Di­vas ára­bes

CRIS­TI­NA M ORATÓ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com www.cris­ti­na­mo­ra­to.com

LA PRI­ME­RA VEZ QUE ES­CU­CHÉ

su po­de­ro­sa voz, fue una no­che inol­vi­da­ble en el de­sier­to del Wa­di Rum, al sur de Jor­da­nia. Un es­ce­na­rio hip­nó­ti­co de du­nas de are­nas ro­ji­zas y asom­bro­sas ro­cas ta­lla­das por el vien­to. Ha­bía Lu­na lle­na y mi guía be­duino, mien­tras pre­pa­ra­ba un té jun­to al fue­go, pu­so la ra­dio y en me­dio de aquel si­len­cio so­bre­co­ge­dor so­nó una me­lo­día. Le pre­gun­té quién era y me res­pon­dió con una son­ri­sa: “Se lla­ma Fai­ruz y es nues­tra cantante más que­ri­da”. Yo no la co­no­cía en­ton­ces, pe­ro a mi re­gre­so a la ciu­dad de Amán me com­pré al­gu­nos de sus dis­cos y des­de en­ton­ces me afi­cio­né a su mú­si­ca. Ha­ce unos días re­vi­ví es­ta mis­ma emo­ción en un ma­ra­vi­llo­so con­cier­to en el cen­tro cul­tu­ral Con­de Du­que, den­tro del fes­ti­val Ellas Crean, que rin­dió ho­me­na­je a las gran­des da­mas de la can­ción ára­be. La ar­tis­ta si­ria Lin­da Al-ah­mad in­ter­pre­tó te­mas de Umm Kul­zum, As­mahan y Fai­ruz. Es- tas tres can­tan­tes no so­lo fue­ron en su épo­ca con­sa­gra­das es­tre­llas, sino que ju­ga­ron un pa­pel muy im­por­tan­te en la lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res. Va­lien­tes y com­pro­me­ti­das, al­za­ron su voz con­tra las in­jus­ti­cias mu­cho an­tes del es­ta­lli­do de las pri­ma­ve­ras ára­bes. Me­re­ce la pe­na es­cu­char­las y co­no­cer sus apa­sio­nan­tes bio­gra­fías. Co­mo la de la egip­cia Umm Kul­zum, apo­da­da la Es­tre­lla de Orien­te, que fue un fe­nó­meno so­cial: cuan­do la te­le­vi­sión re­trans­mi­tía sus con­cier­tos, las ca­lles que­da­ban va­cías. Es­ta Ma­ria Ca­llas ára­be ven­dió más de 200 mi­llo­nes de dis­cos y se con­vir­tió en un re­fe­ren­te pa­ra la mu­jer. De ori­gen hu­mil­de, fue la gran em­ba­ja­do­ra de su cul­tu­ra, tu­vo una es­tre­cha amis­tad con el pre­si­den­te egip­cio Nas­ser y uti­li­zó su po­pu­la­ri­dad pa­ra re­cla­mar la uni­dad de los ára­bes. Gran­de, con un im­po­nen­te pei­na­do y un ves­ti­do has­ta los pies, can­ta­ba apre­tan­do un pa­ñue­lo de se­da en su mano iz­quier­da e in­ter­pre­ta­ba lar­gas can­cio­nes sin per­der su to­rren­te de voz. Su muer­te en 1975 pro­vo­co sui­ci­dios e his­te­ria co­lec­ti­va. A su fu­ne­ral acu­die­ron más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas y fue en­te­rra­da en El Cai­ro con ho­no­res de je­fe de Es­ta­do.

SU RI­VAL AS­MAHAN

fue el po­lo opues­to. Era una be­lla aris­tó­cra­ta si­ria de vi­da di­si­pa­da y cer­ca­na a los círcu­los pa­la­cie­gos, que tu­vo que exi­liar­se en Egip­to por la pos­tu­ra po­lí­ti­ca de su fa­mi­lia. La su­ya fue una ca­rre­ra bri­llan­te pe­ro bre­ve, por­que falleció con 31 años, en un ex­tra­ño ac­ci­den­te de au­to­mó­vil. So­lo de­jó pa­ra la pos­te­ri­dad una trein­te­na de can­cio­nes pe­ro su mag­ne­tis­mo, el bri­llo de su voz y su gran be­lle­za la ca­ta­pul­ta­ron a lo más al­to. Fai­ruz, a sus 83 años, si­gue sien­do la cantante más que­ri­da del mun­do ára­be. Una mu­jer de fir­mes con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas, que se ne­gó a ac­tuar en pri­va­do pa­ra pre­si­den­tes y re­yes. Du­ran­te la gue­rra ci­vil li­ba­ne­sa no aban­do­nó su país. Vo­ces co­mo la su­ya, que re­sue­nan en las no­ches es­tre­lla­das del Wa­di Rum, son hoy un re­fu­gio de paz an­te el do­lor y la vio­len­cia que azo­ta Orien­te Me­dio. Es­te con­cier­to, con la co­la­bo­ra­ción de Ca­sa Ára­be, nos ha de­vuel­to la magia de sus vo­ces, en el mar­co de un fes­ti­val que ca­da año se su­pera y nos des­cu­bre nue­vos ta­len­tos fe­me­ni­nos.

De izq. a dcha., Fai­ruz, Umm Kul­zum y As­mahan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.