EL NI­ÑO con­ge­la­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - EDUR­NE URIAR­TE

CCADA MA­ÑA­NA en­con­tra­mos en los pe­rió­di­cos his­to­rias pa­ra la tris­te­za, pe­ro tam­bién pa­ra la es­pe­ran­za, y, a ve­ces, has­ta pa­ra las car­ca­ja­das, por­que, es cier­to, la reali­dad su­pera la fic­ción y puede ser más divertida que la me­jor de las co­me­dias. Así me reí ha­ce unos días mien­tras desa­yu­na­ba, le­yen­do la his­to­ria del bri­tá­ni­co que dio un mor­dis­co a una toa­lli­ta en un res­tau­ran­te de Martín Be­ra­sa­te­gui al con­fun­dir­lo con un plato de van­guar­dia. Y es que yo mis­ma he es­ta­do a pun­to de ha­cer­lo en al­gún res­tau­ran­te so­fis­ti­ca­do, con la di­fe­ren­cia de que soy más pru­den­te que el bri­tá­ni­co y he es­pe­ra­do a ver qué ha­cía el res­to de co­men­sa­les. Y con la di­fe­ren­cia tam­bién de que soy al­go más cons­cien­te de mi ig­no­ran­cia en gastronomía y no se me ocu­rre ai­rear­la en in­ter­net co­mo sí lo hi­zo la es­po­sa del tor­pe bri­tá­ni­co.

In­clu­so se dio el lu­jo de cri­ti­car la “pre­ten­cio­sa” presentación de los pla­tos, lo que ha pro­vo­ca­do el asom­bro y el ca­chon­deo de mu­chí­si­mos afi­cio­na­dos a la gastronomía. Co­mo el que se pre­gun­ta­ba si es­pe­ra­ban un chu­le­tón en ese res­tau­ran­te, o el que con­fia­ba no se hu­bie­ran be­bi­do el agua de li­món pa­ra los de­dos o el que cal­cu­la­ba la can­ti­dad de vino que re­ga­ba la co­mi­da. EL ATRE­VI­MIEN­TO

de los bri­tá­ni­cos con la ex­hi­bi­ción de su in­cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca me hi­zo pen­sar en esa ex­ten­di­da pul­sión por lo­grar pro­ta­go­nis­mo pú­bli­co a cos­ta de cual­quier co­sa, in­clu­so del ri­dícu­lo. O pa­ra po­ner­se en pri­me­ra lí­nea de de­nun­cia, por­que los hay in­cons­cien­tes de sus li­mi­ta­cio­nes y otros de sus obli­ga­cio­nes. Co­mo los pro­ta­go­nis­tas de otra his­to­ria de las re­des so­cia­les que tam­bién ha pro­vo­ca­do mis car­ca­ja­das, la de los chi­cos del to­do­te­rreno que que­da­ron atra­pa­dos en la nie­ve del puer­to de An­gli­ru y des­pués col­ga­ron en las re­des so­cia­les una gra­ba­ción con el 112 pa­ra de­nun­ciar que se ne­ga­ran a res­ca­tar­les y les exi­gie­ran que ba­ja­ran a pie. Con la con­se­cuen­cia de enor­mes crí­ti­cas a su im­pru­den­cia por aden­trar­se en un puer­to de mon­ta­ña en ple­na noche y tras reite­ra­dos avi­sos de gran­des ne­va­das, y abun­dan­tes car­ca­ja­das co­mo las mías por la res­pues­ta del “4x4 igual a 16” del miem­bro del 112, tras es­cu­char la ex­cu­sa de que subie­ron sin ro­pa ni cal­za­do pa­ra el frío por­que iban en un 4x4. Pe­ro una his­to­ria con­mo­ve­do­ra con fi­nal feliz tam­bién me mos­tró es­tos días que, en mu­chos otros ca­sos, las re­des so­cia­les sir­ven pa­ra ayu­dar a los de­más y re­fle­jan lo me­jor del ser hu­mano. La his­to­ria de Wang Fu­man, el ni­ño del pe­lo con­ge­la­do, tras su ca­mi­na­ta de va­rios ki­ló­me­tros por la nie­ve y sin ro­pa de abri­go has­ta la es­cue­la, cu­ya fo­to­gra­fía en­se­ñó su maes­tro al mun­do y pro­vo­có una ola de so­li­da­ri­dad. Aho­ra, Wang y otros ni­ños po­bres de su pue­blo tie­nen ro­pa de abri­go pa­ra ca­mi­nar a la es­cue­la gra­cias a las re­des so­cia­les y a la bon­dad de tan­tas per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.