Las re­des so­cia­les se po­nen las pi­las con los per­fi­les de em­pre­sa

Fa­ce­book aca­ba de re­di­se­ñar sus pá­gi­nas cor­po­ra­ti­vas e Ins­ta­gram co­mien­za al fin a in­cor­po­rar fun­cio­na­li­da­des es­pe­cí­fi­cas a me­di­da de los usua­rios pro­fe­sio­na­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - La Era Tecnológica - MA­RÍA VI­ÑAS

El po­lo tecnológico más im­por­tan­te del mun­do no en­tien­de de pau­sas ni de tre­guas. Da igual que sea ve­rano en San Fran­cis­co, Si­li­con Va­lley no des­can­sa. De ello dan fe los chi­cos de Fa­ce­book e Ins­ta­gram, pri­mos her­ma­nos. Pleno agosto y su ma­qui­na­ria a to­do gas. La pri­me­ra lec­ción de ac­ti­vi­dad la die­ron los de la red fotográfica ha­ce al­gu­nas se­ma­nas cuan­do anun­cia­ron su par­ti­cu­lar Snap­chat, una nue­va fun­cio­na­li­dad de la pla­ta­for­ma bau­ti­za­da co­mo Sto­ries que per­mi­te com­par­tir imá­ge­nes —es­tá­ti­cas o ví­deos— du­ran­te un pe­río­do de tiem­po efí­me­ro. A las 24 ho­ras, la his­to­ria des­apa­re­ce. Tam­po­co Fa­ce­book ha le­van­ta­do el pie del ace­le­ra­dor: a prin­ci­pios de mes cam­bió su al­go­rit­mo pa­ra pe­na­li­zar los click­bait —no­ti­cias con ti­tu­la­res en­ga­ño­sos que so­lo bus­can el pin­cha­zo— y po­ten­ciar las his­to­rias más in­for­ma­ti­vas, aca­ba de plan­tar­le ca­ra a los blo­quea­do­res de anun­cios y, ade­más, sus pá­gi­nas pa­ra em­pre­sas lu­cen des­de ha­ce días un nue­vo di­se­ño, más ri­gu­ro­so y se­rio, que an­ti­ci­pa que a Zuc­ker­berg co­mien­za a in­tere­sar­le el eco­sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo.

Más de 60 mi­llo­nes de ne­go­cios ya se han ins­ta­la­do en Fa­ce­book. Sus pá­gi­nas de em­pre­sa fun­cio­nan co­mo pun­tos in­for­ma­ti­vos. A ellas se re­cu­rre pa­ra ob­te­ner opi­nio­nes so­bre pro­duc­tos y ser­vi­cios, des­cu­brir pro­mo­cio­nes y es­tar al tan­to de ac­ti­vi­da­des y no­ve­da­des. Sir­ven de víncu­lo en­tre el em­pre­sa­rio y el clien­te. Fo­men­tan la co­mu­ni­ca­ción. Pri­me­ro, la pla­ta­for­ma las do- tó de lla­ma­das a la ac­ción, una se­rie de bo­to­nes (re­ser­var, con­tac­tar, com­prar o re­gis­trar­se) que si­túan en pri­mer plano los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes de la em­pre­sa. Aho­ra, las pri­va de pu­bli­ci­dad de otras mar­cas (los per­fi­les cor­po­ra­ti­vos so­lo mos­tra­rán con­te­ni­do re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con ellos) y re­ubi­ca sus ele­men­tos pa­ra dar­le prio­ri­dad a la ima­gen del ne­go­cio (la foto de per­fil se mu­da a la zo­na su­pe­rior iz­quier­da) y a su in­for­ma­ción bá­si­ca (que pa­sa a la co­lum­na de­re­cha).

Al mar­gen de es­te la­va­do de ca­ra, Fa­ce­book se aden­tra con si­gi­lo en el te­rreno más co­mer­cial, ex­pe­ri­men­tan­do po­co a po­co con la po­si­bi­li­dad de com­prar des­de la pro­pia red. Las em­pre­sas po­drán ex­po­ner en es­tos es­pa­cios pro­pios sus ca­tá­lo­gos y los usua­rios, ad­qui­rir des­de ahí, sin te­ner que cam­biar de ven­ta­na pa­ra ir a su web. De mo­men­to, es­ta op­ción no ha lle­ga­do a Es­pa­ña.

En Ins­ta­gram las em­pre­sas lo han te­ni­do al­go más com­pli­ca­do. Has­ta aho­ra, se han vis­to obli­ga­das a re­cu­rrir a las cuen­tas co­mu­nes, sin fun­cio­na­li­da­des es­pe­cí­fi­cas pa­ra pro­mo­cio­nar­se y co­mu­ni­car­se con sus clien­tes. Las co­sas, sin em­bar­go, es­tán a pun­to de cam­biar. En ma­yo, la apli­ca­ción pro­me­tió nue­vos per­fi­les cor­po­ra­ti­vos que ya han lle­ga­do al Reino Uni­do y que pron­to des­em­bar­ca­rán en el res­to de Eu­ro­pa. Con más de 300 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos y 200.000 anun­cian­tes, la com­pa­ñía, pro­pie­dad de Fa­ce­book des­de el 2012, per­mi­ti­rá a par­tir de aho­ra re­gis­trar­se co­mo em­pre­sa. ¿Las ven­ta­jas? In­clui­rán una fi­cha in­for­ma­ti­va y fa­ci­li­ta­rán la in­ter­ac­tua­ción — a tra­vés de da­tos com­ple­tos, co­mo te­lé­fo­nos y di­rec­cio­nes, y de con­ver­sa­cio­nes vía chat—. Al pin­char so­bre la ubi­ca­ción, la em­pre­sa se si­tua­rá en un ma­pa y los per­fi­les se ca­te­go­ri­za­rán se­gún el sec­tor al que per­te­nez­can, lo que abre la puer­ta a ca­pa­ci­da­des es­pe­cí­fi­cas, co­mo «com­prar» o «re­ser­var» di­rec­ta­men­te des­de la app.

Pe­ro la no­ve­dad más im­por­tan­te ten­drá que ver con el se­gui­mien­to. Se­rá po­si­ble sa­ber, a tra­vés de la he­rra­mien­ta In­sights, có­mo se ven las fo­to­gra­fías y los ví­deos, con­fir­mar cuál es la me­jor ho­ra pa­ra lan­zar ac­tua­li­za­cio­nes y co­no­cer, ci­fras en mano, cuá­les gus­tan más. Y — era cues­tión de tiem­po— pro­mo­cio­nar­las: pa­gar pa­ra con­ver­tir­las en anun­cios. La in­fluen­cia de Fa­ce­book es evi­den­te.

INS­TA­GRAM

Las nue­vas he­rra­mien­tas de la apli­ca­ción de fo­tos me­jo­ran la co­mu­ni­ca­ción y la mo­ni­to­ri­za­ción de las publicaciones ◗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.