“La me­di­ci­na con­ven­cio­nal y la na­tu­ral de­ben tra­ba­ja jun­tas”

¿Son el yo­ga, el ayuno o la me­di­ta­ción mé­to­dos efi­ca­ces pa­ra cu­rar? El mé­di­co ber­li­nés ase­gu­ra que sí y nos ex­pli­ca por qué.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud - Por ELE­NA CASTELLÓ

La me­di­ci­na con­ven­cio­nal ha lle­ga­do a sus lí­mi­tes, no sa­be en­fren­tar­se a do­len­cias cró­ni­cas”.

Fren­te a las ex­pre­sio­nes de es­cep­ti­cis­mo de la ma­yo­ría, el mé­di­co An­dreas Michaelsen, in­ter­nis­ta y car­dió­lo­go, ase­gu­ra que la me­di­ci­na na­tu­ral es una cien­cia. Él to­ma la ten­sión, pi­de aná­li­sis o acon­se­ja una ci­ru­gía. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, no du­da en pres­cri­bir hi­dro­te­ra­pia, acu­pun­tu­ra o yo­ga. “Por su­pues­to, no nie­go la efi­ca­cia de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. De he­cho, los diag­nós­ti­cos de­be ha­cer­los es­ta me­di­ci­na, pe­ro el pro­ble­ma es que no sa­be cu­rar las do­len­cias cró­ni­cas, por­que no tra­ta a los pa­cien­tes co­mo un to­do”. Co­la­bo­rar: es­ta la pa­la­bra que es­te mé­di­co re­pi­te cons­tan­te­men­te cuan­do se re­fie­re a am­bas dis­ci­pli­nas. Michaelsen ejer­ce en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Cha­ri­té de Ber­lin, don­de es, ade­más, pro­fe­sor de Na­tu­ro­pa­tía Clí­ni­ca y co­la­bo­ra con otros mé­di­cos a la ho­ra de de­fi­nir el tra­ta­mien­to de un pa­cien­te. “Al prin­ci­pio, tam­bién en Ale­ma­nia hu­bo un gran re­cha­zo a las me­di­ci­nas naturales. Hoy hay 50.000 na­tu­ró­pa­tas ejer­cien­do de for­ma ofi­cial y la na­tu­ro­pa­tía es­tá re­co­no­ci­da por la Se­gu­ri­dad So­cial y la ma­yo­ría de los se­gu­ros mé­di­cos”, ase­gu­ra. Hi­dro­te­ra­pia, ejer­ci­cio fí­si­co, yo­ga, acu­pun­tu­ra, ayur­ve­da, ayuno o me­di­ta­ción son las vías que, se­gún Michaelsen, sir­ven pa­ra re­equi­li­brar men­te y cuer­po. Su li­bro Cu­rar con la fuer­za de la na­tu­ra­le­za

(Pla­ne­ta) es un best-se­ller en Ale­ma­nia. En él re­pa­sa to­dos los mé­to­dos de la me­di­ci­na na­tu­ral y ex­po­ne por qué tie­nen una ba­se cien­tí­fi­ca. Le pre­gun­ta­mos por las cla­ves de es­tos tra­ta­mien­tos... y las du­das que pro­vo­can.

Mu­jer­hoy. Us­ted es mé­di­co. Es sor­pren­den­te que di­ga que la na­tu­ro­pa­tía es una cien­cia. ¿En que se ba­sa pa­ra afir­mar­lo? An­dreas Michaelsen. Ade­más de sus­ten­tar­se en la ex­pe­rien­cia, hay in­ves­ti­ga­cio­nes y da­tos que lo con­fir­man, pe­ro no se to­man en con­si­de­ra­ción. Pa­ra los mé­di­cos es di­fí­cil de acep­tar, por­que es más sen­ci­llo pres­cri­bir fár­ma­cos. Eso es­tá muy bien, yo tam­bién pres­cri­bo esos tra­ta­mien­tos, pe­ro re­co­mien­do ade­más cam­biar la ali­men­ta­ción o com­ba­tir el es­trés. Pa­ra ha­cer­lo, hay que de­di­car más tiem­po a ca­da pa­cien­te.

El pro­ble­ma es que hay mu­chos char­la­ta­nes, muy pe­li­gro­sos. ¿Có­mo nos po­de­mos de­fen­der de ellos? Yo re­co­men­da­ría, co­mo en mi país, Ale­ma­nia, o en Es­ta­dos Uni­dos, que la na­tu­ro­pa­tía vuel­va a las uni­ver­si­da­des y se creen cá­te­dras, y que así en­tre en los hos­pi­ta­les pa­ra co­la­bo­rar con la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. Y, lue­go hay dos re­glas pa­ra re­co­no­cer a un char­la­tán: cuan­do pro­me­te cu­rar to­do y cuan­do co­bra ca­da vez más ca­ros sus tra­ta­mien­tos.

¿Por qué la gen­te bus­ca ca­da vez más las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas? Por­que la me­di­ci­na con­ven­cio­nal ha lle­ga­do a sus lí­mi­tes. Tie­ne mu­cho éxi­to en las do­len­cias de ur­gen­cia, co­mo un in­far­to o una ope­ra­ción por un cáncer, pe­ro la gen­te pa­de­ce ca­da vez más en­fer­me­da­des cró­ni­cas y la me­di­ci­na con­ven­cio­nal no sa­be có­mo en­fren­tar­se a ellas. Ahí es don­de la na­tu­ro­pa­tía tie­ne su es­pa­cio.

¿Y por qué hay ca­da vez más en­fer­me­da­des cró­ni­cas? Nues­tros ge­nes son muy vie­jos, se mo­di­fi­can ca­da 100.000 años. Y nues­tra vi­da ha cam­bia­do de for­ma ra­di­cal en los úl­ti­mos 500. No vi­vi­mos co­mo quie­ren nues­tros ge­nes.

¿En qué con­sis­te el sis­te­ma men­te-cuer­po del que ha­bla en su li­bro? Sa­be­mos que, a tra­vés del ce­re­bro, po­de­mos sa­nar el cuer­po. La me­di­ta­ción es efi­caz en mu­chas en­fer­me­da­des. Eso es a lo que lla­mo co­ne­xión men­te-cuer­po. El ser hu­mano es un sis­te­ma com­ple­jo, por eso es un error tra­tar­lo de for­ma frag­men­ta­da. Tan­to la me­di­ci­na na­tu­ral co­mo la con­ven­cio­nal de­ben tra­ba­jar uni­das. Por ejem­plo, en el ca­so de los do­lo­res de es­pal­da, la or­to­pe­dia jun­to al yo­ga fun­cio­nan me­jor que la ci­ru­gía.

Us­ted tam­bién cri­ti­ca mo­das co­mo la in­to­le­ran­cia al glu­ten au­to­diag­nos­ti­ca­da… Sí, mu­chas per­so­nas leen al­go y ya pien­san que son alér­gi­cos. Y la in­dus­tria fa­bri­ca pro­duc­tos su­pues­ta­men­te con­tra esas aler­gias y la gen­te los con­su­me. Hay un efec­to pla­ce­bo cla­ro y mu­cho mar­ke­ting.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.