El hom­bre que ver­te­bró Galicia

Eva­ris­to Cas­tro­mil Ote­ro fun­dó la com­pa­ñía que lle­va­ba su apellido, hoy in­te­gra­da en Mon­bús, que re­vo­lu­cio­nó el ser­vi­cio de lí­nea del trans­por­te de via­je­ros por ca­rre­te­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Innovadores En La Historia - FÁ­TI­MA F. PI­ÑEI­RO FUEN­TES: O em­pre­sa­rio dos co­ches de li­ña, de Da­niel Sei­jas Lle­re­na, doc­to­ran­do en His­to­ria por la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go de Com­pos­te­la. Em­pre­sa­rios de Galicia, vo­lu­men edi­ta­do por la Fun­da­ción Cai­xa Galicia.

Cas­tro­mil ya no exis­te, pe­ro si­gue per­vi­vien­do en la me­mo­ria de los mi­les de ga­lle­gos que du­ran­te ca­si 90 años subie­ron a esos vehícu­los. La em­pre­sa de au­to­bu­ses, que re­vo­lu­cio­nó en su mo­men­to el trans­por­te re­gu­lar de via­je­ros por ca­rre­te­ra en Galicia, fue fun­da­da en 1917 por Eva­ris­to Cas­tro­mil Ote­ro (San­tia­go de Com­pos­te­la, 1876). A di­fe­ren­cia de otros gran­des em­pre­sa­rios de la co­mu­ni­dad, Eva­ris­to na­ció en una fa­mi­lia aco­mo­da­da de la ca­pi­tal ga­lle­ga, pues su pa­dre es­ta­ba em­plea­do en la ca­sa ban­ca­ria de Olim­pio Pé­rez —pre­cur­sor del Ban­co Ga­lle­go—, y su ma­dre re­gen­ta­ba una pen­sión de es­tu­dian­tes. Es­tu­dió Co­mer­cio, co­mo es­pe­ra­ba su pa­dre, pe­ro tam­bién ali­men­tó su par­te más crea­ti­va rea­li­zan­do al­gu­nos cur­sos en la Es­co­la de Ar­tes e Ofi­cios. Pe­ro al fi­nal le pu­do la ve­na em­pre­sa­rial y, tras ejer­cer co­mo co­rre­dor de co­mer­cio y tra­ba­jar en Olim­pio Pé­rez, ate­rri­zó en el mun­do de las cua­tro rue­das. Fue en 1910, cuan­do se con­vir­tió en re­pre­sen­tan­te en ex­clu­si­va pa­ra Galicia de los au­to­mó­vi­les Mit­chel. Los co­ches lle­ga­ban a tra­vés del puer­to de Vi­la­gar­cía y su pri­mer clien­te fue el car­de­nal Mar­tín He­rre­ra. Pe­ro ven­der­los to­da­vía no era ren­ta­ble en la Galicia de 1910 y por eso tam­bién los al­qui­la­ba. Sin em­bar­go, el em­pre­sa­rio sí vio las po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo del trans­por­te pú­bli­co. La red fe­rro­via­ria in­ter­na era muy li­mi­ta­da. San­tia­go so­la­men­te te­nía co­ne­xión con Vi­go a tra­vés de Pa­drón, Vi­la­gar­cía y Pon­te­ve­dra. Des­de prin­ci­pios de si­glo ha­bían co­men­za­do a sur­gir em­pre­sas de au­to­bu­ses, que se su­ma­ron a las tra­di­cio­na­les di­li­gen­cias que eran ti­ra­das por ca­ba­llos. La ru­ta San­tia­go-A Coruña era la de más de­man­da de trá­fi­co y la ex­plo­ta­ban dos com­pa­ñías: El No­roes­te, de Ju­lio Bru­zos; y La Re­gio­nal, de An­to­nio San­jur­jo Ba­día. Eva­ris­to Cas­tro­mil de­ci­de su­mar­se al ne­go­cio y en 1917 fun­da la em­pre­sa que lle­va­ría su apellido. Se es­tre­na con un au­to­car de 14 asien­tos cu­brien­do la ru­ta que sus com­pe­ti­do­res no que­rían, en­tre San­tia­go y Pon­te­ve­dra, en la que em­plea­ba dos ho­ras. Ven­día bi­lle­tes de tres cla­ses: a 10, 7,60 y 5,60 pe­se­tas. En enero de 1919, am­plía las ru­tas en­tre San­tia­go y A Coruña con una fre­cuen­cia dia­ria. El ne­go- cio cre­ce de mo­do es­pec­ta­cu­lar y en 1922 com­pra cua­tro autocares más y la em­pre­sa com­pe­ti­do­ra La Re­gio­nal. Ya era una de las gran­des em­pre­sas del trans­por­te de via­je­ros por ca­rre­te­ra de Galicia cuan­do, en 1924, se es­ta­ble­ció el me­ca­nis­mo de con­ce­sión de ca­da lí­nea a una so­la com­pa­ñía. Y Cas­tro­mil se hi­zo con las im­por­tan­tes en 1928. Ese fue el des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo del em­pre­sa­rio. Los au­to­bu­ses Cas­tro­mil da­ban las ho­ras en las al­deas da­da la pun­tua­li­dad con la que pa­sa­ban.

Eva­ris­to Cas­tro­mil Ote­ro ejer­ció co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de la com­pa­ñía has­ta su muer­te, en 1969. En­ton­ces, su hi­jo y su nie­to, am­bos de nom­bre Ra­món, to­man las rien­das de la so­cie­dad. En los años 90 so­lo com­pe­tían con la em­pre­sa gran­des gru­pos co­mo Ia­sa y Mon­bús. Es­te úl­ti­mo ad­qui­rió la so­cie­dad en el 2002. Du­ran­te un tiem­po man­tu­vo mar­ca y se­de, has­ta que am­bas des­apa­re­cie­ron.

LOS AUTOCARES CAS­TRO­MIL DA­BAN LA HO­RA EN LAS AL­DEAS POR SU PUN­TUA­LI­DAD

LOS INI­CIOS. El san­tia­gués Eva­ris­to Cas­tro­mil fun­da la em­pre­sa de trans­por­te en 1917. Es­ta se es­tre­nó con un au­to­car con 14 pla­zas que cu­bría la lí­nea en­tre San­tia­go y Pon­te­ve­dra, en la que em­plea­ba dos ho­ras. Lue­go es­ta­ble­ció la ru­ta en­tre la ca­pi­tal ga­lle­ga y la ciu­dad de A Coruña.

Eva­ris­to Cas­tro­mil Ote­ro, en una fo­to da­ta­da en 1911

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.