El VA­LOR de los BUE­NOS mo­men­tos

Cuan­do to­do se con­vier­te en una obli­ga­ción, es im­po­si­ble dis­fru­tar de lo que te­ne­mos. La vi­da es­tá lle­na de ins­tan­tes, en­cuen­tros, com­pli­ci­dad, y pe­que­ñas sor­pre­sas. ¿Por qué te cues­ta tan­to dar­te cuen­ta?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ Psi­coa­na­lis­ta

NNos es­for­za­mos por te­ner una vi­da me­jor en to­dos los ám­bi­tos de nues­tra exis­ten­cia, pe­ro no siem­pre lo lo­gra­mos. Es di­fí­cil dis­fru­tar de lo que se tie­ne siem­pre, de aque­llo de lo que dis­po­ne­mos día a día. A Ma­ría la con­ver­sa­ción con su ami­go Die­go le vino muy bien pa­ra pen­sar en es­to. Él se ha­bía se­pa­ra­do ha­cía dos me­ses. Te­nía dos hi­jos pe­que­ños, de cua­tro y seis años, a los que ya no veía co­mo an­tes. Eso, le con­tó a Ma­ría, era lo que peor lle­va­ba: la pér­di­da del con­tac­to co­ti­diano con ellos. Esa au­sen­cia le lle­vó a sen­tir su amor ha­cia sus hi­jos de otra ma­ne­ra. Aho­ra, cuan­do es­ta­ba con los ni­ños du­ran­te el fin de se­ma­na, dis­fru­ta­ba de esos mo­men­tos co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho an­tes. Des­pués de es­cu­char sus pa­la­bras, Ma­ría le di­jo a su ami­go: “Da­mos a las co­sas más va­lor cuan­do po­de­mos per­der­las y las va­lo­ra­mos me­nos cuan­do las te­ne­mos, por­que su­po­ne­mos que siem­pre van a es­tar con no­so­tros y así se con­vier­ten una ru­ti­na. Pe­ro si no las cui­da­mos, po­de­mos per­der­las. Va­lo­rar los bue­nos mo­men­tos tie­ne mu­cho que ver con la ca­pa­ci­dad de acep­tar­nos co­mo so­mos y de no exi­gir­nos de­ma­sia­do”. Cuan­do ca­mi­na­ba de vuel­ta a su ca­sa, Ma­ría em­pe­zó a re­fle­xio­nar so­bre la fra­se que le ha­bía di­cho a su ami­go. Ha­cía años, ella ha­bía pa­sa­do por una cri­sis per­so­nal que la con­du­jo a una psi­co­te­ra­pia. Se en­con­tra­ba mal en el tra­ba­jo, en ca­sa y con su pa­re­ja. Lle­gó a pen­sar en de­jar­lo to­do. Cuan­do es­ta­ba con él, pen­sa­ba en los queha­ce­res do­més­ti­cos y no po­día dis­fru­tar de su com­pa­ñía. Cuan­do es­ta­ba en el tra­ba­jo, nun­ca le pa­re­cía bas­tan­te bien lo que ha­bía he­cho. Y cuan­do se reunía con sus com­pa­ñe­ros pa­ra al­go que no fue­ra tra­ba­jo, siem­pre pen­sa­ba que de­bía ir­se a ca­sa con su pa­re­ja. To­do se con­ver­tía en una obli­ga­ción. No po­día dis­fru­tar ni va­lo­rar ape­nas na­da de lo que te­nía en la vi­da. El de­ber ha­bía he­cho des­apa­re­cer al pla­cer. Pe­ro eso ha­bía cam­bia­do.

Ela­bo­rar los con­flic­tos

En el pro­ce­so psi­co­te­ra­péu­ti­co, Ma­ría ac­ce­dió a una par­te de sí mis­ma que te­nía que ver con su pa­sa­do y que ope­ra­ba en el pre­sen­te, de­ján­do­la sin fuer­zas pa­ra va­lo­rar su vi­da. Ella era la pe­que­ña y la úni­ca chi­ca de tres her­ma­nos. Siem­pre ha­bía te­ni­do con ellos una gran ri­va­li­dad; nun­ca po­día al­can­zar­los, ellos siem­pre eran me­jo­res. Por eso, siem­pre se exi­gía más y nun­ca lle­ga­ba a con­se­guir lo que desea­ba. Ma­ría no asu­mía su lu­gar en la fa­mi­lia, se sen­tía más frá­gil que sus her­ma­nos y se­guía lu­chan­do pa­ra ser me­jor que ellos a ojos de sus pa­dres. Cuan­do pu­do ela­bo­rar, en­tre otros con­flic­tos, es­ta exi­gen­cia so­bre sí mis­ma y los de­seos que ocul­ta­ba, co­men­zó a acep­tar­se, a de­jar de com­pe­tir con to­do el mun­do y a va­lo­rar los bue­nos mo­men­tos que la vi­da nos pue­de pro­por­cio­nar si es­ta­mos dis­pues­tos in­ter­na­men­te a acep­tar­los. Aho­ra, Ma­ría po­día dis­fru­tar de sus hi­jos. Le en­can­ta­ba ver se­ries de te­le­vi­sión con su pa­re­ja cuan­do los ni­ños se iban a la ca­ma. El fin de se­ma­na res­ca­ta­ban un ra­to pa­ra ha­cer de­por­te. De vez en cuan­do, se reunía con sus ami­gas y sen­tía a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo co­mo cóm­pli­ces, no co­mo ad­ver­sa­rios. En oca­sio­nes ha­ce fal­ta una pér­di­da pa­ra ad­ver­tir lo pre­cio­so que era lo per­di­do. So­lo su au­sen­cia brin­da su pleno va­lor. Al­go tan bueno co­mo es­tar con las per­so­nas a las que se quie­re se vuel­ve ru­ti­na por el me­ro he­cho de su­ce­der re­pe­ti­da­men­te. En­to­nen

Si lo co­ti­diano se con­si­de­ra abu­rri­do y sin va­lor, es bueno to­mar dis­tan­cia.

ces, la ener­gía psí­qui­ca que nos mue­ve a dis­fru­tar de lo con­se­gui­do le con­ce­de me­nos va­lor, por­que no pro­mue­ve el de­seo de al­can­zar­lo. El pre­sen­te se ha­lla con­ta­mi­na­do por las ex­pe­rien­cias pa­sa­das. Po­de­mos re­cor­dar vi­ven­cias que nos hi­cie­ron sen­tir bien y re­crear­nos hoy con lo que tu­vi­mos ayer. Re­pe­ti­mos ese re­cuer­do por­que le da­mos un va­lor en nues­tra his­to­ria, pe­ro tam­bién pue­de su­ce­der que nos ven­gan re­cuer­dos ne­ga­ti­vos, por­que es­ta­mos en­gan­cha­dos a al­go que no he­mos po­di­do ela­bo­rar. Se pue­den va­lo­rar los bue­nos mo­men­tos de la vi­da, cuan­do la ma­du­ra­ción psi- co­ló­gi­ca ha con­du­ci­do a la per­so­na a acep­tar que to­do tie­ne un lí­mi­te. Cuan­do lo co­ti­diano se ha con­ver­ti­do en al­go abu­rri­do y ca­ren­te de va­lor, es bueno, si se pue­de, to­mar dis­tan­cia. Un pe­que­ño via­je pue­de ha­cer­nos ver las co­sas de otra ma­ne­ra. Con­vie­ne re­fle­xio­nar so­bre si nos cues­ta tra­ba­jo dis­fru­tar de nues­tras re­la­cio­nes,

Oin­clu­so del tiem­po que te­ne­mos cuan­do es­ta­mos so­los, si apro­ve­cha­mos nues­tro des­can­so. Si no po­de­mos dis­fru­tar de los en­cuen­tros que te­ne­mos con los otros, o pen­sa­mos que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, es­ta­mos idea­li­zan­do lo que he­mos vi­vi­do y nos man­te­ne­mos pri­sio­ne­ros de de­seos in­fan­ti­les im­po­si­bles de lle­var a ca­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.