NUE­VOS TIEM­POS, NUE­VOS TÉR­MI­NOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - La Era Tecnológica - ma­ria.vi­nas@la­voz.es

Mi­llen­nials.

Tam­bién co­no­ci­dos co­mo Ge­ne­ra­ción Y, si­guien­te a la X. Na­ci­dos en­tre 1880 y 1995 se hi­cie­ron adul­tos, co­mo su nom­bre bien in­di­ca, con el cam­bio de mi­le­nio. Do­mi­nan la tec­no­lo­gía, se re­la­cio­nan co­ti­dia­na­men­te a tra­vés de pan­ta­llas —es­pe­cial­men­te mó­vi­les—, re­cu­rren a múl­ti­ples so­por­tes di­gi­ta­les y pre­fie­ren In­ter­net a la te­le­vi­sión con­ven­cio­nal. Su com­por­ta­mien­to es mul­ti­ta­rea. Son plu­ra­les, prag­má­ti­cos y crí­ti­cos —to­do lo cues­tio­nan, to­do lo bus­can, to­do lo con­tras­tan—. Y son ex­tre­ma­da­men­te so­cia­les. Se de­can­tan por las ta­reas co­la­bo­ra­ti­vas —pre­fie­ren com­par­tir a po­seer— y en­tien­den las re­des co­mo una par­te más de su vi­da so­cial. An­tes de com­prar, in­da­gan en las opi­nio­nes de otros; va­lo­ran los ser­vi­cios a tra­vés de la Red, ge­ne­ran y com­par­ten con­te­ni­do, y con­su­men a gol­pe de clic. Son em­pren­de­do­res, exi­gen per­so­na­li­za­ción y per­si­guen nue­vas ex­pe­rien­cias. Con un al­to ni­vel de es­tu­dios, mu­chos se han vis­to sin em­bar­go obli­ga­dos a echar el freno, vol­ver a ca­sa de sus pa­dres y re­nun­ciar a sus sue­ños. Han ma­du­ra­do en un con­tex­to eco­nó­mi­co que les ha cor­ta­do las alas. Con­fían me­nos en las per­so­nas, se mues­tran des­con­ten­tos po­lí­ti­ca­men­te, in­de­pen­dien­tes y es­cép­ti­cos.

In­fluen­cers.

Son los lí­de­res de opi­nión del si­glo XXI, per­so­nas que por sus co­no­ci­mien­tos, per­so­na­li­dad, ac­ti­vi­dad y nú­me­ro de se­gui­do­res en re­des so­cia­les se con­vier­ten en pres­crip­to­res de mar­cas, ser­vi­cios y/o es­ti­los de vi­da. Com­par­ten sus ideas y sus re­co­men­da­cio­nes en el mun­do di­gi­tal —Fa­ce­book, Twit­ter, You­tu­be, Ins­ta­gram, Snap­chat—, ge­ne­ran con­fian­za y dan vi­si­bi­li­dad. Las com­pa­ñías se los ri­fan. A tra­vés de ellos, dan a co­no­cer sus pro­duc­tos, los po­nen ba­jo el fo­co. En un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el ac­tual, la

di­fe­ren­cia­ción y las re­co­men­da­cio­nes son fun­da­men­ta­les. Te­nen hoy la ca­pa­ci­dad de in­cre­men­tar las in­ten­cio­nes de com­pra: el 40 % de los in­ter­nau­tas ase­gu­ran ha­ber rea­li­za­do una com­pra co­mo re­sul­ta­do de ha­ber vis­to el pro­duc­to en al­guno de sus posts o sus tuits. El equi­li­brio es com­pli­ca­do. Los usua­rios de es­tas pla­ta­for­mas se fían de es­ta fi­gu­ra por­que ori­gi­nal­men­te pri­ma­ba en ellos la in­de­pen­den­cia. Se ga­na­ron se­gui­do­res a ba­se de su­ge­ren­cias y con­si­de­ra­cio­nes per­so­na­les. El re­to de una mar­ca, si su in­ten­ción es ex­pri­mir con in­te­li­gen­cia a es­tos lí­de­res de opi­nión y no ha­cer de ellos un me­ro so­por­te pu­bli­ci­ta­rio de car­ne y hue­so con fe­cha de ca­du­ci­dad, se­rá man­te­ner la pers­pec­ti­va, po­ten­ciar su esen­cia crea­ti­va y adap­tar­se a ella.

Youtu­bers.

You­tu­be es la se­gun­da web más vi­si­ta­da del mun­do. So­lo le ga­na Goo­gle. En es­tos diez años de vi­da, la pla­ta­for­ma de ví­deos ha alum­bra­do ade­más un ren­ta­ble ofi­cio, el de youtu­ber, que so­lo re­quie­re con­tar con los co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des o sim­ple­men­te la gra­cia ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner­se fren­te a la cá­ma­ra y re­unir, al otro la­do, a un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de se­gui­do­res. Cuan­do es­ta ci­fra es lo su­fi­cien­te­men­te abul­ta­da, las mar­cas se plan­tean trans­fe­ren­cias ban­ca­rias a cam­bio de pu­bli­ci­dad. Y así fun­cio­na. Ví­deos que ven mu­chas per­so­nas. Anun­cios que lle­gan a mu­chas per­so­nas. Pa­ra ser un buen youtu­ber y vi­vir de ello, las ci­fras, eso sí, de­ben ser as­tro­nó­mi­cas. Pe­wDiePie tie­ne más de 40 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Se­gún For­bes, ga­nas 10,5 mi­llo­nes de eu­ros. 2.500 eu­ros al día. La gran ven­ta­ja de es­ta pro­fe­sión es que pu­bli­car un ví­deo en la Red sa­le com­ple­ta­men­te gra­tis. So­lo es ne­ce­sa­rio con­tar con un cá­ma­ra sim­ple, una co­ne­xión a In­ter­net y un po­co de in­ge­nio. El ca­mino del éxi­to pa­sa por la es­pe­cia­li­za­ción y por de­fi­nir un es­ti­lo per­so­nal pa­ra ser re­co­no­ci­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.