En el in­tes­tino em­pie­zan mu­chas en­fer­me­da­des»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEXTO: MAR TORRES

LA MICROBIOTA in­tes­ti­nal es el con­jun­to de bac­te­rias que vi­ven en el in­tes­tino. La ma­yo­ría de ellas son be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud, y las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes con­clu­yen que su al­te­ra­ción es la cau­sa de nu­me­ro­sos pro­ble­mas de sa­lud.

Unos cien bi­llo­nes de bac­te­rias que com­po­nen es­ta co­mu­ni­dad vi­va que pue­bla nues­tra flo­ra in­tes­ti­nal. Su im­por­tan­cia pa­ra la sa­lud es tal que mu­chos cien­tí­fi­cos ya la con­si­de­ran un nue­vo ór­gano en el que vi­ve el 70% de nues­tras cé­lu­las in­mu­nes y más de 100 mi­llo­nes de neu­ro­nas co­nec­ta­das con el ce­re­bro. Su al­te­ra­ción, o dis­bio­sis, es la cau­sa de nu­me­ro­sos pro­ble­mas de sa­lud.

—¿Qué se en­tien­de por dis­bio­sis in­tes­ti­nal?

—El tér­mino dis­bio­sis in­tes­ti­nal se re­fie­re a una al­te­ra­ción cuan­ti­ta­ti­va y/o cua­li­ta­ti­va de la flo­ra bac­te­ria­na in­tes­ti­nal, a la que se co­no­ce con el tér­mino de microbiota; es de­cir, es una mo­di­fi­ca­ción de las bac­te­rias nor­ma­les pre­sen­tes en nues­tro in­tes­tino. Se tra­ta, por lo tan­to, de una con­di­ción clí­ni­ca en la cual las «bac­te­rias ami­gas», es de­cir, aque­llas que en con­di­cio­nes de bie­nes­tar pro­te­gen a nues­tro in­tes­tino y al or­ga­nis­mo en su to­ta­li­dad, re­du­cen de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va su con­cen­tra­ción y de­jan su si­tio a «bac­te­rias enemi­gas» ca­pa­ces de al­te­rar el nor­mal equi­li­brio de nues­tro in­tes­tino.

—¿Qué fac­to­res pue­den ser res­pon­sa­bles de la dis­bio­sis in­tes­ti­nal?

—Son nu­me­ro­sos los fac­to­res re­co­no­ci­dos a día de hoy co­mo los res­pon­sa­bles de la apa­ri­ción de un es­ta­do de dis­bio­sis in­tes­ti­nal, en­tre los que re­cor­da­mos so­bre to­do: una ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da, te­ra­pias far­ma­co­ló­gi­cas co­mo por ejem­plo los an­ti­bió­ti­cos, el es­trés o los con­ta- mi­nan­tes am­bien­ta­les.

—¿Cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias de es­te es­ta­do pa­ra nues­tra sa­lud?

—A la luz de las nu­me­ro­sas evi­den­cias cien­tí­fi­cas pu­bli­ca­das, el es­ta­do de dis­bio­sis in­tes­ti­nal se con­si­de­ra, a día de hoy, el res­pon­sa­ble de la apa­ri­ción de un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio si­len­cio­so a car­go de nues­tro in­tes­tino, que es ca­paz de su­pe­rar la ba­rre­ra in­tes­ti­nal y agre­dir otros ór­ga­nos dis­tan­tes al in­tes­tino. En lo es­pe­cí­fi­co, se ob­ser­va a lar­go pla­zo la apa­ri­ción de pro­ble­má­ti­cas in­tes­ti­na­les co­mo es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co o dia­rrea, hin­cha­zón ab­do­mi­nal y pa­to­lo­gías in­fla­ma­to­rias cró­ni­cas; pe­ro tam­bién pa­to­lo­gías co­mo la obe­si­dad, dia­be­tes, en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas o au­to­in­mu­nes ven hoy re­co­no­ci­do co­mo po­ten­cial ori­gen nues­tro in­tes­tino.

—¿De qué ma­ne­ra po­de­mos in­ter­ve­nir en el es­ta­do de dis­bio­sis in­tes­ti­nal?

—Son nu­me­ro­sos los es­tu­dios pu­bli­ca­dos du- ran­te los úl­ti­mos años los que nos han per­mi­ti­do iden­ti­fi­car bac­te­rias «ami­gas» de ori­gen hu­mano ca­pa­ces de co­rre­gir el es­ta­do de dis­bio­sis in­tes­ti­nal y re­du­cir el con­se­cuen­te pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, per­mi­tien­do una me­jo­ría sea de las pa­to­lo­gías a car­go de nues­tro in­tes­tino o de las pa­to­lo­gías ex­tra­in­tes­ti­na­les. Es­ta­mos ha­blan­do de los lla­ma­dos pro­bió­ti­cos, es de­cir, com­ple­men­tos ali­men­ti­cios que con­tie­nen bac­te­rias de ori­gen hu­mano es­pe­cie-es­pe­cí­fi­ca ca­pa­ces de con­tra­rres­tar ac­ti­va­men­te la pre­sen­cia de bac­te­rias «enemi­gas» y con­se­guir una nue­va con­di­ción de equi­li­brio en nues­tra microbiota in­tes­ti­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.