­do en nin­gu­na es­cue­la, pe­ro si­gue sus im­pul­sos y siem­pre acier­ta”. Hoy, con 42 años, es una es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble. “Pa­ra mí nun­ca se tra­tó de ser fa­mo­sa o de ser la me­jor”, ha ase­gu­ra­do en más de una oca­sión. Por eso, ha uti­li­za­do su fa­ma pa­ra ha­cer sen­tir a otras mu­je­res “po­de­ro­sas y or­gu­llo­sas de sus pro­pios cuer­pos”. Y pa­ra de­cir­les que en­ve­je­cer es al­go na­tu­ral. Ella es la úni­ca ac­triz de su edad que lle­va ha­cien­do pa­pe­les de ma­dre des­de la vein­te­na y nun­ca ha rehui­do ave­jen­tar­se. De he­cho, en mul­ti­tud de oca­sio­nes ha cri­ti­ca­do el bótox y la ci­ru­gía es­té­ti­ca, y ha pe­di­do a anun­cian­tes y re­vis­tas que no re­to­quen sus arru­gas ba­jo nin­gún con­cep­to. En 2003, des­au­to­ri­zó unas fotos pu­bli­ca­das por la re­vis­ta GQ, re­to­ca­das pa­ra ha­cer­la pa­re­cer más del­ga­da. Y en 2007 ga­nó una de­man­da con­tra Gra­zia por afir­mar que se­guía un ré­gi­men con un die­tis­ta.

Sus pro­pias ar­mas

Esa pre­sión por el pe­so es al­go con­tra lo que Kate siem­pre ha lu­cha­do. La pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta bri­tá­ni­ca se ha ce­ba­do con sus subidas y ba­ja­das de pe­so, pe­ro ella se ha en­fren­ta­do con las ar­mas que apren­dió sien­do ado­les­cen­te en la es­cue­la de teatro, cuan­do sus compañeras la lla­ma­ban “bo­la de gra­sa” y al­gún pro­fe­sor le di­jo que de­bía sen­tir­se feliz si con­se­guía un pa­pel de chi­ca gor­da. “Nun­ca fui co­mo se su­po­nía que de­bía ser –re­cor­da­ba en una con­fe­ren­cia con­tra el bull­ying, tras con­fe­sar que no se pe­sa des­de ha­ce 12 años–. Ese es mi ba­ga­je y si­gue afec­tán­do­me. In­clu­so sien­do adul­ta”. Pe­ro Winslet tam­bién tie­ne otra he­ren­cia, “una edu­ca­ción po­pu­lar, lle­na de rui­do, di­ver­sión y co­mi­das fa­mi­lia­res”, se­gún ella mis­ma ha con­ta­do. Cre­ció en Rea­ding, una pe­que­ña ciu­dad in­gle­sa, con dos her­ma­nas y un her­mano. Su ma­dre era en­fer­me­ra y sus abue­los y su pa­dre ha­bían si­do

ac­to­res. Gra­cias a su abue­la apren­dió su cui­da­do acen­to de Ox­ford, li­ge­ra­men­te pi­jo. A los 13 años, pro­ta­go­ni­zó un anun­cio de ce­rea­les y con­ven­ció a sus pa­dres pa­ra que la en­via­ran a la Es­cue­la de Teatro Re­droof. Cria­tu­ras ce­les­tia­les, del aus­tra­liano Pe­ter Jack­son –di­rec­tor de El se­ñor de los ani­llos– fue su ini­cio en el cine. Te­nía 17 años y tra­ba­ja­ba en una tien­da de sánd­wi­ches mien­tras ha­cía au­di­cio­nes. No te­nía agen­te y no po­día creer­se aque­lla lla­ma­da te­le­fó­ni­ca que le cam­bió la vi­da. La cin­ta se con­vir­tió en una pe­lí­cu­la de culto, en par­te por la su­til mez­cla de mal­dad e inocen­cia de su in­ter­pre­ta­ción. Fue su pri­mer pa­so en ese uni­ver­so de mu­je­res com­ple­jas y con­tra­dic­to­rias, an­gus­tia­das pe­ro fuer­tes, do­mi­nan­tes y frá­gi­les que se han con­ver­ti­do en mar­ca de la ca­sa. Pe­ro su vi­da dio el vuel­co de­fi­ni­ti­vo en 1997, al ro­dar Ti­ta­nic y con­ver­tir­se en una es­tre­llas pla­ne­ta­ria. Sin em­bar­go, se sin­tió abru­ma­da por el éxi­to y de­ci­dió de­jar a un la­do las gran­des pro­duc­cio­nes y apos­tar por el cine in­de­pen­dien­te. “Era muy jo­ven y no es­ta­ba pre­pa­ra­da”, ex­pli­có años des­pués. Por eso re­cha­zó el pa­pel de Gwy­neth Pal­trow en Sha­kes­pea­re in love y el de Jo­die Fos­ter en Ana y el rey, y ro­dó El via­je de Julia, Holy Smo­ke o Iris, sobre la bio­gra­fía de la es­cri­to­ra Iris Mur­doch. Lue­go lle­gó otra pe­lí­cu­la mí­ti­ca: Ol­ví­da­te de mí, la inol­vi­da­ble cin­ta ro­mán­ti­ca (y su­rrea­lis­ta) de Mi­chel Gondry. Y es que Kate siem­pre ha he­cho las co­sas a su ma­ne­ra, aun­que ha lo­gra­do sus fru­tos: de­ce­nas de pre­mios (tres Baf­ta, dos Glo­bos de Oro, un Emmy entre mu­chos otros) y el Os­car en 2009, tras cin­co no­mi­na­cio­nes, por su in­ter­pre­ta­ción de una ex­car­ce­le­ra na­zi en El lec­tor. Hoy es una pri­vi­le­gia­da y lo sa­be. “Me gus­ta ac­tuar más que nun­ca –afir­ma–. Es­toy en­can­ta­da de te­ner 42 años y no 22. A esa edad que­ría ro­dar co­sas arries­ga­das, mis­te­rio­sas, pe­li­gro­sas. Aho­ra so­lo quiero trans­mi­tir reali­dad y en­car­nar a mu­cha gen­te di­fe­ren­te. En es­te pun­to de tu vi­da se tie­nen los pies en la tie­rra, una ex­pe­rien­cia só­li­da, un ma­tri­mo­nio feliz y la ri­que­za vi­tal que te con­vier­te en una mu­jer po­de­ro­sa”. Tam­bién una pa­sión in­des­ma­ya­ble por lo que ha­ces, aña­di­ría­mos. Y Kate Winslet tie­ne hoy to­das esas co­sas.

“ES­TOY EN­CAN­TA­DA DE TE­NER 42 AÑOS Y NO 22. A ESA EDAD BUS­CA­BA EL RIES­GO; AHO­RA, TRANS­MI­TIR VER­DAD”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.