Jo­sé Luis Za­mo­rano

“La mu­jer en­tien­de muy bien el tér­mino “cui­dar”, pe­ro no el de “cui­dar­se”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vi Premio Al Compromiso Masculino - Por B. G.

El je­fe de Car­dio­lo­gía del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal re­ci­be el pre­mio al Com­pro­mi­so Mas­cu­lino de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid por pro­te­ger el co­ra­zón de las mu­je­res.

Ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na, au­tor de ca­si me­dio mi­llar de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos y pre­si­den­te de Glo­bal Af­fairs de la So­cie­dad Eu­ro­pea de Car­dio­lo­gía, el doc­tor Za­mo­rano (Ma­drid, 1963) es un re­fe­ren­te mun­dial en sa­lud car­dio­vas­cu­lar y diag­nós­ti­co car­dio­ló­gi­co no in­va­si­vo. Je­fe de Car­dio­lo­gía del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal, ha si­do im­pul­sor de la pri­me­ra Uni­dad Mul­ti­dis­ci­pli­nar de Car­dio­lo­gía de la Mu­jer. Su ob­se­sión es cui­dar “esa má­qui­na per­fec­ta que la­te 100.000 ve­ces al día”. Tam­bién la de las mu­je­res, un co­lec­ti­vo al que no se ha­bía pres­ta­do mu­cha aten­ción, aun­que ca­da año mue­ren ca­si 10.000 mu­je­res más que hom­bres por en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Mu­jer hoy. ¿Por qué no se ha pres­ta­do has­ta aho­ra de­ma­sia­da aten­ción a la sa­lud car­dio­vas­cu­lar fe­me­ni­na? Jo­sé Luis Za­mo­rano. Aun­que es la pri­me­ra cau­sa de muer­te en Es­pa­ña tam­bién pa­ra ellas, se creía que era co­sa de hom­bres. La mu­jer es­tá más pro­te­gi­da por las hor­mo­nas, pe­ro con la me­no­pau­sia esa pro­tec­ción va des­apa­re­cien­do. Y hay otras ca­rac­te­rís­ti­cas in­trín­se­cas. ¿Cuá­les? Ha­ce años vi­mos que se les ha­cían me­nos prue­bas diag­nós­ti­cas. Y he­mos com­pro­ba­do que lle­gan más tar­de al hos­pi­tal. Re­cuer­do una pa­cien­te que lle­gó por un in­far­to y, an­tes, de­jó a los ni­ños en el co­le­gio, avi­só a la ofi­ci­na, lo­ca­li­zó a su ma­dre y llamó a su ma­ri­do. La mu­jer en­tien­de el tér­mino “cui­dar”, no el de “cui­dar­se”. Y pa­ra cui­dar, tie­nes que cui­dar­te. ¿Có­mo po­de­mos ha­cer­lo? To­dos de­be­ría­mos sa­ber nues­tro ries­go. Que no po­de­mos fu­mar, que hay que ha­cer ejer- ci­cio (pa­sear 40 min. al día) y evi­tar la obe­si­dad. Tam­bién de­be­mos sa­ber el ni­vel de pre­sión ar­te­rial y co­les­te­rol, te­ner cui­da­do si eres dia­bé­ti­co y va­lo­rar el fac­tor ge­né­ti­co. ¿Es­ta en­fer­me­dad tie­ne di­fe­ren­tes sín­to­mas en la mu­jer? La mu­jer tien­de a mi­ni­mi­zar­los, y eso le per­ju­di­ca. Una opre­sión que pue­de irra­diar­se o no al bra­zo o al ma­xi­lar in­fe­rior es un sín­to­ma muy ca­rac­te­rís­ti­co del in­far­to. Si va al mé­di­co en cuan­to le ocu­rre, me­jo­ra el diag­nós­ti­co y, so­bre to­do, el pro­nós­ti­co. ¿Qué pa­pel jue­ga la reha­bi­li­ta­ción car­día­ca en la re­cu­pe­ra­ción? He­mos vis­to que ellas van me­nos y de nue­vo creo que es por­que se cen­tran en cui­dar, no en cui­dar­se. El in­far­to no lo cu­ra­mos, pe­ro hay que re­cu­pe­rar en lo po­si­ble la fun­ción car­dia­ca y evi­tar otro even­to. Fue el prin­ci­pal im­pul­sor de la pri­me­ra Uni­dad Mul­ti­dis­ci­pli­nar de Car­dio­lo­gía de la Mu­jer en el Ra­món y Ca­jal. ¿Era ne­ce­sa­ria? Se lo­gró con el apo­yo de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad y de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Mu­jer de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. El ob­je­ti­vo es abor­dar cual­quier pro­ble­ma car­dio­ló­gi­co de la mu­jer: pue­de te­ner pal­pi­ta­cio­nes y ta­qui­car­dias, pue­de que­rer con­se­jo por­que es­tá em­ba­ra­za­da... ¿Por qué no hay al­go si­mi­lar pa­ra el hom­bre? Por­que ellos sí van al car­dió­lo­go y por­que hay mu­chas pa­to­lo­gías es­pe­cí­fi­cas de la mu­jer. Ha es­tu­dia­do la re­la­ción en­tre los tra­ta­mien­tos con­tra el cáncer de ma­ma y la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. ¿Cuál es? Los on­có­lo­gos ha­cen ca­da vez me­jor tra­ba­jo y en mu­chí­si­mos ca­sos la pa­cien­te no mue­re. Los me­di­ca­men­tos son mu­cho me­jo­res, pe­ro al­gu­nos pue­den pro­du­cir to­xi­ci­dad car­dia­ca, que pue­de ma­ni­fes­tar­se has­ta 10 años des­pués. Por eso hay que se­guir a esas pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.