Ruth Bei­tia “Ir­me a los 38 años, tras una vi­da de­por­ti­va ple­na, es un pri­vi­le­gio”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Ix Premios Mujerhoy - Por B. Gon­zá­lez

Ha de­di­ca­do 28 años al atle­tis­mo pro­fe­sio­nal y se ha re­ti­ra­do sien­do la más gran­de. Su ca­rre­ra es un ejem­plo de en­tre­ga y de­di­ca­ción.

Di­cen que es una atle­ta úni­ca; no so­lo ha lo­gra­do una ca­rre­ra ex­cep­cio­nal­men­te lar­ga, sino tam­bién ir ba­tien­do su pro­pia le­yen­da has­ta el fi­nal. El año pa­sa­do, la sal­ta­do­ra de al­tu­ra Ruth Bei­tia (San­tan­der, 1979) de­ci­dió que era ho­ra de po­ner el pun­to y fi­nal a esa ca­rre­ra. Tras lo­grar el pri­mer oro olím­pi­co del atle­tis­mo fe­me­nino es­pa­ñol en Río y de ser pro­cla­ma­da la me­jor atle­ta de la his­to­ria en nues­tro país, di­jo adiós al de­por­te pro­fe­sio­nal. Tras sus proezas (¡15 me­da­llas in­ter­na­cio­na­les!) se en­cuen­tra la per­se­ve­ran­cia de quien qui­so ha­cer reali­dad sus sue­ños sin dejarse ami­la­nar. Mu­jer­hoy. ¿Qué re­cuer­do le que­da­rá de su pro­fe­sión ? Ruth Bei­tia. En 2017, era el mo­men­to de des­per­tar del sue­ño. Pa­sé cin­co me­ses muy du­ros por las le­sio­nes; fue­ron co­mo el pre­due­lo de la re­ti­ra­da. Pe­ro se­ría egoís­ta po­ner­le tin­tes os­cu­ros, por­que re­ti­rar­me a los 38 años, tras una vi­da ple­na en el de­por­te, es un pri­vi­le­gio. El de­por­te me ha da­do sa­tis­fac­cio­nes y, cuan­do no lo ha he­cho, apren­di­za­je pa­ra me­jo­rar. El de­por­te pro­fe­sio­nal fe­me­nino es una ca­rre­ra de obs­tácu­los. Pe­ro eso no la des­ani­mó. Vi­vi­mos en un país de fut­bo­le­ros y es muy di­fí­cil ha­cer­se un hue­co en cual­quier de­por­te mi­no­ri­ta­rio, seas hom­bre o mu­jer. Pe­ro creo que en los de­por­tes in­di­vi­dua­les se va­lo­ra más a la fi­gu­ra: si ha­bla­mos de na­ta­ción, pen­sa­mos en Mi­reia Belmonte; si ha­bla­mos de bád­min­ton, en Ca­ro­li­na Ma­rín. En cual­quier ca­so, soy una fiel de­fen­so­ra de la igual­dad y creo que re­pre­sen­to a mi país y a mi de­por­te igual que un hom­bre. Y ca­da vez son más las de­por­tis­tas que prue­ban su va­lía: de nues­tras úl­ti­mas 34 me­da­llas olím­pi­cas, 20 son fe­me­ni­nas. Los Jue­gos son un es­ca­pa­ra­te que hay que apro­ve­char pa­ra que los ni­ños vean que exis­ten otros de­por­tes ade­más del fút­bol y que hay de­por­tis­tas mu­je­res y hom­bres. Su pa­dre fue el pri­mer olím­pi­co de la fa­mi­lia, co­mo juez de atle­tis­mo. ¿Lo su­yo es­ta­ba es­cri­to? To­dos mis her­ma­nos han he­cho atle­tis­mo. Los do­min­gos eran una fies­ta, to­dos con el chán­dal ca­mino de la com­pe­ti­ción de turno. Em­pe­cé ha­cien­do cross y, con 11 años, pro­bé las de­más dis­ci­pli­nas. El sal­to de al­tu­ra me eli­gió a mí: fue don­de más des­ta­qué.

¿Qué cua­li­da­des de­be te­ner un de­por­tis­ta de éli­te?

Yo soy muy per­se­ve­ran­te, pe­ro tam­bién hay que ser un po­co so­ña­do­ra. Los úl­ti­mos años, com­pa­ti­bi­li­zó el de­por­te con su car­go de dipu­tada en el Par­la­men­to de Can­ta­bria. Ade­más, es­tu­dia Psi­co­lo­gía. ¿De dón­de sa­ca el tiem­po? Me en­can­ta ma­dru­gar. Es­tu­dio de sie­te a nue­ve, an­tes de ir al tra­ba­jo. Me en­can­ta­ría de­di­car­me a la Psi­co­lo­gía De­por­ti­va al­gún día y creo que, si es­tás mo­ti­va­da, sa­cas tiem­po pa­ra to­do.

¿Qué le di­ría a una jo­ven de­por­tis­ta que es­té em­pe­zan­do?

Lo pri­me­ro, que na­die le di­ga que no pue­de lo­grar sus sue­ños. Evi­den­te­men­te, hay que pe­lear­los y per­ser­ve­rar, pe­ro se pue­den con­se­guir. Lo se­gun­do, que dis­fru­te. Son mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to y de tra­ba­jo y hay que pa­sar­lo bien en el mo­men­to de la com­pe­ti­ción. Y lo ter­ce­ro, que se em­pa­pe de to­dos los va­lo­res que da el de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.