5. TE­NER GUS­TOS CO­MU­NES… Y ODIOS CO­MU­NES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta -

De­je­mos el bue­nis­mo pre­do­mi­nan­te en es­tos días: odiar es be­ne­fi­cio­so pa­ra el cu­tis. La vi­da no pue­de ser cons­tan­te­men­te un par­ti­do amis­to­so, un fi­le­te a la plan­cha, un pla­to sin sal, una ca­mi­se­ta blan­ca. A ve­ces, se ne­ce­si­ta un po­co de com­pe­ti­ción y ani­mad­ver­sión. Y es ahí, en las ani­mad­ver­sio­nes más ab­sur­das, don­de te unes más a una per­so­na. Pue­des odiar al ve­cino (ca­si siem­pre es tu ve­cino), al pre­si­den­te de tu co­mu­ni­dad, al que apar­ca de­lan­te de ti en el par­king, a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, un po­lí­ti­co, un fa­mo­so, un pe­rio­dis­ta, la pi­ña en la piz­za, la ce­bo­lla en la tortilla, el ci­lan­tro, el re­ga­liz, los pro­ba­do­res de las tien­das, la gen­te que pi­ta en los atas­cos, los que gri­tan al ha­blar por el te­lé­fono mó­vil, los an­sias, los len­tos... El odio ama­rra cruen­tas ne­ce­si­da­des, dice Be­ne­det­ti. Odiar al­go con tu pa­re­ja ama­rra la exis­ten­cia com­par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.