Lo que la vio­la­cion es­con­de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco - LA MI­RA­DA PSI­CO­LÓ­GI­CA ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­coa­na­lis­ta

La sen­ten­cia a La Ma­na­da ha vuel­to a sa­car a las mu­je­res a la ca­lle. Ha in­dig­na­do es­pe­cial­men­te el vo­to par­ti­cu­lar del juez Ri­car­do Gu­tié­rrez y su afir­ma­ción de que la vio­la­ción de la víc­ti­ma de 18 años se desa­rro­lla­ba en un am­bien­te de jol­go­rio. No du­da­mos de que ellos se lo pa­sa­ran bien. ¿Y ella? ¿De ver­dad se pue­de atri­buir su pa­si­vi­dad, an­te el cú­mu­lo de ve­ja­cio­nes pa­de­ci­das por chi­cos que la do­bla­ban en edad y for­ta­le­za, a un ejer­ci­cio de pla­cer? La se­xua­li­dad hu­ma­na se com­po­ne de de­seos, de fan­ta­sías, de pa­la­bras, de sen­ti­mien­tos. Cuan­do se cae en un es­ta­do de shock, ¿se pue­de ha­blar de con­sen­ti­mien­to? Tam­bién se vio­la el psi­quis­mo de otro cuan­do se in­ti­mi­da. ¿Hay al­gún otro de­li­to en el que se cues­tio­ne a la víc­ti­ma? No. So­lo cuan­do se tra­ta de de­li­tos se­xua­les y la víc­ti­ma es una mu­jer. Si el vio­la­do fue­ra un hom­bre, ¿se le pre­gun­ta­ría si pro­vo­có al agre­sor? En cam­bio, cuan­do la agre­di­da es una mu­jer, apa­re­cen pre­gun­tas tan ma­chis­tas co­mo: “¿Ce­rró las pier­nas?”. Es­ta úl­ti­ma la hi­zo ha­ce po­co una jue­za. Ta­les cues­tio­nes des­pla­zan la mi­ra­da des­de el agre­sor a la víc­ti­ma, con­vir­tién­do­la en un ob­je­to que pro­vo­ca el de­seo “irre­fre­na­ble del hom­bre”. Pe­ro ¿qué pa­sa con el de­seo de ella? ¿Por qué lo ha­ce el vio­la­dor? ¿Por qué no res­pe­ta la pa­la­bra de la mu­jer? ¿Por qué go­za vio­lán­do­la? El vio­la­dor es un per­ver­so se­xual que “ma­ta” sim­bó­li­ca­men­te a la mu­jer co­mo su­je­to y la con­vier­te en ob­je­to. So­me­ter a una mu­jer en gru­po se­ña­la pro­ble­mas con la iden­ti­dad se­xual. ¿Por qué ne­ce­si­tan que otros les mi­ren? Pa­ra que cer­ti­fi­quen su hom­bría, de la que no es­tán muy se­gu­ros. ¿Por qué mi­ran lo que los otros ha­cen? ¿Aca­so no sa­ben lo que un hom­bre tie­ne que ha­cer con una mu­jer? ¿Por qué ne­ce­si­tan com­par­tir a la mis­ma chi­ca? ¿Que otras co­sas quie­ren com­par­tir? De­seos de ca­rác­ter in­cons­cien­te que son ver­gon­zo­sos se ocul­tan cuan­do se vio­la a una mu­jer. El agre­sor se­xual go­za tras­gre­dien­do la ley y no tie­ne una ley mo­ral in­ter­na. Se ten­dría que con­tem­plar en es­tos ca­sos un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co, di­fí­cil de rea­li­zar por­que no sue­len te­ner sen­ti­mien­to de cul­pa. Por ello, que la Ley cas­ti­gue con con­tun­den­cia es­tos de­li­tos es muy im­por­tan­te. El vio­la­dor odia lo fe­me­nino que hay en él y a la mu­jer que lo re­pre­sen­ta. Por un la­do la ve co­mo al­guien que des­pre­cia pe­ro en su fan­ta­sía in­cons­cien­te tam­bién es om­ni­po­ten­te y al­guien a quien hay que do­mi­nar. Los vio­la­do­res y las per­so­nas que qui­tan im­por­tan­cia a lo su­ce­di­do par­ti­ci­pan de es­tas fan­ta­sías.

El vio­la­dor es un per­ver­so se­xual que “ma­ta” sim­bó­li­ca­men­te a la mu­jer co­mo su­je­to y la con­vier­te en ob­je­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.