Qué sig­ni­fi­ca ser una MU­JER NE­GRA es­pa­ño­la?

Na­cie­ron aquí, pe­ro en el co­le­gio las lla­ma­ban “con­gui­tos” o “co­la­caos”. Can­sa­das de mi­cro­rra­cis­mos y de que se las con­si­de­re ex­tran­je­ras en su pro­pio país, por fin, han to­ma­do la pa­la­bra.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo - Por ANA SAN­TOS / Fotos CÉ­SAR LUCADAMO

Sil­via tie­ne 41 años, pa­re­ja es­ta­ble, una hi­ja de cua­tro y es ac­triz; Laia, de 33, es fun­cio­na­ria y es­tá sol­te­ra; Ma­guet­te, de 29, com­par­te ca­rre­ra mu­si­cal con su no­vio mien­tras fi­na­li­za los es­tu­dios; y De­si­rée, fun­cio­na­ria de 39 años, es­tá di­vor­cia­da y tie­ne dos hi­jas de ocho y 10. Ade­más, for­man par­te de los dos mi­llo­nes de es­pa­ño­les afro­des­cen­dien­tes que, se­gún el Al­to Con­se­jo de Co­mu­ni­da­des Ne­gras, vi­ven en nues­tro país. Un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble de la po­bla­ción –al­go más del 4%–, del que lo des­co­no­ce­mos prác­ti­ca­men­te todo. Des­de ha­ce unos años, fo­ros como Afro­con­cien­cia o Black Barcelona Re­fe­ren­tes (que se ce­le­bran en Ma­drid y Barcelona) y aso­cia­cio­nes como Afro­fé­mi­nas lu­chan por dar vi­si­bi­li­dad al co­lec­ti­vo y re­fle­xio­nar so­bre su iden­ti­dad. Sil­via, Laia, Ma­guet­te y De­si­rée se co­no­cie­ron par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te en ellos y, des­de en­ton­ces, son ami­gas. “Las re­des so­cia­les per­mi­ten que es­te­mos más cer­ca y se nos vea más. Ade­más, somos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción nu­me­ro­sa que no ha ve­ni­do de fue­ra, sino que ha na­ci­do aquí. Pe­ro a la gen­te le cues­ta mu­cho en­ten­der lo que somos. A raíz de un ar­tícu­lo que pu­bli­qué una chi­ca me di­jo: “Es que vo­so­tras las afri­ca­nas…”. Y le res­pon­dí “¡Eh, cui­da­do! Soy ne­gra, pe­ro ten­go más co­sas en co­mún con­ti­go que con ellas: de pe­que­ña he vis­to las mis­mas se­ries y me he reí­do de lo mis­mo”, ex­pli­ca De­si­rée Be­la-lo­bed­de, hi­ja de pa­dres gui­nea­nos na­ci­da en Barcelona y un im­por­tan­te re­fe­ren­te en­tre los afro­des­cen­dien­tes, gra­cias a su web Ne­gra Flor y a las char­las que im­par­te. “Siem­pre he­mos es­ta­do aquí, pe­ro aho­ra he­mos em­pe­za­do a de­cir: “Es­to me mo­les­ta”, “Es­to no me gus­ta”. De­si­rée co­men­zó su blog en 2011, a raíz de su de­ci­sión de de­jar de ali­sar­se el pe­lo. “Tu­ve que apren­der a cui­dar de mi cabello en su es­ta­do na­tu­ral y de­ci­dí com­par­tir mis ex­pe­rien­cias con mu­je­res que es­tu­vie­ran en el mis­mo pro­ce­so”. Pe­ro el pe­lo so­lo fue el prin­ci­pio. En su blog ha­bla de te­mas per­so­na­les y de ra­za, pe­ro tam­bién da con­se­jos pa­ra apren­der a po­ner­se un turbante o ma­qui­llar­se. A lo su­yo lo llama “ac­ti­vis­mo es­té­ti­co”, “por­que el pe­lo afro ha si­do un ele­men­to de opre­sión histórico pa­ra las mu­je­res y, por lo tan­to, cui­dar­lo es ac­ti­vis­mo. Nos em­po­de­ra”. Sil­via Albert, na­ci­da en San Se­bas­tián de padre ni­ge­riano y ma­dre gui­nea­na, abra­zó ha­ce cua­tro años el ac­ti­vis­mo, al mis­mo tiem­po que la ma­ter­ni­dad, pa­ra evi­tar que su hi­ja pa­sa­ra por lo mis­mo que ella. “En el co­le­gio nos lla­ma­ban “los con­gui­tos” y “los co­la­caos”, y la gen­te creía que no nos im­por­ta­ba por­que po­nía­mos una son­ri­sa con­ge­la­da. Bus­ca­ba un es­pe­jo don­de mi­rar­me y no lo ha­bía, pe­ro aho­ra ya no nos ca­lla­mos”, afir­ma. Un pa­sa­do con lu­ces y som­bras que re­vi­ve en No es país pa­ra ne­gras, un mo-

nó­lo­go tea­tral que tie­ne el po­der de po­ner­nos den­tro de su piel en ca­da es­ce­na y que re­fle­ja “el ra­cis­mo in­vi­si­ble, el ra­cis­mo po­si­ti­vo, el ra­cis­mo su­til... ese del que, si te que­jas, te ta­chan de pa­ra­noi­ca”. Por­que, las cua­tro re­co­no­cen ha­ber con­vi­vi­do con un cier­to ra­cis­mo des­de sus pri­me­ros re­cuer­dos. ¿Có­mo reac­cio­nar a las pre­gun­tas es­te­reo­ti­pa­das de la sue­gra y el re­per­to­rio de bro­mas ra­cis­tas del sue­gro?

“¿De dón­de han sa­li­do es­tos ni­ños?”

Ma­guet­te Dieng es hi­ja de una za­mo­ra­na y un se­ne­ga­lés que se co­no­cie­ron en Me­li­lla ha­ce más de tres dé­ca­das, cuan­do las pa­re­jas mix­tas eran al­go muy ex­cep­cio­nal. “De ni­ña vi­vía en­tre blan­cos en un pue­blo de 3.000 ha­bi­tan­tes y fue muy di­fí­cil. En­ton­ces la gen­te se pre­gun­ta­ba: “¿De dón­de han sa­li­do es­tos ni­ños?”. Cuan­do vas cre­cien­do, tie­nes que aguan­tar que te in­sul­ten o que te vi­gi­len cuan­do en­tras en una tien­da –re­la­ta–. Son ac­ti­tu­des que no me han mar­ca­do, por­que nun­ca me he sen­ti­do acom­ple­ja­da por ser quien soy y me gus­ta lo que veo. Pe­ro sé que hay otros que se mi­ran al es­pe­jo y pien­san que oja­lá fue­ran blan­cos pa­ra pa­sar inad­ver­ti­dos o te­ner más opor­tu­ni­da­des. Y eso pue­de aca­bar con tu au­to­es­ti­ma”. Sil­via alu­de a esos “pe­que­ños” de­ta­lles ra­cis­tas que son como los mi­cro­ma­chis­mos, su­ti­les pe­ro cons­tan­tes. “Nos cues­ta iden­ti­fi­car­los en el día a día, pe­ro te ocu­rren en los ae­ro­puer­tos, en un ban­co, con la po­li­cía… Te acu­san de te­ner la piel muy fi­na y no pue­des de­nun­ciar­los, por­que dicen que “no es pa­ra tan­to”, re­fle­xio­na. Y ha­ce re­fe­ren­cia a las con­no­ta­cio­nes se­xua­les que so­por­tan: “Es­ta­mos hi­per­se­xua­li­za­das. Una mu­jer ne­gra es ac­ce­si­ble, exó­ti­ca, desea­ble… Somos un “bom­bón”, un “cho­co­la­ti­to”; no hay más que en­trar en in­ter­net –ex­pli­ca–. Re­cuer­do que, en un de­ba­te que hi­ci­mos en La Co­ru­ña tras la obra, una es­pec­ta­do­ra di­jo que no iba al cen­tro por­que, en cuan­to se pa­ra­ba en una ca­lle, se le acer­ca­ba un hom­bre a pre­gun­tar cuán­to co­bra­ba”.

De iz­quier­da a de­re­cha, Sil­via Albert, De­si­reé Be­la-lo­bed­de, Laia Mu­ñoz y Ma­guet­te Dieng, es­pa­ño­las de to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.