EMILIA CLAR­KE

“La su­per­vi­vien­cia es lo que tie­nen en co­mún to­dos mis per­so­na­jes”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

emilia Clar­ke tie­ne mu­chos do­nes, pe­ro si hay uno que la ca­rac­te­ri­za es­pe­cial­men­te es su ca­pa­ci­dad de reír­se de sí mis­ma. Es al­go que no de­ja de sor­pren­der, te­nien­do en cuen­ta que es una de las es­tre­llas más acla­ma­das de Jue­go de tro­nos, la exi­to­sa se­rie de HBO que ha en­gan­cha­do a 16 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en to­do el mun­do. El mis­mo nú­me­ro de per­so­nas que la si­guen en Ins­ta­gram. En la úl­ti­ma dé­ca­da, ha pa­sa­do de ser una as­pi­ran­te a ac­triz en Lon­dres a ser ma­dre de dra­go­nes en un uni­ver­so fan­tás­ti­co, una de las ca­ras fe­mi­nis­tas del mun­do del ci­ne, y una de las ac­tri­ces me­jor pa­ga­das de la te­le­vi­sión: más de 500.000 dó­la­res por epi­so­dio, se­gún la re­vis­ta Ti­me. En 2015, la re­vis­ta Es­qui­re la nom­bró la mu­jer más sexy del mun­do. Y to­do es­to, con so­lo 31 años. Pe­se a ello, Clar­ke, o la ver­sión de ella que mues­tra al pú­bli­co, si­gue sien­do la ami­ga sim­pá­ti­ca que ha­ce bro­mas in­ge­nio­sas con des­co­no­ci­dos y que nun­ca se to­ma a sí mis­ma de­ma­sia­do en se­rio. Es, an­te to­do, y a pe­sar

de la so­lem­ni­dad desafian­te de su per­so­na­je en Jue­go de tro­nos, una ac­triz con ten­den­cia evi­den­te a la co­me­dia. Sa­be uti­li­zar su ca­ra co­mo ins­tru­men­to tam­bién fue­ra de las pan­ta­llas y pa­sa de una mue­ca a otra con ra­pi­dez. El re­sul­ta­do es un dis­cur­so en to­do mo­men­to apa­sio­na­do, enér­gi­co, muy bri­tá­ni­co y, sí, ab­so­lu­ta­men­te tea­tral. La ac­triz re­ci­be a Mu­jer­hoy en una sa­la de reu­nio­nes ano­di­na de un ho­tel de lu­jo en Man­hat­tan. Es un día frío —ha ne­va­do el día an­te­rior— y se ca­lien­ta las ma­nos pe­que­ñas y co­lo­ra­das con una ta­za de, su­po­ne­mos, té in­glés. Em­pie­za la en­tre­vis­ta y en­se­gui­da ha­ce que la sa­la gris pa­rez­ca el cen­tro de una fies­ta.

Kha­lee­si a tiem­po com­ple­to

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es su pe­lo: lo lle­va rubio pla­tino co­mo Kha­lee­si, su per­so­na­je en Jue­go de tro­nos. Pe­ro no lo lle­va lar­go sino cor­to, más co­mo Q’ira, la he­roí­na a la que en­car­na en Han So­lo: una his­to­ria de Star Wars, la úl­ti­ma en­tre­ga de La gue­rra de las ga­la­xias que se estrena el 25 de ma­yo en to­do el mun­do. Ha­ber si­do Kha­lee­si, Q’ira y Emilia si­mul­tá­nea­men­te du­ran­te el mis­mo año de­be ha­ber re­sul­ta­do al­go es­qui­zo­fré­ni­co. “Sí, li­ge­ra­men­te, so­bre to­do aho­ra que es­toy ha­blan­do de es­to [Han So­lo] y es­toy rodando aque­llo [Jue­go de tro­nos]”. Se ríe. Tie­ne una ri­sa cam­pe­cha­na, de co­le­ga en el bar. “Creo que se­rá peor en unos me­ses. Pe­ro aho­ra mis­mo me sien­to en al­gún lu­gar a me­dias, en­tre Kha­lee­si y Q’ira, pro­ba­ble­men­te lo más pa­re­ci­do a Emilia. Es­pe­ro que du­re al­gún tiem­po”. Vuel­ve a reír­se. Sus car­ca­ja­das son lar­gas y fuer­tes, al­go ron­cas. “Pe­ro su pe­lo… es aho­ra el de Kha­lee­si”, le di­go. “Sí. Pen­sé: “Voy a te­ñir­me yo tam­bién, a ver si me gus­ta ser Kha­lee­si to­do el tiem­po”. Emilia se lo to­ca por en­ci­ma, in­sis­tien­do más en el ges­to que en el as­pec­to de su pe­lo. “Los ma­qui­lla­do­res me di­je­ron que aca­ba­ba de ga­nar me­dia ho­ra de sue­ño. ¡Me­dia ho­ra más de sue­ño!”. Suel­ta otra car­ca­ja­da. Ex­pli­ca el tre­men­do tra­ba­jo que cues­ta po­ner­le la pe­lu­ca ru­bia y tren­za­da que lu­ce en la se­rie ca­da ma­ña­na de ro­da­je. Dos ho­ras, ni más ni me­nos. “¡Ten­dría que ha­bér­me­lo te­ñi­do ha­ce nue­ve años! Ha­bría dor­mi­do me­dia ho­ra más ca­da día”. Nue­ve años lle­va rodando el éxi­to de HBO (le­van­tán­do­se ca­da día a las cua­tro de la ma­ña­na y yén­do­se a la ca­ma a me­nu­do 18 ho­ras des­pués), y a eso hay que aña­dir nue­ve pe­lí­cu­las. Una pe­lí­cu­la y 10 epi­so­dios por año en la úl­ti­ma dé­ca­da. Re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar ese rit­mo. Y no tie­ne oje­ras. “Lle­va­mos mu­cho ma­qui­lla­je”, son­ríe con de­li­be­ra­da in­dul­gen­cia y en­se­ña unos dien­tes blan­cos y per­fec­tos. “Pe­ro sí, ¡no ten­go ni idea de có­mo se pue­de...”. Ha­ce una pau­sa y se in­cli­na co­mo pa­ra con­tar un se­cre­to. “Es­toy muy can­sa­da”. Vuel­ve a reír­se. “Cuan­do me pre­gun­tan qué voy a ha­cer des­pués de to­do es­to, so­lo di­go... ¡dor­mir! ¡Voy a dor­mir! No he pa­ra­do en una dé­ca­da. Pe­ro te acos­tum­bras a es­te rit­mo de vi­da cuan­do lle­vas tan­to tiem­po así. Da ca­si mie­do la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción que te­ne­mos los hu­ma­nos”. Ha­ce una pau­sa. Su ca­be­za es­tá pen­san­do en al­go gra­cio­so. Son­ríe. “Sa­bes, en un día de ro­da­je, o de pren­sa, es in­creí­ble lo mu­cho que pue­des me­ter en 24 ho­ras. In­creí­ble. Y lue­go es in­creí­ble... —ele­va el tono— ¡lo po­co que pue­des me­ter en 24 ho­ras cuan­do tie­nes un día li­bre!”. Des­car­ga una nue­va car­ca­ja­da lar­ga y ar­quea las cejas con amar­gu­ra. Es be­lla. De una be­lle­za ca­nó­ni­ca: piel muy blan­ca, ojos azu­les y gran­des, fac­cio­nes sua­ves, jó­ve­nes. El clá­si­co ideal de la cul­tu­ra mo­der­na oc­ci­den­tal. Pe­ro en per­so­na se ha­ce vi­si­ble una be­lle­za más ge­nui­na. Pue­de que sea su es­pon­ta­nei­dad, o su ca­li­dez. Pue­de que sea su ca­pa­ci­dad de to­mar con­trol de las si­tua­cio­nes nue­vas. O su for­ma de ac­tuar con­tra el ma­chis­mo des­de den­tro del star sys­tem, in­ter­pre­tan­do per­so­na­jes que son ar­que­ti­pos fe­me­ni­nos fuer­tes: com­pa­si­vos pe­ro va­lien­tes, dul­ces e in­te­li­gen­tes. Mu­je­res que in­flu­yen en los hom­bres y de­ter­mi­nan en bue­na par­te su fu­tu­ro. Es de­cir, los per­so­na­jes fe­me­ni­nos —el dis­cur­so al­go más equi­ta­ti­vo— que la in­dus­tria del ci­ne se ha vis­to obli­ga­da a in­cor­po­rar en los úl­ti­mos años. Y Clar­ke for­ma par­te de la ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces que en­car­nan ese cam­bio. ¿Sien­te que es­tá sien­do una re­fe­ren­cia pa­ra mu­chas ni­ñas? “Es­pe­ro. Quie­ro de­cir, se­ría al­go ma­ra­vi­llo­so, pe­ro nun­ca me pon­dría en ese lu­gar. Pe­ro si fue­ra el ca­so, es al­go que me im­por­ta. Me im­por­ta que a las ni­ñas se las edu­que de

“Me im­por­ta que a las ni­ñas se las edu­que de for­ma ade­cua­da”.

for­ma ade­cua­da”. Se­gu­ra­men­te nun­ca se ima­gi­nó que un día ter­mi­na­ría sien­do par­te de La gue­rra de las ga­la­xias, una sa­ga que ha mar­ca­do la in­fan­cia de dos ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras. La ac­triz re­co­no­ce que de ni­ña no era una su­per fan. Pe­ro su her­mano ma­yor sí. Y eso fue su­fi­cien­te pa­ra que la pe­que­ña Emilia se in­tere­sa­ra tam­bién. Se dis­fra­za­ban en Ha­llo­ween, ju­ga­ban con sa­bles de luz, pa­sa­ban ho­ras vien­do aque­llas pri­me­ras entregas “lle­nas de ac­ción y efec­tos es­pe­cia­les”. To­do por ga­nar­se la aten­ción de su her­mano. Aho­ra, es ella la que apa­re­ce en el úl­ti­mo epi­so­dio de la sa­ga jun­to a Chew­bac­ca y Hans So­lo, dos de esos per­so­na­jes fun­da­cio­na­les. “¡Aho­ra sí que he ga­na­do pun­tos!”, di­ce Emilia. Y es co­mo si vol­vie­ra a ser una ni­ña.

Ba­ja, mo­re­na, re­don­da...

Sus ini­cios co­mo ac­triz no de­bie­ron re­sul­tar fá­ci­les. En­tró en el Cen­tro Na­cio­nal de Ar­te Dra­má­ti­co en Lon­dres por los pe­los, gra­cias a una ba­ja de úl­ti­ma ho­ra, y se di­ce que se gra­duó sin nin­gún plan a la vis­ta. Sir­vió me­sas, tra­ba­jó de ope­ra­do­ra y al­gu­na otra co­sa, mal pa­ga­da, has­ta que con 23 años se dio a sí mis­ma un ul­ti­má­tum: te­nía que en­con­trar al­go en un año o em­pe­za­ría a pen­sar en otra pro­fe­sión. Fue en ese mo­men­to cuan­do su agen­te la lle­vó al cas­ting de Jue­go de tro­nos. “Sé que pa­ra es­te per­so­na­je bus­cáis a una mu­jer al­ta, ru­bia y del­ga­da. Ella es ba­ja, mo­re­na y “re­don­da”, pe­ro quie­ro que la veáis”, le di­jo al di­rec­tor de cas­ting de la se­rie, to­da­vía en fa­se pi­lo­to. “Re­don­da” pa­ra el es­tán­dar te­le­vi­si­vo, cla­ro es­tá. Con­si­guió el pa­pel y se con­vir­tió en Dae­nerys Tar­gar­yen, Kha­lee­si, el per­so­na­je que vino a res­ca­tar­la, li­te­ral­men­te, de una cri­sis de fe en su pro­pio fu­tu­ro y pa­só a ser su al­ter ego. Jun­tas cre­cie­ron y evo­lu­cio­na­ron du­ran­te sie­te tem­po­ra­das. Muy pron­to pa­sa­ron de ser in­se­gu­ras y pri­me­ri­zas a au­da­ces y de­ci­di­das. Se em­po­de­ra­ron mu­tua­men­te co­mo mu­je­res, den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla, una en­tre dra­go­nes y otra en­tre ca­me­ri­nos. Pe­ro an­tes tu­vo que pa­sar por va­rias prue­bas de fue­go. Se des­nu­dó an­te las cá­ma­ras, men­tal y fí­si­ca­men­te, en los pri­me­ros ca­pí­tu­los de la se­rie. Pro­ta­go­ni­zó una es­ce­na de vio­la­ción. Aguan­tó el ti­po cuan­do la cri­ti­ca­ron por sus des­nu­dos y la acu­sa­ron de do­ble­gar­se a las co­di­cias mer­can­ti­les de un mun­do ma­chis­ta. Pe­ro pa­ra en­ton­ces ella ya no era, o qui­zás no lo ha­bía si­do nun­ca, la ac­triz no­va­ta y vul­ne­ra­ble. Ya era una con­su­ma­da ma­dre de dra­go­nes, ma­triar­ca fic­ti­cia y por­ta­da de incontables re­vis­tas. Y so­bre to­do, te­nía las ideas cla­ras. Era su de­re­cho co­mo mu­jer ha­cer lo que con­si­de­ra­ra opor­tuno (con su cuer­po, con su vi­da, con su ca­rre­ra), sin ser juz­ga­da por ello. “Si has vis­to Jue­go de tro­nos, en­ton­ces me ha­brás vis­to des­nu­da. Hay mu­chas ma­ne­ras por las que la gen­te quie­re que res­pon­da a pre­gun­tas so­bre es­te he­cho. Y hay mu­chas ra­zo­nes por las que no sien­to la ne­ce­si­dad de jus­ti­fi­car­me. Creo que to­das te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de de­fen­der­nos co­mo mu­je­res en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Que to­dos te­ne­mos el po­der de sus­ti­tuir el odio por la jus­ti­cia y la ge­ne­ro­si­dad. (...) Creo que po­de­mos em­pe­zar por la ge­ne­ro­si­dad”, es­cri­bió el pa­sa­do mar­zo en Huf­fing­ton Post al tiem­po que Kha­lee­si se­guía re­du­cien­do a ce­ni­zas

“Me ape­te­ce ca­da pa­so nue­vo en mi ca­rre­ra, pe­ro no sé có­mo se­rá”.

al pa­triar­ca­do en su uni­ver­so. Emilia se fun­dió con Kha­lee­si y Kha­lee­si con Emilia. Y las dos se hi­cie­ron oír. Tu­vo suer­te, di­ce, de te­ner co­mo ma­dre a una mu­jer fuer­te. En su ca­sa nun­ca vio de­ma­sia­das de­sigual­da­des de gé­ne­ro. La jo­ven Emilia to­mó bue­na no­ta de los lo­gros de su pro­ge­ni­to­ra, una mu­cha­cha que iba pa­ra se­cre­ta­ria y aca­bó sien­do vi­ce­pre­si­den­ta de mar­ke­ting de su pro­pia em­pre­sa. Y tam­bién de su pa­dre, téc­ni­co de so­ni­do en sa­las de tea­tro, gra­cias al cual se afi­cio­nó a la ac­tua­ción. “Era un he­cho que yo, co­mo mu­jer, no era di­fe­ren­te de mi her­mano. Igual que mi ma­dre no era di­fe­ren­te de mi pa­dre en sus ca­rre­ras. Así que cre­cí en una igual­dad de suel­dos, en un ho­gar ges­tio­na­do con igual­dad, que me en­se­ñó que to­do lo que pue­de ha­cer un hom­bre, lo pue­de y de­be ha­cer una mu­jer tam­bién”, es­cri­bió en su tri­bu­na del Huff­post. Qui­zás sea esa fuer­za la que la ha traí­do has­ta aquí. Es­te ca­pi­tu­lo de su vi­da, sin em­bar­go, pa­re­ce es­tar lle­gan­do a su fin. La ac­triz ha de­cla­ra­do que es­ta se­rá la úl­ti­ma tem­po­ra­da, por lo me­nos pa­ra ella, en Jue­go de tro­nos. “Se­rá un po­co co­mo ter­mi­nar la uni­ver­si­dad. Un pa­so ade­lan­te, emo­cio­nan­te, pe­ro tam­bién tris­te”, di­ce, y su ca­ra pa­sa de la son­ri­sa a la pe­na, y se que­da a ca­biz­ba­ja du­ran­te unos se­gun­dos, has­ta que vuel­ve a ar­quear las cejas y a abrir mu­cho los ojos al ha­blar. “To­do ha si­do muy emo­cio­nan­te has­ta aho­ra. Me ape­te­ce ca­da pa­so nue­vo en mi ca­rre­ra pe­ro no ten­go ni idea de có­mo va a ser –son­ríe–. Y es­tá bien así”. Así es co­mo Emilia se des­pi­de de una eta­pa que ha si­do apa­bu­llan­te­men­te exi­to­sa pa­ra una chi­ca tan jo­ven. “La su­per­vi­ven­cia es lo que tie­nen en co­mún to­dos mis per­so­na­jes, la lu­cha en la for­ma que sea, có­mo par­tes de un lu­gar y aca­bas en otro muy di­fe­ren­te, y el su­fri­mien­to que hay en­tre am­bos pun­tos. To­dos es­ta­mos in­ten­tan­do so­bre­vi­vir al fin y al ca­bo, ¿no?”, re­fle­xio­na. La tra­ve­sía de la que ha­bla no es, en el fon­do, otra sino la su­ya, la de Emilia Clar­ke, que em­pe­zó en un lu­gar muy re­mo­to ha­ce nue­ve años y ha lle­ga­do a otro que era inima­gi­na­ble. Y en el ca­mino ha cre­ci­do, ha apren­di­do y tam­bién ha su­fri­do (en­tre otras co­sas la pér­di­da in­con­so­la­ble de un pa­dre al que no pu­do des­pe­dir), so­lo que man­te­nien­do fres­ca la memoria de quien era. “Ha­go to­do lo po­si­ble pa­ra no ser es­tra­fa­la­ria”, le di­jo una vez a un pe­rio­dis­ta de Es­qui­re. Se re­fe­ría a que no se le subie­ra a la ca­be­za el es­tre­lla­to. A que no se le ol­vi­de que un día fue te­le­ope­ra­do­ra, y que su pa­dre, mu­cho an­tes de mo­rir, cuan­do na­die se ha­bía fi­ja­do to­da­vía en ella, le su­gi­rió que an­tes que na­da apren­die­ra a ser ca­ma­re­ra. Y lue­go ya ve­ría.

Iz­da., jun­to Al­den Eh­ren­reich, el Han So­lo del nue­vo spin off de La gue­rra de las ga­la­xias, que se estrena en to­do el mun­do el 25 de ma­yo. Dcha., co­mo Dae­ne­ris Tar­gar­yen, ma­dre de dra­go­nes y Kha­lee­si de los doth­ra­ki, en Jue­go de tro­nos, el pa­pel que le ha da­do fa­ma mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.