CÓ­MO EDU­CAR A UN NI­ÑO FE­MI­NIS­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Mien­tras ca­da vez más ni­ñas y ado­les­cen­tes se de­cla­ran en re­bel­día con­tra los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, edu­car a los ni­ños en la igual­dad to­da­vía es una ta­rea pla­ga­da de es­tig­mas y pre­jui­cios. Pe­ro eso es­tá a pun­to de cam­biar. To­da una nue­va ge­ne­ra­ción de pa­dres y ma­dres con­cien­cia­dos quie­re que sus hi­jos apren­dan a lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción y se con­vier­tan en hom­bres he­chos y de­re­chos... pe­ro tam­bién au­tén­ti­cos fe­mi­nis­tas. Por IXONE DÍAZ LANDALUCE

DDos ni­ñas de unos 10 años char­lan en­tre­te­ni­das mien­tras cu­rio­sean en­tre los pa­si­llos de una li­bre­ría. Se de­tie­nen an­te una es­tan­te­ría. Una de ellas co­ge un li­bro, exa­mi­na la por­ta­da, se lo en­se­ña a la otra: “Qué li­bro más guay. ¡Me en­can­ta! Mi­ra…”. Lo abren y em­pie­zan a ojear­lo. Lo co­men­tan en­tu­sias­ma­das. Des­pués de un ra­to, se di­ri­gen per­sua­si­va­men­te a sus pa­dres en bus­ca de fi­nan­cia­ción… No es una no­ve­la ro­mán­ti­ca pa­ra preado­les­cen­tes. Tam­po­co es la úl­ti­ma en­tre­ga de una sa­ga de aven­tu­ras. Se tra­ta de Cuen­tos de bue­nas no­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des y re­co­ge, en for­ma de cuen­to, la vi­da y obra de 100 mujeres no­ta­bles, des­de Ma­rie Cu­rie,

Vir­gi­nia Woolf o Fri­da Kah­lo, has­ta Se­re­na Wi­lliams. El li­bro na­ció de una ini­cia­ti­va de crowd­fun­ding y se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno editorial en to­do el mun­do, con un se­gun­do vo­lu­men edi­ta­do re­cien­te­men­te. Su éxi­to es sin­to­má­ti­co de una nue­va reali­dad: to­da una nue­va ge­ne­ra­ción fe­me­ni­na es­tán su­mán­do­se ma­si­va­men­te a las fi­las de un mo­vi­mien­to de­nos­ta­do (y has­ta de­mo­ni­za­do) du­ran­te dé­ca­das. En ple­na era Trump, y mien­tras el mo­vi­mien­to #Me­too si­gue sa­cu­dien­do los ci­mien­tos de la so­cie­dad oc­ci­den­tal, ni­ñas y ado­les­cen­tes de to­do el mun­do se de­cla­ran fe­mi­nis­tas en las re­des so­cia­les, pe­ro tam­bién en los co­le­gios, an­te sus fa­mi­lias, en sus gru­pos de ami­gos… Y lo ha­cen sin pu­dor ni com­ple­jos, con or­gu­llo y en­tu­sias­mo, inau­gu­ran­do un nue­vo tiem­po. Has­ta ahí to­do bien, hay lu­gar pa­ra el op­ti­mis­mo pe­ro… ¿qué pa­sa con los ni­ños? “Me ale­gro de que ha­ya­mos em­pe­za­do a edu­car a nues­tras hi­jas co­mo a nues­tros hi­jos, pe­ro no lo lo­gra­re­mos del to­do has­ta que no eduquemos a nues­tros hi­jos co­mo a nues­tras hi­jas”. Son pa­la­bras de Glo­ria Stei­nem, pro­ba­ble­men­te la fe­mi­nis­ta más fa­mo­sa del mun­do. La re­fle­xión for­ma­ba par­te de un ar­tícu­lo del dia­rio The New York Ti­mes ti­tu­la­do “Có­mo edu­car a un ni­ño fe­mi­nis­ta”, con­ver­ti­do en vi­ral des­de su pu­bli­ca­ción el año pa­sa­do. Con vo­ca­ción de ma­nual de bue­nas prác­ti­cas pa­ra pa­dres de ni­ños en edad es­co­lar, re­co­men­da­ba, por ejem­plo, fo­men­tar la amis­tad con las ni­ñas, in­vi­tán­do­las a cum­plea­ños o in­clu­yén­do­las en los de­por­tes de equi­po pa­ra ter­mi­nar con la se­gre­ga­ción que aún es ha­bi­tual en el pa­tio de los co­le­gios. Pe­ro tam­bién pa­ra des­te­rrar la im­pre­sión de que las mujeres son un me­ro ob­je­to de con­quis­ta.

Los desafíos so­bre el te­rreno

HAS­TA QUE NO EDUQUEMOS A NUES­TROS HI­JOS CO­MO A NUES­TRAS HI­JAS NO CAMBIAREMOS NA­DA”.

Glo­ria Stei­nem

Pe­ro la prác­ti­ca siem­pre pre­sen­ta más desafíos que la teo­ría. Y a Stei­nem no le fal­ta ra­zón. Mien­tras ca­da vez es más co­mún ani­mar a las ni­ñas a ser lo quie­ran ser, a rom­per con los es­te­reo­ti­pos y per­se­guir sus pa­sio­nes, a me­nu­do esa no es la ac­ti­tud con la que se edu­ca a los ni­ños. To­da­vía exis­ten mu­chos pre­jui­cios so­bre a qué de­ben ju­gar, qué in­tere­ses de­ben mos­trar o có­mo de­ben ex­pre­sar (o re­pri­mir) sus emo­cio­nes. Pe­ro eso es­tá cam­bian­do po­co a po­co. Una nue­va ge­ne­ra­ción de pa­dres se es­tá en­car­ga­do de ello. En­ri­que tie­ne dos años. Des­de que na­ció, su pa­dre, Car­los, tie­ne muy cla­ro que quie­re edu­car­le en los va­lo­res fe­mi­nis­tas. “No se­ría ca­paz de ha­cer­lo de nin­gu­na otra for­ma. Pa­ra mí, no ha­cer­lo se­ría co­mo edu­car­le pa­ra que fue­ra ra­cis­ta. Ten­go ami­gas que han te­ni­do que li­diar con au­tén­ti­cos idio­tas y no quie­ro que mi hi­zo crez­ca y se con­vier­ta en uno de ellos”, ex­pli­ca. Su con­cien­cia vie­ne de le­jos. “Es al­go que me ve­nía de se­rie: mi

ma­dre siem­pre ha si­do una fe­mi­nis­ta con­ven­ci­da. Ade­más, en los úl­ti­mos años, he vis­to si­tua­cio­nes en el tra­ba­jo, ca­sos feos de ma­chis­mo, que han afec­ta­do a al­gu­nas ami­gas y que me han con­cien­cia­do aún más. Aho­ra me lo to­mo mu­cho más en se­rio”. Pe­ro, ¿por dón­de hay que em­pe­zar? Pa­ra la psi­có­lo­ga Mi­riam Her­bón, es­pe­cia­lis­ta en em­po­de­ra­mien­to, re­la­cio­nes sa­nas y pre­ven­ción de la vio­len­cia, la cohe­ren­cia es fun­da­men­tal. “Hay que ser congruente con lo que se pien­sa, se di­ce y se ha­ce. Por eso, las per­so­nas que quie­ren edu­car a un fe­mi­nis­ta de­ben prac­ti­car el fe­mi­nis­mo. Si no, es una qui­me­ra”. Car­los res­pe­ta es­cru­pu­lo­sa­men­te ese prin­ci­pio bá­si­co. “Pa­ra mí, lo esen­cial es edu­car a tra­vés del ejem­plo. Mi mu­jer y yo nos re­par­ti­mos las ta­reas de la ca­sa y la edu­ca­ción del ni­ño equi­ta­ti­va­men­te. Pe­ro ya lo ha­cía­mos an­tes de te­ner un hi­jo... Apar­te de eso, en las pe­lí­cu­las y los di­bu­jos que le po­ne­mos in­ten­ta­mos evi­tar las na­rra­ti­vas y los ro­les de prin­ce­sas, prín­ci­pes, gue­rre­ros… Ese ti­po de co­sas”. ¿Y los ju­gue­tes? “No le con­di­cio­na­mos. Es cier­to que le en­can­tan los co­ches y las ex­ca­va­do­ras, pe­ro tam­bién le gus­ta mu­cho ju­gar a co­ci­nar”, ex­pli­ca. En lo que coin­ci­den prác­ti­ca­men­te to­dos los ex­per­tos es que con­vie­ne ol­vi­dar­se de los ro­les de gé­ne­ro. De ese có­di­go bi­na­rio de ro­sas y azu­les que los cien­tí­fi­cos han desecha­do al de­mos­trar que ni­ños y ni­ñas no tie­nen pre­fe­ren­cia por nin­guno de los dos co­lo­res.

HAY QUE SER CONGRUENTE CON LO QUE SE PIEN­SA, SE DI­CE Y SE HA­CE”. Mi­riam Her­bón, psi­có­lo­ga

Sin em­bar­go, ha­cia los tres años, los ni­ños em­pie­zan a asi­mi­lar las ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les re­la­cio­na­das con ese ti­po de de­ta­lles apa­ren­te­men­te inofen­si­vos, pe­ro car­ga­dos de sig­ni­fi­ca­do. “Lo pri­me­ro que pue­den ha­cer las fa­mi­lias es de­jar de pen­sar es­te­reo­ti­pa­da­men­te. Va­mos a ol­vi­dar­nos del ro­sa y del azul, de di­fe­ren­ciar las ac­ti­tu­des, de los ju­gue­tes pa­ra ni­ños y pa­ra ni­ñas… Ju­gar con mu­ñe­cas, por ejem­plo, es el en­tre­na­mien­to pa­ra cui­dar a las per­so­nas. Y un en­tre­na­mien­to pa­ra una paternidad igua­li­ta­ria es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca Ma­rian Mo­reno, edu­ca­do­ra y ex­per­ta en coedu­ca­ción. Por la mis­ma ra­zón, apren­der a cui­dar de uno mis­mo (des­de co­ci­nar has­ta sa­ber man­te­ner la hi­gie­ne per­so­nal) es im­pres­cin­di­ble pa­ra que un ni­ño sea in­de­pen­dien­te y au­tó­no­mo, y pue­da com­par­tir las ta­reas do­més­ti­cas en el fu­tu­ro. Pe­ro tam­bién es esen­cial apren­der a cui­dar a los de­más, un rol que tra­di­cio­nal­men­te han desem­pe­ña­do las mujeres. Por eso, ocu­par­se de un her­mano pe­que­ño, ha­cer de can­gu­ro con el pri­mo o aten­der a una mas­co­ta son ac­ti­vi­da­des muy po­si­ti­vas pa­ra el de­sa­rro­llo de cual­quier ni­ño.

“To­das las emo­cio­nes son le­gí­ti­mas”

“A un ni­ño no se le pue­den ne­gar gus­tos, orien­ta­cio­nes o ac­ti­vi­da­des por el he­cho de ser un hom­bre”, ex­pli­ca Her­bón. Y eso in­clu­ye la ges­tión de las emo­cio­nes. Cuan­do son be­bés, los ni­ños y las ni­ñas llo­ran por igual. Lue­go, apren­den a mo­du­lar sus reac­cio­nes en fun­ción de lo que se es­pe­ra de ellos. “Hay que le­gi­ti­mar to­das las emo­cio­nes. Cuan­do llo­ra, no hay que ne­gar­le ese llan­to, sino en­ten­der qué le pa­sa y en­se­ñar­le a re­gu­lar­lo”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. Pa­ra Car­los, “to­das las emo­cio­nes son na­tu­ra­les y es le­gí­ti­mo sen­tir­las. Esa idea de que los tíos tie­nen que ser du­ros, pe­leo­nes, agre­si­vos y com­pe­ti­ti­vos me pa­re­ce ab­so­lu­ta­men­te tó­xi­ca. No quie­ro que mi hi­jo pien­se que eso es lo que se es­pe­ra de él. To­do ese ro­llo del ma­cho al­fa me pa­re­ce to­tal­men­te no­ci­vo”. El len­gua­je jue­ga un pa­pel cla­ve. Pa­ra em­pe­zar, ha de ser in­clu­si­vo. “Con el len­gua­je en­ten­de­mos y cam­bia­mos el mun­do. Hay que vi­si­bi­li­zar a las ni­ñas y eso, por su­pues­to, in­clu­ye có­mo ha­bla­mos. El uso no se­xis­ta del len­gua­je es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca Ma­rian Mo­reno. Tam­bién es im­por­tan­te que no uti­li­cen nun­ca pa­la­bras co­mo mu­jer o ni­ña en for­ma de in­sul­to. ¿Qué pue­de ha­cer un pa­dre o una ma­dre si un día su hi­jo lla­ma “pu­ta” a una com­pa­ñe­ra? “Hay que pre­gun­tar­le pa­ra qué usa esa pa­la­bra, qué in­ten­ción tie­ne y ex­pli­car­le lo que sig­ni­fi­ca con­cep­tual­men­te y qué da­ño pue­de ha­cer­le a la otra per­so­na. No con­sis­te en con­tes­tar: “Eso no se di­ce”, se­ña­la Her­bón. Y hay que ha­blar de se­xo. Es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir el aco­so y la vio­len­cia se­xual. Se­gún al­gu­nos ex­per­tos, en­tre los tres y los cua­tro años ya se pue­den em­pe­zar a ex­pli­car al­gu­nos con­cep­tos bá­si­cos en tér­mi­nos sen­ci­llos. Por ejem­plo: de dón­de vie­nen los ni­ños. “Hay que ha­cer­lo cuan­do es­tén lis­tos. Y eso di­fie­re mu­cho de un ni­ño a otro. Pe­ro cuan­do es­tén pre­pa­ra­dos hay que em­pe­zar a ha­blar­les del res­pe­to, de lo que sig­ni­fi­ca lo afec­ti­vo-se­xual, no so­lo de los mie­dos del em­ba­ra­zo o de las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, sino de qué sig­ni­fi­ca com­par­tir la se­xua­li­dad con otra per­so­na, qué sig­ni­fi­ca de­cir no en el con­tex­to de una re­la­ción se­xual”, ex­pli­ca Her­bón. Pe­ro los nue­vos tiem­pos han traí­do nue­vos re­tos. Pa­ra Ma­rian Mo­reno el acceso a la por­no­gra­fía en in­ter­net ha cam­bia­do com­ple­ta­men­te el pai­sa­je. “Su edu­ca­ción se­xual, so­bre to­do la de los chi­cos, es­tá ca­da vez más fun­da­men­ta­da en el porno. Por eso, se es­tán edu­can­do en una se­xua­li­dad abu­si­va, ba­sa­da en el po­der, dis­cri­mi­na­to­ria, una se­xua­li­dad de la can­ti­dad en vez de la ca­li­dad”. La bue­na no­ti­cia es que las fa­mi­lias no es­tán so­las. Des­de el co­le­gio tam­bién se de­be en­se­ñar igual­dad a tra­vés de la coedu­ca­ción. “Con­sis­te en edu­car in­ten­tan­do equi­li­brar la mo­chi­la de gé­ne­ro. Esas mo­chi­las vie­nen con ca­ren­cias y con ex­ce­sos. Los chi­cos, por ejem­plo, tie­nen ca­ren­cias en la ex­pre­sión de su afec­ti­vi­dad o em­pa­tía. Y, en cam­bio, se ex­ce­den a la ho­ra de mos­trar sen­ti­mien­tos de ira o frus­tra­ción. Con las chi­cas ocu­rre al con­tra­rio. Por ejem­plo, tie­nen ca­ren­cias a la

ESA IDEA DE QUE LOS CHI­COS TIE­NEN QUE SER DU­ROS Y COM­PE­TI­TI­VOS ME PA­RE­CE TÓ­XI­CA”.

Pa­dre de un ni­ño de dos años.

ho­ra de ejer­cer el li­de­raz­go”, di­ce Mo­reno. “La coedu­ca­ción se pue­de apli­car a cual­quier asig­na­tu­ra. Es to­tal­men­te trans­ver­sal. Pe­ro pa­ra im­par­tir igual­dad, tie­nes que lle­var­la den­tro”, ar­gu­men­ta. ¿Có­mo? Por ejem­plo, co­mo pro­fe­so­ra de Len­gua en un ins­ti­tu­to, Mo­reno uti­li­za un cuen­to del con­de Lu­ca­nor pa­ra ha­blar de vio­len­cia de gé­ne­ro y si to­ca es­tu­diar El Qui­jo­te se de­tie­ne en la no­ve­la in­crus­ta­da de la pas­tor­ci­lla Mar­ce­la. “Es el pri­mer mi­tin fe­mi­nis­ta de la li­te­ra­tu­ra y lo es­cri­bió Cer­van­tes”, di­ce. Se­gún Mo­reno, es­te en­fo­que tie­ne bue­na aco­gi­da en­tre los ado­les­cen­tes por­que ex­plo­ra te­mas que les to­can muy de cer­ca. “Ca­da vez hay más chi­cas con con­cien­cia fe­mi­nis­ta. Y ca­da vez hay más chi­cos in­có­mo­dos con la mas­cu­li­ni­dad tra­di­cio­nal”.

JU­GAR CON MU­ÑE­CAS LES PRE­PA­RA PA­RA CUI­DAR PER­SO­NAS Y PA­RA UNA PATERNIDAD IGUA­LI­TA­RIA”. Ma­rian Mo­reno

Nue­vas mas­cu­li­ni­da­des

Pe­ro no se tra­ta, ni mu­cho me­nos, de ne­gar la mas­cu­li­ni­dad, sino de res­pe­tar el ca­rác­ter y los in­tere­ses de ca­da ni­ño. “Al fi­nal, se tra­ta de que sean lo que quie­ran ser. Que quie­ren su­bir­se a un ár­bol, que se suban. Que quie­ren ju­gar a fút­bol, que jue­guen. Que quie­ren leer, que lean. Que ha­gan lo que quie­ran. Pe­ro que tam­po­co se vean obli­ga­dos a su­bir­se a un ár­bol o a ju­gar al fút­bol por­que es lo que ha­cen los chi­cos. Lo que per­si­gue el fe­mi­nis­mo es que ca­da per­so­na se desa­rro­lle en li­ber­tad”, ex­pli­ca Her­bón. Ni­ñas y ni­ños li­bres e igua­les. Ya no es una uto­pía, sino el fu­tu­ro de la si­guien­te ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.