Pa­ra evi­tar el do­lor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Estética - TEX­TO: TA­NIA TABOADA

LA PO­LÉ­MI­CA del lá­ser do­lo­ro­so tie­ne los días con­ta­dos. En cen­tros co­mo el de Eduar­do Souto, en Lu­go, uti­li­zan la tec­no­lo­gía más in­no­va­do­ra y desa­rro­lla­da del mo­men­to. Se tra­ta de una de­pi­la­ción con lá­ser de dio­do de al­ta po­ten­cia e in­ten­si­dad Sapp­hi­re, apo­ya­do por un sis­te­ma que lo­gra que el dio­do tra­ba­je a tem­pe­ra­tu­ras de has­ta me­nos sie­te gra­dos

Eduar­do Souto Lou­rei­ro es el res­pon­sa­ble de los sa­lo­nes de be­lle­za del mis­mo nombre. Ade­más de pres­tar ser­vi­cio de pe­lu­que­ría, tam­bién ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ha­cer la de­pi­la­ción lá­ser en sus sie­te sa­lo­nes que tie­ne dis­tri­bui­dos por la ca­pi­tal lu­cen­se. Es­te año con­me­mo­ra el vi­gé­si­mo quin­to año al fren­te de es­te sec­tor, pues­to que inau­gu­ró su pri­mer ga­bi­ne­te un uno de di­ciem­bre de 1992.

Es­te em­pre­sa­rio de Lu­go no en­cuen­tra nin­gún in­con­ve­nien­te pa­ra que el ciu­da­dano se de­can­te por ha­cer­se la de­pi­la­ción lá­ser. «Hoy en día ve­mos la de­pi­la­ción lá­ser có­mo un ser­vi­cio muy be­ne­fi­cio­so e im­pres­cin­di­ble pa­ra la sa­lud, hi­gie­ne y es­té­ti­ca cor­po­ral. Se la re­co­mien­do a to­do ti­po de per­so­nas, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res».

Se­gún ex­pli­ca Eduar­do Souto, ca­da día más gen­te se su­ma a la co­mo­di­dad de es­tar to­tal­men­te de­pi­la­da. «Es­ta­mos en una épo­ca en la que no so­lo la ima­gen jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te, tam­bién el prac­ti­car de­por­te, el rit­mo de vi­da… en de­fi­ni­ti­va, la co­mo­di­dad», sub­ra­ya.

Da­do que en los úl­ti­mos años, es­tos tra­ta­mien­tos lá­ser se han con­ver­ti­do en al­go ha­bi­tual ca­be pre­gun­tar­se si cual­quier per­so­na pue­de de­pi­lar­se con lá­ser. Su res­pues­ta es afir­ma­ti­va pe­ro con cier­tas ex­cep­cio­nes. Aun­que re­cal­ca que cuan­do es­tas se pre­sen­tan, sus téc­ni­cas ya pres­tan ase­so­ra­mien­to. «En un prin­ci­pio cual­quier per­so­na pue­de de­pi­lar­se con lá­ser, aun­que no es­tá in­di­ca­do pa­ra mu­je­res ges­tan­tes ni en pe­rio­do de lac­tan­cia. Al igual que no es­tá re­co­men­da­da en per­so­nas con en­fer­me­da­des de ti­po can­ce­rí­ge­nas o so­me­ti­das a tra­ta­mien­tos co­mo ra­dio o qui­mio­te­ra­pia».

En cuan­to al nú­me­ro de se­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra aca­bar por com­ple­to con el ve­llo, es­te ex­per­to in­di­ca que de­pen­de del ti­po de pe­lo y del tono de la piel de la per­so­na, aun­que ge­ne­ral­men­te pa­ra aca­bar con el pe­lo, son ne­ce­sa­rias en- tre seis y ocho se­sio­nes.

En sus sa­lo­nes uti­li­zan la tec­no­lo­gía más in­no­va­do­ra y desa­rro­lla­da del mo­men­to. Se tra­ta de una de­pi­la­ción con lá­ser de dio­do de al­ta po­ten­cia e in­ten­si­dad Sapp­hi­re. «Nues­tras má­qui­nas tie­nen un sis­te­ma con tec­no­lo­gía De­pi­li­ce, lo que sig­ni­fi­ca que el dio­do tra­ba­ja a tem­pe­ra­tu­ras de has­ta me­nos sie­te gra­dos cen­tí­gra­dos. Es­to es por­que el frío ha­ce in­do­lo­ra la de­pi­la­ción lá­ser de al­ta po­ten­cia», ex­pli­ca.

Ade­más, tam­bién exis­ten al­gu­nas du­das so­bre si de­be­mos o no ra­su­rar­nos an­tes de ha­cer­nos la de­pi­la­ción. Se­gún in­di­ca Eduar­do Souto, en la pri­me­ra se­sión siem­pre se re­co­mien­da al clien­te que de­je una par­te de la zo­na a de­pi­lar sin ra­su­rar pa­ra ver su ti­po de pe­lo. Son las téc­ni­cas las en­car­ga­das de pre­pa­rar la zo­na pa­ra rea­li­zar co­rrec­ta­men­te el ser­vi­cio de de­pi­la­ción lá­ser. Con los ci­clos de cre­ci­mien­to del pe­lo, las se­sio­nes de­ben ha­cer­se ca­da dos me­ses. Úni­ca­men­te en fa­cial, don­de se po­dría re­du­cir a seis se­ma­nas, apro­xi­ma­da­men­te. Unos tiem­pos que siem­pre son orien­ta­ti­vos.

En cuan­to a los efec­tos ne­ga­ti­vos del sol, es­te ex­per­to re­co­mien­da pro­te­ger la zo­na que se­rá tra­ta­da del sol los tres días an­tes y des­pués de la se­sión, bien sea con pan­ta­lla o con pro­tec­ción to­tal. Así mis­mo ase­gu­ra que con las má­qui­nas de de­pi­la­ción lá­ser que uti­li­zan en sus sa­lo­nes es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que­mar­se, ex­cep­to que el clien­te no si­ga las in­di­ca­cio­nes ade­cua­das.

Y co­mo co­lo­fón fi­nal re­sal­ta la im­por­tan­cia de la hi­dra­ta­ción. In­di­ca que es im­por­tan­tí­si­ma. Tan­to es así que en to­dos sus cen­tros siem­pre re­co­mien­dan uti­li­zar una crema postlá­ser es­pe­cí­fi­ca pa­ra el ti­po de má­qui­nas que uti­li­zan. «Apli­car es­ta crema tal y có­mo nues­tras téc­ni­cas re­co­mien­dan su­po­ne un por­cen­ta­je de éxi­to en el re­sul­ta­do y la ca­li­dad de las se­sio­nes», sen­ten­cia.

En sus cen­tros, ade­más, ase­so­ran gra­tui­ta­men­te a to­das las per­so­nas in­tere­sa­das, sean fu­tu­ros clien­tes o a mo­do in­for­ma­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.