El di­se­ño co­mo fac­tor de in­no­va­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Ideas Renovadas - DIE­GO CA­RRA­CE­DO CONSTENLA Doc­tor en Co­mu­ni­ca­ción. Con­sul­tor y di­vul­ga­dor en te­mas de Bran­ding, De­sign Thin­king y Pro­ject Pre­sen­ta­tion

Ima­gí­ne­se que es­tá dispu­tan­do una ca­rre­ra de au­to­mó­vi­les. Ima­gí­ne­se que es­tá subido a un bó­li­do ca­paz de al­can­zar los 300 ki­ló­me­tros por ho­ra. E ima­gí­ne­se que nun­ca lo ace­le­ra a más de 50. Al­go pa­re­ci­do le su­ce­de a mu­chas em­pre­sas de nues­tro en­torno en re­la­ción a su apro­ve­cha­mien­to del di­se­ño.

La cau­sa prin­ci­pal de es­ta in­fra­uti­li­za­ción tie­ne que ver con que la ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios no per­ci­ben su ver­da­de­ro po­ten­cial. Y de es­ta vi­sión in­com­ple­ta son tam­bién res­pon­sa­bles los di­se­ña­do­res, de­bi­do a su fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pli­car (y en oca­sio­nes com­pren­der) el ac­tual pa­pel de su pro­fe­sión.

Pe­se a que no exis­te un con­sen­so cla­ro, los his­to­ria­do­res sue­len si­tuar el na­ci­mien­to del di­se­ño, co­mo dis­ci­pli­na, en la re­vo­lu­ción in­dus­trial. En aquel tiem­po, sus ám­bi­tos de in­ter­ven­ción eran muy di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, no exis­tía el en­torno di­gi­tal, ni nin­guno de los so­por­tes aso­cia­dos a él. De he­cho, mu­chos so­por­tes di­gi­ta­les co­mo las web o las apli­ca­cio­nes mó­vi­les, no exis­tían cuan­do un buen nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les en activo com­ple­ta­ron su for­ma­ción.

En­to­nes... ¿Cómo es po­si­ble que un di­se­ña­dor se pre­pa­re pa­ra re­sol­ver un ti­po de en­car­go que to­da­vía no exis­te? La res­pues­ta tie­ne más que ver con su mé­to­do de tra­ba­jo que con su so­por­te. La for­ma­ción de un di­se­ña­dor es­tá orien­ta­da en úl­ti­mo tér­mino a la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, re­to pa­ra el cual desa­rro­lla un de­ter­mi­na­do mo­de­lo de pen­sa­mien­to co­no­ci­do co­mo «pen­sa­mien­to del di­se­ño».

Si co­mo mu­chos afir­man las ha­bi­li­da­des es­te mo­de­lo son úti­les pa­ra abor­dar la com­ple­ji­dad del mun­do ac­tual, ¿por­qué li­mi­tar la apor­ta­ción de los di­se­ña­do­res al ám­bi­to del di­se­ño? ¿Por qué no apro­ve­char el po­ten­cial del di­se­ño más allá de sus es­ce­na­rios tra­di­cio­na­les? ¿Por qué no acep­tar que el di­se­ño es la com­pe­ten­cia de li­de­raz­go del fu­tu­ro?

En lo que con­cier­ne a la es­fe­ra em­pre­sa­rial, el di­se­ño ha de­ja­do de ser (si es que al­gún día lo fue) una for­ma de aña­dir va­lor (exó­ge­na­men­te) a al­go que ya exis­te, pa­ra crear va­lor por sí so­lo (en­dó­ge­na­men­te). Es de­cir, ha de­ja­do de ser una dis­ci­pli­na de­pen­dien­te de la in­ge­nie­ría o el már­ke­ting pa­ra reivin­di­car su pro­pia je­rar­quía.

Ello ha su­pues­to un cam­bio me­to­do­ló­gi­co en el mo­de­lo de in­no­va­ción. Se­gún la fór­mu­la tra­di­cio­nal, már­ke­ting ave­ri­gua qué pro­du­cir, fi­nan­zas a cuán­to pro­du­cir­lo e in­ge­nie­ría cómo pro­du­cir­lo. Y so­la­men­te al fi­nal se con­vo­ca al di­se­ño pa­ra re­ves­tir el pro­duc­to de una apa­rien­cia atrac­ti­va.

Den­tro del con­tex­to vi­gen­te, la pri­me­ra me­di­da pa­ra in­no­var im­pli­ca re­pen­sar el mo­de­lo de in­no­va­ción, de tal for­ma que el con­cep­to se­cuen­cial de ca­de­na en el que se com­ple­tan es­la­bo­nes li­neal­men­te, sea re­em­pla­za­do por la idea de ani­llo. Se da pa­so a un en­ten­di­mien­to de la in­no­va­ción co­mo un pro­ce­so de crea­ción per­ma­nen­te, y no co­mo un pro­yec­to que em­pie­za y ter­mi­na.

De acuer­do con es­te en­fo­que, la in­no­va­ción se or­ga­ni­za en torno a tres ani­llos con­cén­tri­cos y permea­bles. En el ani­llo ex­te­rior se si­túan to­dos los ele­men­tos del ma­cro­en­torno (en­torno eco­nó­mi­co, so­cio­cul­tu­ral, tec­no­ló­gi­co...) y del mi­cro­en­torno (mer­ca­do, pro­vee­do­res, com­pe­ten­cia...), en el ani­llo del me­dio el di­se­ño y en el ani­llo in­te­rior las áreas fun­cio­na­les de la em­pre­sa (fi­nan­zas, már­ke­ting, pro­duc­ción...).

De es­te mo­do, al di­se­ño se le asig­na el pa­pel de me­dia­dor en­tre las ne­ce­si­da­des y ca­pa­ci­da­des de to­dos los im­pli­ca­dos en el eco­sis­te­ma de la in­no­va­ción. Es­ta atri­bu­ción res­pon­de a su ca­pa­ci­dad pa­ra crear co­ne­xio­nes nue­vas en­tre ele­men­tos exis­ten­tes, pa­ra ac­tuar de for­ma fle­xi­ble y mul­ti­di­rec­cio­nal, pa­ra to­le­rar el error, pa­ra con­vi­vir en la am­bi­güe­dad de los pro­ble­mas, pa­ra ge­ne­rar res­pues­tas rá­pi­das e hi­po­té­ti­cas o pa­ra apli­car la in­tui­ción co­mo he­rra­mien­ta le­gí­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.