El nue­vo plan, un ba­ño de bos­que

SON LOS PASEOS POR EL MONTE DE TO­DA LA VI­DA, pe­ro mu­chos ur­ba­ni­tas los es­tán des­cu­brien­do de la mano de una ten­den­cia ni­po­na, la Shin­rin-Yo­ku, crea­da pa­ra ven­cer al es­trés y re­co­men­da­da por El­sa Pun­set, que aho­ra se en­se­ña en el con­ce­llo ou­ren­sano de Riós

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEXTO: BEA ABELAIRAS

El shin­rin-yo­ku ga­na adep­tos tam­bién en Ga­li­cia, un en­torno pri­vi­le­gia­do

Joa­quín Ma­tos lle­gó des­de Cu­ba al con­ce­llo ou­ren­sano de Riós y se que­dó pren­da­do del ai­re, «el de me­jor ca­li­dad de Eu­ro­pa», en par­te por­que le da­ba la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar to­do lo que ha­bía leí­do so­bre el Shin­rin-Yo­ku, los ba­ños de bos­que que los ja­po­ne­ses in­ven­ta­ron en los años ochen­ta y es­tán tan de mo­da que has­ta ase­gu­ra­do­ras co­mo DKV los tie­nen en sus pla­nes de sa­lud. «Ya for­man par­te de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal pre­ven­ti­va del sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud ni­pón al de­mos­trar­se que dos o más ho­ras de pa­seo por la flo­res­ta, rea­li­zan­do ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción o me­di­ta­ción pue­den re­du­cir los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre, la pre­sión ar­te­rial y los ni­ve­les de cor­ti­sol en sa­li­va, un bio­mar­ca­dor del es­trés», cuen­ta un in­ge­nie­ro de Ca­mi­nos que or­ga­ni­za sa­li­das por los mon­tes de los al­re­de­do­res. «He­mos per­di­do el con­tac­to con el bos­que y por ese ca­mino nos ale­ja­mos de los be­ne­fi­cios que nos re­por­ta, que no son al­go mis­te­rio­so, sino que es­tán pro­ba­dos, por­que los ár­bo­les nos apor­tan sus­tan­cias fi­ton­ci­das, que re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio», ex­pli­ca un te­ra­peu­ta au­to­di­dac­ta con el que se pue­de co­nec­tar a tra­vés de su Fa­ce­book, Fo­rest Bath.

Las actividades que or­ga­ni­za Joa­quín des­de el año 2014 no pro­me­ten de­ma­sia­dos mis­te­rios, se tra­ta de paseos con pe­que­ñas me­di­ta­cio­nes o actividades al ai­re li­bre y sin mó­vil. «Ca­da per­so­na tie­ne que sa­ber có­mo es­tar en el bos­que, cuál es la ma­ne­ra que se en­cuen­tra bien —re­la­ta—. Ha­ce po­co vino un chi­co que me di­jo que le gus­ta­ba es­tar ha­cien­do ma­la­ba­res, otro me di­jo que le pa­re­cía una ton­te­ría y yo le re­pli­qué que le ha­cían fal­ta más ba­ños de bos­que, por­que aún no ha­bía apren­di­do a co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za». Por su­pues­to, Joa­quín re­cuer­da que cual­quier per­so­na pue­de or­ga­ni­zar­se su pro­pio ba­ño sa­lien­do por el ca­mino ver­de que ten- ga más a mano. De he­cho, es­ta es una de las pro­pues­tas que la di­vul­ga­do­ra El­sa Pun­set rea­li­za en su úl­ti­mo li­bro, Fe­li­ces, don­de ase­gu­ra que es una de las téc­ni­cas que más se usa en el nor­te de Eu­ro­pa. Des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co el je­fe de psi­quia­tría del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Fe­rrol con­fir­ma que es­tá com­pro­ba­do mé­di­ca­men­te que dos ho­ras de pa­seo en una zo­na ver­de «re­du­cen la pre­sión ar­te­rial, la an­sie­dad, me­jo­ran los tras­tor­nos del sue­ño y mu­chos as­pec­tos de la de­pre­sión». Y es la te­ra­pia más sen­ci­lla y ba­ra­ta.

FOTO: MARCOS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.