Los ma­sa­jes: mu­cho más que re­la­ja­ción

LA PRE­SIÓN ejer­ci­da por unos bra­zos ex­per­tos, la ye­ma de unos de­dos ser­pen­tean­do a tra­vés de pun­tos do­lo­ri­dos del cuer­po y el ali­vio pos­te­rior que el pa­cien­te sien­te es­con­den be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud desconocidos que van más allá del sim­ple placer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: EDITH FILGUEIRA | FOTOS: MI­GUEL VI­LLAR

La es­ca­pa­da a un bal­nea­rio bus­can­do re­la­ja­ción es una prác­ti­ca ca­da vez más uti­li­za­da, pe­ro con­vie­ne no con­fun­dir el sen­ti­mien­to de bie­nes­tar que pro­vo­ca el sim­ple dis­fru­te pla­cen­te­ro con la apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca. «El es­trés, es de­cir, la si­tua­ción de ten­sión fí­si­ca o emo­cio­nal, de­be ser to­ma­do en cuen­ta co­mo un es­ta­do que pre­dis­po­ne a pa­de­cer una en­fer­me­dad, por ello es im­por­tan­te tan­to la pre­ven­ción co­mo el tra­ta­mien­to del mis­mo», se­ña­la la doc­to­ra Liz­beth He­rre­ra, del bal­nea­rio Cal­das de Par­to­via. La cu­ra ter­mal en esta instalación car­ba­lli­ñe­sa se ba­sa en la apli­ca­ción de agen­tes fí­si­cos co­mo ba­ños, du­chas, cho­rros, ma­sa­jes y pa­ra­fan­gos que fa­ci­li­tan la re­la­ja­ción y el des­can­so. «No ca­be du­da que tras una se­sión los pa­cien­tes sien­ten una re­la­ja­ción ge­ne­ral, in­clu­so en al­gu­nos ca­sos con li­ge­ra ten­den­cia al sue­ño; pe­ro pa­ra ha­blar de un tra­ta­mien­to com­ple­to los es­tu­dios re­fie­ren que la du­ra­ción ideal se en­cuen­tra en­tre 15 y 20 días y acom­pa­ña­do de me­di­das ge­ne­ra­les so­bre die­ta, ejer­ci­cio fí­si­co y nor­mas de des­can­so», acla­ra la mé­di­ca. La tem­pe­ra­tu­ra del agua es muy im­por­tan­te. Se­gún las re­co­men­da­cio­nes ac­tua­les no de­be ser me­nor a 32 gra­dos pa­ra per­mi­tir la re­la­ja­ción mus­cu­lar, dis­mi­nuir los es­pas­mos y el do­lor. «En nues­tro ca­so las aguas se cla­si­fi­can co­mo me­so­ter­ma­les, pues­to que es­tán a tem­pe­ra­tu­ra cer­ca­na a la cor­po­ral. Ade­más la com­po­si­ción pre­do­mi­nan­te­men­te sul­fu­ra­da, se ca­rac­te­ri­za por ser es­ti­mu­lan­te y anal­gé­si­ca», ma­ti­za.

Sis­te­ma cir­cu­la­to­rio

La com­po­si­ción quí­mi­ca y la tem­pe­ra­tu­ra del agua son pro­pie­da­des tam­bién apro­ve­cha­das en las en­fer­me­da­des cir­cu­la­to­rias, ya que fa­vo­re­cen la va­so­di­la­ta­ción. Su com­bi­na­ción con ma­sa­jes es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción ve­no­sa, dis­mi­nu­ye el ede­ma y el do­lor en los miem­bros in­fe­rio­res. Las de Cal­das de Par­to­via es­tán in­di­ca­das en en­fer­me­da­des ar­te­ria­les que cur­san con clau­di­ca­ción in­ter­mi­ten­te —do­lor en las pier­nas que se des­en­ca­de­na con el ejer­ci­cio y me­jo­ra con el re­po­so— tam­bién en lin­fe­de­mas y, so­bre­to­do, en la in­su­fi­cien­cia ve­no­sa cró­ni­ca, en va­ri­ces y en se­cue­las de trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da. Si pa­sar por la con­sul­ta mé­di­ca es re­qui­si­to pa­ra to­dos los usuarios que bus­can tra­tar­se en esta instalación, los que lo ha­cen por en­fer­me­da­des del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio tienen que acu­dir con un diag­nós­ti­co. «No­so­tros va­lo­ra­mos al pa­cien­te y re­co­men­da­mos el tra­ta­mien­to más ade­cua­do se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro en el ca­so de que no se le ha­ya rea­li­za­do un es­tu­dio pre­vio, se le re­co­men­da­rá rea­li­zar la va­lo­ra­ción por un es­pe­cia­lis­ta o las prue­bas com­ple­men­ta­rias se­gún pre­ci­se», acla­ra Liz­beth He­rre­ra. En ge­ne­ral, se uti­li­zan du­chas, cho­rros, mo­vi­li­za­ción en pis­ci­na y el ca­nal fle­bo­tó­ni­co, o pasillo de mar­cha. En ese pasillo de agua mi­ne­ro­me­di­ci­nal a 28 gra­dos hay cho­rros sub­acuá­ti­cos que pro­por­cio­nan un mi­cro­ma­sa­je en pies, pan­to­rri­llas y muslos pa­ra es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción. Los di­se­ña­do pa­ra que los pa­cien­tes ca­mi­nen en­tre 15 y 25 mi­nu­tos in­ter­ca­lán­do­lo con ba­ños en pis­ci­na, don­de el agua esta en torno a los 33 gra­dos. Esa al­ter­nan­cia es­ti­mu­la la di­la­ta­ción y con­trac­ción de los va­sos san­guí­neos, per­mi­te una me­jor cir­cu­la­ción y ayu­da al retorno ve­no­so. Se re­co­mien­da que los tra­ta­mien­tos sean de lar­ga du­ra­ción y se acom­pa­ñen con hábitos de vi­da «co­mo man­te­ner una ali­men­ta­ción sa­na, ri­ca en fru­tas y ver­du­ras; evi­tar el so­bre­pe­so, dis­mi­nuir el con­su­mo de sal, ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio, uso de cal­za­do có­mo­do, hi­dra­tar la piel tras el ba­ño y ele­var las pier­nas en re­po­so», apun­ta la mé­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.